sábado, 25 de enero de 2020 Actualizado a las 00:28

Opinión

Autor Imagen

Reforma laboral: necesitamos espacios abiertos para avanzar

por 2 mayo, 2017

Reforma laboral: necesitamos espacios abiertos para avanzar
una buena práctica que debe estar en el radar las compañías es la técnica del Open Space, creada en la década de los ’80 por el consultor estadounidense, Harrison Owen, que consiste en un proceso guiado, pero a la vez con muchos espacios de flexibilidad, que sirve para elaborar planes estratégicos internos en todo tipo de organizaciones, basados en la participación y la innovación, para resolver conflictos internos, conocer los puntos de vista de los grupos de interés externos, estudiar convergencias, lograr acuerdos y entregar soluciones a la medida de los desafíos empresariales de cada entidad.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El pasado 1 de abril entró en vigencia la Reforma Laboral, proyecto que tuvo unos largos 18 meses de discusión legislativa, que luego fue llevado al Tribunal Constitucional y que sacó chispas durante todo el debate, dado que fue imposible poner de acuerdo a los distintos sectores involucrados en la materia, en una discusión que es a todas luces elemental para cualquier país en vías de desarrollo: Con lo que hemos avanzado, ¿cuál es el camino que debemos seguir para modernizar nuestras relaciones laborales, mejorar la calidad del empleo y promover el crecimiento?

La reforma ya es ley y el debate está en boga. El llamado es a mirar un poco más allá de la mera implementación del articulado, y centrar la discusión en cómo las empresas debieran avanzar para tener métodos de trabajo más colaborativos, donde fluya la inteligencia colectiva, y a la vez, se establezcan vínculos más estrechos entre los trabajadores, que mejoren la experiencia de ir a trabajar y favorezcan la productividad.

En este sentido, una buena práctica que debe estar en el radar las compañías es la técnica del Open Space, creada en la década de los ’80 por el consultor estadounidense, Harrison Owen, que consiste en un proceso guiado, pero a la vez con muchos espacios de flexibilidad, que sirve para elaborar planes estratégicos internos en todo tipo de organizaciones, basados en la participación y la innovación, para resolver conflictos internos, conocer los puntos de vista de los grupos de interés externos, estudiar convergencias, lograr acuerdos y entregar soluciones a la medida de los desafíos empresariales de cada entidad.

Esta técnica ha sido aplicada en reconocidas empresas internacionales, como por ejemplo Rockport Shoes, con el propósito de crear una nueva gama de productos. El resultado fue la creación de una serie que reportó ventas sobre los 20 millones de dólares.

Un Open Space es -como su traducción lo dice- un espacio abierto donde confluyen las ideas a partir de una pregunta inicial, que podría ser tan amplia como: ¿cuáles son las oportunidades futuras de esta organización?. El tema, que es parte de la convocatoria, debe ser claro, enfocado, pero con la suficiente flexibilidad para que crezca la imaginación los participantes.

Asimismo, la invitación debe ser lo más amplia posible y a todos los stakeholders de la compañía, partiendo por los propios directivos, ejecutivos y trabajadores (de todos los niveles de una organización), además de los socios estratégicos, las autoridades involucradas, la comunidad, entre otros. Mientras mayor el espectro, mejor, ya que en un Open Space la diversidad se vuelve una fortaleza y mezclar niveles no es un problema.

Lo que viene después, es echar andar las ideas, la creatividad y la co-creación, respetando solo los cuatro principios que rigen a un Open Space: somos los que estamos y estamos los que somos; lo que aquí suceda será lo único que podía suceder; cualquier hora en la que se comience es la hora adecuada; cuando se termina, se termina.

Necesitamos mentes dispuestas, capaces de despojarse de sus propios paradigmas para que el camino de reformas que las empresas y el país necesita no sean el reactivo a un buen slogan, sino que el resultado de una construcción colaborativa en donde existan espacios abiertos y sobre todo eficientes para participar.

Poner un segundo ejemplo. Personalmente he ocupado esta metodología en industrias como la farmacéutica, salmonera y en al menos cinco gobierno regionales, Iquique, Arica Puerto Montt Osorno.

El resultado y el proceso ha sido el mismo. Se pasa desde la distancia y la desconfianza a la colaboración y la innovación abierta.

Gonzalo Jiménez
Director Académico del Centro de Familias Empresarias, Universidad del Desarrollo

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV