viernes, 15 de noviembre de 2019 Actualizado a las 18:31

MERCADOS|BLOOMBERG

Bloomberg: el mensaje de Piñera fue profundamente intransigente

por 21 octubre, 2019

Bloomberg: el mensaje de Piñera fue profundamente intransigente
Si bien reconoció el derecho de las personas a protestar y dijo que entendía algunas de sus quejas, el mensaje de Piñera en general fue profundamente intransigente. Criticó a los apologistas por los manifestantes, brindó su "total apoyo y respaldo" a las fuerzas de seguridad y se comprometió a restablecer el orden.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Después de tres días de disturbios, protestas, toques de queda y caos, el presidente Sebastián Piñera tuvo un mensaje claro para Chile: estamos en guerra, elijamos bandos y ganaremos. No se mencionó el diálogo y los sindicatos respondieron con llamados a la huelga.
Al menos ocho personas murieron en una ola de ataques incendiarios, saqueos y disturbios que llevaron a la capital Santiago a un punto muerto durante el fin de semana. Piñera declaró el estado de emergencia y pidió al ejército que restablezca el orden. Unas 1.500 personas han sido arrestadas.

En un discurso televisado a la nación el domingo por la noche, el presidente elogió a las fuerzas de seguridad y comparó a los manifestantes con una organización criminal. Es una táctica peligrosa. Detrás de los disturbios hay una ola mucho mayor de personas que protestan contra la economía de libre mercado de Chile que ha producido una gran riqueza y una gran desigualdad. Los sindicatos mineros convocaron una huelga general para el 23 de octubre y acusaron a la policía de "agresión brutal".

Leer más: Confederación de Trabajadores de Chile convoca a huelga nacional el 23 de octubre

"Estamos en guerra contra un enemigo poderoso e implacable, que no respeta a nadie, que está dispuesto a usar la violencia sin límites, incluso si eso significa la pérdida de vidas humanas", dijo Piñera. Los alborotadores "representan el mal".

Las muertes fueron causadas por ataques incendiarios en un supermercado y un almacén. Unas 70 estaciones de metro han sido dañadas, algunas casi destruidas, decenas de autobuses han sido quemados, tiendas saqueadas y edificios incendiados. El toque de queda no ha logrado evitar el caos, que se extendió a otras regiones, obligando a Piñera a extender el estado de emergencia.

Aún así, el general del ejército Javier Iturriaga respondió a los comentarios del presidente diciendo "No estoy en guerra con nadie".

El lunes, el peso chileno y las acciones locales cayeron, con las acciones minoristas entre las más afectadas. Bonos negociados mixtos. Si bien los mercados fueron más débiles en volumen bajo ya que muchos comerciantes se quedaron en casa, no llegó a vender pánico.

La mayoría de las tiendas cerraron y muchas compañías alentaron a los empleados a trabajar desde casa. Los que sí fueron a trabajar, después de que el toque de queda se levantó a las 6 de la mañana, se enfrentaron al transporte público restringido, con soldados vigilando las entradas del metro y helicópteros militares en lo alto.

Leer más: El suministro de cobre del principal productor en riesgo mientras se propagan las protestas en Chile

"Tres supermercados en mi vecindario fueron saqueados ayer y la policía ni siquiera apareció", dijo David Vargas el lunes mientras caminaba a su lugar de trabajo como técnico para una compañía de tarjetas de crédito. "El gobierno solo se enfoca en la seguridad y está agregando combustible al fuego con ese lenguaje".

Vargas se unió a otras personas golpeando macetas en las calles en días anteriores, pero eligió quedarse en casa el domingo mientras sus vecinos organizaban patrullas para evitar que los saqueadores ingresen a las casas. Normalmente, sale de su casa a las 6 am y no llega hasta la medianoche, gastando alrededor de $ 3 y tres horas al día en transporte público.

El gobierno no está en contacto con la gente, dijo Vargas.

Malos recuerdos

Si bien los disturbios fueron provocados por un aumento en las tarifas de transporte público, que Piñera revirtió posteriormente, las demandas se han extendido mucho más allá de eso a las pensiones, la salud y la educación.

Los sindicatos mineros están pidiendo el fin del estado de emergencia y el toque de queda, según un comunicado del grupo paraguas CTMIN, que representa a algunos trabajadores de la mina de cobre Los Bronces de Anglo American Plc, Quebrada Blanca de Teck Resources Ltd., Los Los de Antofagasta Plc. Pelambres y Zaldivar entre otros.

De regreso a Santiago, la vista de patrullas militares y vehículos blindados en las calles trae malos recuerdos de la dictadura militar que gobernó el país desde 1973 hasta 1990.

El toque de queda comenzó a las 7 p.m. En gran parte de la capital el domingo, sin embargo, no pudo evitar otra ola de protestas y destrucción.

Solo el sistema de metro ha estimado el daño en más de $ 300 millones, según el periódico La Tercera. En el aeropuerto, los vuelos fueron suspendidos durante la noche con viajeros durmiendo en cintas transportadoras para respetar el bloqueo.

"Estamos en un día difícil" el lunes, dijo Piñera a la nación el domingo, antes de detallar los intentos de reabrir el transporte público.

Si bien reconoció el derecho de las personas a protestar y dijo que entendía algunas de sus quejas, el mensaje de Piñera en general fue profundamente intransigente. Criticó a los apologistas por los manifestantes, brindó su "total apoyo y respaldo" a las fuerzas de seguridad y se comprometió a restablecer el orden.

El riesgo político revivió en América Latina a medida que se extendieron las protestas

No usó la palabra "diálogo" una vez, una omisión que probablemente enfurezca a los miles que salieron a las calles pacíficamente en todo el país en los últimos días. Si bien muchos han deplorado la violencia, respaldan las demandas centrales.

Al menos 22 personas resultaron gravemente heridas durante las protestas, dijo el domingo el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile, según el diario chileno El Mostrador. La organización dijo que hubo informes de fuerza excesiva y acoso sexual por parte de las fuerzas de seguridad, con mujeres obligadas a quitarse la ropa, informó El Mostrador.

Las protestas persisten

Los manifestantes que golpeaban ollas y sartenes marcharon nuevamente en Santiago el domingo, y las fuerzas armadas intervinieron en algunos casos para dispersarlos. La mayoría de las tiendas y centros comerciales estaban cerrados, y los pocos establecimientos que estaban abiertos vieron largas filas de personas comprando víveres, agua y combustible.

Temprano en el día, las barricadas todavía arrojaban humo en las calles de Santiago mientras la gente intentaba tomar los pocos autobuses que aún circulaban por la ciudad. Otros caminaron o compartieron autos para llegar a sus trabajos, según la radio Cooperativa.

Santiago será el anfitrión del presidente Donald Trump y otros líderes del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico en menos de un mes.

"Parece que las cosas necesitan llegar a un punto de crisis para que seamos escuchados", dijo Vargas, el empleado de la compañía de tarjetas de crédito, el lunes. "El gobierno debería comenzar a aprobar leyes para mejorar el transporte, la atención médica y las pensiones, de lo contrario esto solo continuará".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV