martes, 19 de octubre de 2021 Actualizado a las 11:51

En la Jota se presenta la mayor resistencia a la apuesta de la directiva

El Partido Comunista cruje en la antesala de resolver apoyo a Bachelet

por 24 mayo, 2013

El Partido Comunista cruje en la antesala de resolver apoyo a Bachelet
En el pleno del Comité Central de mañana se resolverá cuál es el nombre que apoyará en las primarias presidenciales. Lo más seguro es que Michelle Bachelet sea la apuesta. Sin embargo, la opción tiene –para muchos– beneficios, pero también costos. Las preguntas van desde la fuerza con que el PC defenderá los puntos programáticos en un eventual gobierno de Bachelet, hasta la posibilidad de dejar un vacío en la izquierda.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cerca de las 20:00 horas del sábado 11 de mayo, en la última reunión del Comité Central de las Juventudes Comunistas, uno de los asistentes a la reunión ocupó su turno y sacó un panfleto con el rostro de Bachelet.

–La línea que nos separa de ser comunistas o dejar de serlo es muy delgada –dijo.

El aire se cortaba con cuchillo en ese salón de Vicuña Mackenna, donde está la sede del PC.

La anécdota se esparció rápidamente y dejó en la superficie un problema que hace meses se incuba en parte de las bases del Partido Comunista: la cantidad de pasos que está dando esa colectividad hacia la Concertación y cuántos de ellos significan hacer una concesión ideológica.

A pocas horas que el pleno del Comité Central evalúe a qué candidato apoyará el Partido Comunista en primera vuelta –en una reunión que se realizará mañana– las advertencias por mantener esa coherencia siguen sumando y se han hecho públicas.

“A todos los que somos comunistas nos enseñan desde chicos que del Partido sólo se habla dentro del Partido, no fuera de él, pero la verdad es que esto está molestando a muchos adentro”, asegura un dirigente de la Jota.

EL PC POR DENTRO

La molestia por la cercanía a la Concertación ya traspasó las paredes del Partido Comunista. El hijo de la recordada líder del PC, Gladys Marín, Álvaro Muñoz, dijo a la prensa que de acuerdo con la línea del partido y el programa de gobierno, el candidato por el que votará y el nombre que debiese escoger el PC es José Antonio Gómez. Pero Muñoz también aprovechó de mencionar el recuerdo que tiene de Bachelet: “Si soy coherente con lo planteado por el Partido Comunista, donde sostenemos que nuestro apoyo al programa es primero que al candidato mismo, debo mantener distancia de Michelle Bachelet, que presentaría su programa sólo después de las primarias. Además, no tengo una buena opinión de ella cuando fue Presidenta”.

El sociólogo Tomás Moulian tampoco considera coherente apoyar el programa de Michelle Bachelet en primera vuelta. Pese a no haber militado nunca en el Partido Comunista, siempre ha sido cercano a la tienda e incluso fue su candidato presidencial en 2004. “El PC debe apoyar a Marcel Claude en primera vuelta”, señaló Moulian.

En la militancia de base de algunas universidades estatales se está debatiendo en este momento sobre la decisión que se comunique post Comité Central. “Creemos que el proceso democrático al interior de la Jota también va a sufrir un remezón porque las discusiones han avanzado y la mayoría no es proclive a apoyar a Bachelet”, comenta una dirigenta estudiantil.

Para el presidente de la tienda, Guillermo Teillier, “en el partido se está dando una discusión con las diferencias que existen en todos los partidos, pero como se resuelven las cosas en el partido… Se conforman mayorías, y esas son las mayorías que nosotros acatamos y es obvio que se debe acatar”, asegura y también señala que no se trata de hacer concesiones ideológicas ni menos que el PC se haya sumado a la Concertación: “Nosotros no vamos a ir a un gobierno con la Concertación y no estamos por un quinto gobierno de la Concertación. No estamos para eso. Tampoco vamos a ser ni los bomberos ni los salvavidas de un gobierno. Lo que vamos a hacer es defender un programa que avance. No vamos a abandonar nuestra incidencia en el movimiento social”, suma datos Teillier, quien señala que no se reunieron finalmente con Bachelet y que todos los encuentros sólo fueron con el coordinador del comando y ex jefe de gabinete, Rodrigo Peñailillo.

A pesar de las palabras del líder comunista, al interior del partido creen que hay puntos clave que Bachelet no ha abordado inicialmente y que son cruciales para el Partido Comunista; entre ellos, la existencia de una asamblea constituyente y la nacionalización de los recursos naturales. El primer tema no ha sido descartado por la ex Presidenta, pero tampoco ha sido abordado claramente. El segundo punto no está en el programa de Bachelet y fue uno de los temas incluidos por los estudiantes durante las movilizaciones del 2011 al momento de hablar de financiamiento y gratuidad en la educación. Incluso fue defendido con fuerza por dirigentes emblemáticos del PC, como Camila Vallejo.

El documento “Compromisos para el Chile que queremos” encierra los ejes programáticos preparados por la oposición –Concertación más PC– y preparados en enero de este año. Entre ellos están los cambios constitucionales y políticos para profundizar la democracia, la consagración de los derechos sociales y la necesidad de una efectiva reforma tributaria, reformas laborales para un Chile más justo e igualitario, un nuevo Estado para un nuevo modelo de desarrollo económico y social y políticas para el desarrollo regional, la equidad territorial, la sustentabilidad y la protección medioambiental.

Sin embargo, hay quienes señalan que no es suficiente. “No compartimos el eufemismo de la nueva Constitución porque no se dice en qué condiciones. ¿Nueva Constitución o asamblea constituyente? esa es la trampa y el partido ha caído en homologar la nueva Constitución a una gran reforma”, asegura un dirigente de la Jota.

Las opiniones disidentes se han concentrado en las Juventudes Comunistas. En el Facebook de las JJ.CC de Santiago apareció a comienzos de esta semana un comunicado que dice “No a Bachelet” y suma argumentos: “Porque su postura es ambigua, porque el PS no tiene una definición clara respecto de los ejes programáticos y predomina el caudillismo en su interior, porque hacemos el sano ejercicio de desconfiar de aquellos que ya han (SIC) la oportunidad de hacer cambios y no los han concretado”.

En la militancia de base de algunas universidades estatales se está debatiendo en este momento sobre la decisión que se comunique post Comité Central. “Creemos que el proceso democrático al interior de la Jota también va a sufrir un remezón porque las discusiones han avanzado y la mayoría no es proclive a apoyar a Bachelet”, comenta una dirigenta estudiantil.

EL PC AL CENTRO Y EL FACTOR CLAUDE

“¿Cómo nos va a creer la gente que marcha en la calle si hacemos trato con la Concertación?, se pregunta un dirigente del PC, deslizando uno de los temas que también quedan en la superficie cuando se habla del pacto Nueva Mayoría.

Uno de los temores entre los militantes, es que luego de este “paso estratégico”, el partido Comunista pierda militantes. “No sé para dónde se van a ir”, asegura Teillier, quien señala que de los partidos siempre entran y salen personas. Sobre la discusión coyuntural, admite que ya han pasado por estas situaciones. “Son discusiones difíciles y el partido ya ha madurado”, dice.

El economista marxista Patricio Malatrassi, asegura que en el Partido Comunista existe desazón. “Desde que comenzó este acercamiento a la Concertación algunos decididamente se han alejado y dejado de militar, otros han formado un jazminero de grupos políticos como Unidad Comunista, de Concepción, que nació de la expulsión en masa de un Comité Comunal que manifestó con demasiada claridad su desazón y ya van en la realización de su II Congreso; los de Cultura Comunista de Valparaíso que llevaron candidato a alcalde en la última elección (un obrero portuario); los Consejos Comunistas, formado por ex periodistas de "El Siglo" y ex dirigentes de base, etcétera. Todos conformados por ex militantes, para no hablar de otros que se fueron antes”

El sociólogo y referente de izquierda Tomás Moulian dijo que “si el Partido Comunista se corre hacia la Concertación, puede crearse un vacío, pero ese vacío podría ser llenado por los nuevos partidos que tratan de crearse, entonces no sería un vacío absoluto. Eso sí, sería para el PC una pérdida de influencia”.

Algo similar piensa el sociólogo de la Universidad de Chile, Alberto Mayol, quien cree que en su movimiento, el Partido Comunista ejecuta actos potentes en cuanto a la institucionalidad, pero deja un vacío grande. “Y no es el 5 % del PC clásico, sino que es todo el voto antisistema que se esconde tras las abstenciones, detrás del activismo. Efectivamente ahí hay una energía muy importante, y ese vacío tiene que lograr ser capitalizado. Esa energía es fuerte desde el punto de vista de la política ciudadana, pero debe ser también desde el punto de vista de la política partidista; por lo tanto queda la sensación de que no hay nombres capaces de capitalizarlo”.

Es justamente el electorado que está mirando el economista Marcel Claude. “Nosotros sabemos que estamos llevando a cabo propuestas históricas del militante de base PC: asamblea constituyente, recuperación de recursos naturales, un nuevo código laboral”, aseguran fuentes de su comando.

Son todos estos puntos los que estarán en juego cuando el Partido Comunista decida mañana en el pleno del Comité Central por quién votarán en primera vuelta. Ya no llevó candidato propio –una opción que contaba con bastante apoyo porque permitía enfatizar los intereses programáticos del PC– y todos saben que lo más probable es que Bachelet sea la apuesta. Una opción que abre una nueva puerta y también una incógnita para la izquierda.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV