martes, 20 de octubre de 2020 Actualizado a las 03:35

Opinión

Autor Imagen

Opciones para los inversionistas en el actual escenario de condiciones financieras más restrictivas a nivel global

por 20 mayo, 2016

"Cuando las condiciones financieras no son favorables, la liquidez que usted tenga es muy apetecida por Mr. Market y, cuando 'él' esté escaso de 'cash' y nervioso, estará dispuesto a cambiársela ofreciéndole precios muy atractivos".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Desde mediados del año 2014, las condiciones financieras en Estados Unidos, Europa y Japón son crecientemente más restrictivas. Las razones detrás de esta situación son variadas, pero dentro de las principales podemos mencionar la brutal caída del precio del petróleo desde mediados del 2014 desde sobre USD100 el barril, las perspectivas de menor crecimiento de China en particular y del mundo en general (acentuadas en el último año), la menor confianza de los agentes económicos en el mundo sobre las perspectivas de la economía global y sobre la capacidad de las autoridades económicas para responder a turbulencias, y un aumento en las sorpresas actuales y esperadas de política económica.

La estrepitosa caída en el precio del petróleo ha provocado, en teoría, efectos positivos y negativos. Los efectos positivos son explicados por el aumento en el ingreso disponible de las familias y empresas, al poder destinar capital a la compra de otros bienes físicos o financieros que antes eran destinados a la compra de energía. Los negativos tienen que ver con efectos adversos en las finanzas públicas de los países productores por menores ingresos actuales y esperados, aumento en el déficit fiscal, depreciación de las monedas, baja en la inversión de activo fijo, y aumento en la insolvencia de las empresas.

Solo para ilustrar el punto, países como Venezuela y Rusia (grandes productores de crudo en el mundo), enfrentan profundas recesiones económicas desde hace más de 1 año y la tasa de quiebras en el sector high yield de energía en Estados Unidos se espera aumente a 20% por Fitch este año (actualmente está en 13%, la tasa más alta en más de 17 años). La discusión es extensa, sin embargo, al parecer la evidencia se inclina a que los efectos negativos más que compensan los positivos y el crecimiento económico se ve más mermado que beneficiado. Además, probablemente, una parte de los agentes prefiere ahorrar el menor desembolso en petróleo en vez de gastarlo en otros bienes o servicios, lo que no estimula a la economía.

Las menores perspectivas de crecimiento del mundo se han acentuado en el último tiempo con el FMI proyectando un crecimiento de 3.2% para el 2016. En los últimos 3 meses, los mercados han rebotado en parte por el mejor crecimiento de China del primer trimestre de 6.7% y las medidas para estimular la economía por parte del Gobierno del gigante asiático. Sin embargo, variados economistas han cuestionado las medidas de China debido a que no apuntan a fortalecer el crecimiento de largo plazo, potencialmente aumentando el endeudamiento del país y arriesgando una crisis más severa más adelante.

Lo anterior se ha unido a la percepción de los inversionistas y agentes de que los grandes Bancos Centrales tienen menos herramientas de política monetaria con tasas en torno a cero o negativas y sendos programas de estímulos ya implementados y que los Gobiernos de países desarrollados están altamente endeudados como para aumentar el gasto, lo que ha aumentado la desconfianza del mercado, reforzando la falta de liquidez. Por último, sorpresas como tasas negativas por parte de Bancos Centrales, la depreciación del yuan que comenzó a mediados del año pasado o la potencial salida del Reino Unido de la Unión Europea el próximo mes, son eventos que agregan incertidumbre al mercado.

Las peores condiciones financieras han afectado la liquidez de los mercados tanto de renta fija como renta variable, lo que se ha visto reflejado en los episodios de alta volatilidad del último año. Por ejemplo, entre el 12 de junio y el 24 de agosto del año 2015, el Shangai Composite Index cayó un 38%. Lo anterior, junto con las expectativas de término del programa de compra de bonos por la FED en octubre, sentó el ambiente para que el 24 de agosto del año pasado (llamado “Black Monday”), el S&P500 llegara a perder cerca de 8% intradía, China terminara perdiendo 8% y Europa más de 3%.

Luego, desde el 1 de enero al 11 de febrero de este año, la Bolsa en Estados Unidos tuvo su peor comienzo de año en la historia con una caída de 12% en respuesta a la depreciación del yuan. El evento más evidente en el horizonte que podría poner muy nerviosos a los mercados es el referéndum que votarán los ingleses el 23 de junio para decidir la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, donde el FMI ha advertido que este evento es de los de más riesgo para la economía mundial.

¿Qué puede hacer usted frente a este escenario? Sin el ánimo de dar una recomendación específica, la respuesta a esa pregunta depende del tipo de inversionista que usted sea en relación con su horizonte. Cuando las condiciones financieras son más restrictivas, uno puede esperar razonablemente que haya menos liquidez.

Esto significa que, ante eventos en que Mr. Market se pone nervioso, se producen movimientos más violentos de precios (como los mencionados arriba). Si usted es un inversionista de corto plazo cuyo horizonte es, digamos, de hasta 1 año para evaluar compras de activos, es razonable en este escenario tener una ponderación mayor de caja de la que en promedio hay en su vida.

Si se produce uno de estos eventos en el corto plazo, usted probablemente podría entrar con ese exceso de liquidez a mejores precios de los que tiene disponibles hoy considerando una cartera global diversificada. En el caso de que se produzca un rebote, usted puede elegir el mejor momento para convertir a caja su inversión y, en el caso de que no se produzca ese rebote, es razonable que use stop loss para proteger su capital si el Sr. Mercado se coloca aun más nervioso. Si usted es un inversionista de largo plazo, es decir, invierte con un plazo de por lo menos 5 años, y basa sus decisiones en su mejor estimación del valor fundamental de lo que compra, podría ser razonable que no se apure en comprar en un ambiente como este.

Cuando las condiciones financieras no son favorables, la liquidez que usted tenga es muy apetecida por Mr. Market y, cuando “él” esté escaso de “cash” y nervioso, estará dispuesto a cambiársela ofreciéndole precios muy atractivos.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV