jueves, 1 de octubre de 2020 Actualizado a las 18:30

Opinión

Autor Imagen

Las dos Ámbar (y otros miles de niños y niñas)

por 11 agosto, 2020

Las dos Ámbar (y otros miles de niños y niñas)
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Ámbar Lezcano tenía apenas 1 año y 7 meses cuando murió en 2018, producto de golpes y violación a manos de la pareja de su tía, con quienes vivía bajo el sistema de familia de acogida. Y hace pocos días, se encontró el cuerpo de Ámbar Cornejo, de 16 años, presuntamente asesinada por la pareja de su madre. Según se ha informado en la prensa, vivía con su tía y el padre de esta, respecto del cual existiría una denuncia por abuso sexual; el colegio había alertado de su situación de vulnerabilidad y se había activado el Programa de Intervención Especializada (PIE) ambulatorio del Sename, y se sabe que Ámbar anteriormente también estuvo en una residencia de ese servicio.

Ambas niñas acudieron a un sistema que no fue capaz de protegerlas y que, en cambio, las trató con desidia. Un sistema que, además de llegar tarde, no logró evitar sus muertes.

Estos hechos son particularmente lamentables cuando, en pocos días, se cumplirán 30 años desde que Chile ratificó la Convención Internacional sobre Derechos del Niño. Pese a los enormes esfuerzos, persisten deudas históricas con la infancia, entre ellas, un Sistema de Protección Integral que garantice universal e integralmente los derechos de infancia y adolescencia; un Servicio de Protección de la Niñez que vele por el cuidado de niños y niñas a través de programas ambulatorios eficientes; y un sistema de cuidados alternativos (residencial y de acogimiento familiar) que los proteja efectivamente.

Un Servicio que cuente con profesionales adecuados, con un sistema de registro y supervisión que permita hacer seguimiento de cada niño y niña que ingresa a programas ambulatorios o bien a cuidados alternativos, un sistema que aborde la prevención y promoción de derechos y, por supuesto, un sistema que cuente con recursos suficientes para la ejecución de sus deberes. Si contáramos con una ley de Garantía y un Servicio de esas características, los destinos de ambas Ámbar hubieran sido distintos. Sin embargo, ambos proyectos de ley ya llevan 5 y 2 años respectivamente en el Parlamento y aún no tenemos resultados.

En su reciente Cuenta Pública, el Presidente Sebastián Piñera volvió reconocer que el Sename no ha cumplido la tarea de cuidar a nuestros niños y cautelar su dignidad, e indicó que se privilegiará la reunificación familiar y se fortalecerá el rol de las familias de acogida. Esta es una promesa crucial. Hoy, el sistema interviene cuando ya es tarde, cuando niños y niñas ya fueron vulnerados. No contamos con efectivos mecanismo de alerta temprana que puedan identificar aquellos que se encuentran en riesgo, ni menos de seguimiento cuando estos egresan del sistema.

Asimismo, además de reconocer los fracasos del Estado de Chile en estas materias, es vital establecer reparaciones para las niñas, niños y adolescentes que pasaron por el sistema y no fueron debidamente protegidos, o derechamente fueron vulnerados. Reparar el daño inconmensurable a su integridad física y psíquica es un deber tan absoluto como el evitar que dichas vulneraciones continúen sucediendo.

 

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV