viernes, 5 de marzo de 2021 Actualizado a las 10:26

Advierte ausencia de estrategia estatal para el desarrollo energético

"Chile a ciegas", un libro oportuno de Raúl Sohr

por 22 julio, 2012

El país ya tiene una de las tarifas eléctricas más altas de la región y cabe esperar un aumento sostenido. A lo anterior hay que sumar la creciente carbonización de la matriz a medida que se suman nuevas centrales carboníferas, productoras de CO2 al por mayor. En síntesis: una matriz energética amenazada por la inseguridad, con cobros altísimos para los consumidores que además deben sufrir los efectos de la contaminación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La lectura “Chile a ciegas” (La triste realidad de nuestro modelo energético), 289 páginas, de la Editorial Random House, obliga al lector a preguntarse quién vela por el futuro del país. La obra tiene un título adecuado pues cada tanto el país queda a oscura a causa de los apagones. Esto ya es grave, pero mucho más lo es la ceguera política que ha llevado a sucesivos gobiernos, en las últimas cuatro décadas, a omitirse en el desarrollo de una estrategia que garantice al país su seguridad energética, energía económica y limpia.

El modelo energético chileno ha sido presentado al mundo como un éxito. Sohr demuestra en forma convincente que lo contrario es lo cierto. El país tiene un grado de dependencia sin parangones en Sudamérica. Tres cuartos de los insumos de la matriz energética son importados. Esto es sinónimo de inseguridad como se vio con el shock petrolero en 1973, cuando un conflicto en el Medio Oriente afectó seriamente los mercados. La dependencia es extrema ya que más de la mitad del consumo petrolero, gas y carbón  destinado a la producción eléctrica y el transporte camionero proviene de combustibles fósiles. Si hay una certeza económica, señala el autor, es que el precio del petróleo, cada vez en mayor demanda y cuya explotación es cada vez más cara, seguirá aumentando. Para peor el crudo es cada vez más escaso.

Chile ya tiene una de las tarifas eléctricas más altas de la región y cabe esperar un aumento sostenido. A lo anterior hay que sumar la creciente carbonización de la matriz a medida que se suman nuevas centrales carboníferas, productoras de CO2 al por mayor. En síntesis: una matriz energética amenazada por la inseguridad, con cobros altísimos para los consumidores que además deben sufrir los efectos de la contaminación.

La tesis central del libro es que es que la raíz de los males se origina en el ámbito político: la ausencia de una estrategia estatal para el desarrollo energético. Dejar la espina dorsal de un país, como lo es la energía, en manos de grandes consorcios económicos que ante y por sobre todo velan por sus intereses equivale a abandonar el futuro del país a las veleidades del mercado. Sohr contrasta Brasil con nuestro país: “La dictadura brasileña, con notable lucidez, inició en 1974 el programa de proácool” (hoy se le llama etanol).

Es combustible producido a base de caña de azúcar que hoy moviliza más de la mitad del parque automotriz. El gobierno brasileño enfrentó las críticas de los economistas neoliberales pues  no vaciló en subsidiar una industria que garantizaba su seguridad energética. Hoy el programa es plenamente rentable y Brasil tiene una de las mejores matrices energéticas del mundo. La clave estuvo en la intervención decidida del Estado”. Sohr cita ejemplos semejantes sobre el rol del Estado en Dinamarca con la energía eólica, que hoy representa 22 por ciento de la producción eléctrica,  y el de Francia con la energía nuclear que le provee casi 80 por ciento de la electricidad.

Es un libro rico en antecedentes que analiza en detalle los avances de las energías renovables no convencionales en Chile. También destina un capítulo al impacto del calentamiento global en nuestro país y otro a qué ocurre con la industria nucleoeléctrica. Es una obra indispensable para entender las fortalezas y debilidades en un área que afecta a cada chileno y que es clave para el futuro del país.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV