miércoles, 14 de noviembre de 2018 Actualizado a las 02:26

Piñera y las encuestas

por Ariel Meller R., ingeniero Civil, U. de Chile. 6 marzo, 2012

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Señor Director:

En la reciente encuesta Adimark, se realiza una evaluación de la gestión del gobierno durante los primeros 2 años. El  promedio de aprobación del primer año para el Presidente Piñera es de un 50%. Y para el segundo año es de un 34% de aprobación.

Estos resultados, en cualquier universidad chilena implicarían reprobar el curso sin derecho a prueba recuperativa. Si además se reprueba durante 24 meses seguidos, entonces la universidad expulsa al alumno (suponiendo que la institución está acreditada).

No obstante, es paradójico recordar que Sebastián Piñera fue el mejor alumno de su generación en el colegio Verbo Divino. Fue el mejor alumno de Ingeniería Comercial de la PUC. Estudió en la universidad más prestigiosa del mundo: Harvard. En síntesis, fue un alumno sobresaliente, siempre obtuvo puntajes del 100%.

En los negocios también obtuvo rentabilidades extraordinarias, del 100%, y logró amasar una fortuna de US$ 2 mil millones en apenas tres décadas.

Nadie duda que Piñera se esté esforzando al máximo por alcanzar una evaluación positiva. Trabaja 20 horas diarias y su cerebro viaja a la velocidad de la luz. Nadie duda que Piñera es una persona realmente brillante.

Entonces, ¿por qué le sigue yendo tan mal en su actual cargo? En mi opinión, la explicación radica en 7 posibles hipótesis:

1. Las encuestas mienten permanentemente. La verdad es que Piñera alcanza un 100% de apoyo, pero a la ciudadanía le da vergüenza reconocerlo.

2. Piñera ha tenido muy mala suerte. La Ley de Murphy dice que “cualquier cosa que empieza bien, acaba mal. Cualquier cosa que empiece mal, acaba peor”.

3. Ser un alumno sobresaliente no tiene absolutamente ninguna relación con el desempeño que se pueda realizar como Presidente de un país. Los hechos están a la vista: estudió en Harvard, pero ahora sus calificaciones son insuficientes.

4. Trabajar en política es infinitamente más complejo que ser un estudiante universitario. Esto se debe a que el estudiante depende de sí mismo para su éxito, mientras que el político depende de sí mismo “y de otros”. O sea, el fracaso de Piñera se debe a sus ministros y/o los partidos que lo “apoyan”.

5. Ser muy exitoso en los negocios no implica que se posean las habilidades requeridas para ejercer en política. En los negocios sólo interesa el dinero y la rentabilidad individual. Mientras que en la política se necesita virtud, liderazgo, valores, ideales, humor y sintonizar con el pueblo.

6. No es lo mismo ser un buen “candidato” a Presidente, que ser un buen presidente. Piñera ha sido el mejor candidato que ha tenido la derecha en los últimos 60 años de elecciones, pues la Coalición pudo triunfar por primera vez (de manera democrática).
7. Al Presidente Piñera aún le quedan 24 meses más por aprobar con distinción máxima su período presidencial. En política todo es posible: ¿alguien se hubiese imaginado que Bachelet sería Presidente de Chile hace 10 años atrás?

¿Cuál será la respuesta incorrecta?


Ariel Meller R.
Ingeniero Civil, U. de Chile

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV