sábado, 18 de septiembre de 2021 Actualizado a las 04:57

Agenda Sustentable

Presentado por:

Sustentabilidad

Puerto Natales: avanza construcción de planta salmonera mientras los vecinos exigen su paralización

por 7 julio, 2021

Puerto Natales: avanza construcción de planta salmonera mientras los vecinos exigen su paralización
Este mega complejo industrial está ubicado a 1,1 km de Puerto Natales y se encuentra en plena obra de construcción. Los habitantes del lugar rechazan su instalación debido a su alto impacto medio ambiental y social y exigen su paralización.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La salmonicultura en Chile tiene una gran presencia entre las regiones de la Araucanía y Magallanes. Incluso opera en la reserva nacional Kawésqar y el parque Alberto Agostini, desde donde las comunidades ya han pedido su salida. Hoy es la región de Magallanes la que se encuentra en los ojos de las fundaciones y ONG ambientalistas chilenas, debido a la construcción de la moderna planta salmonicultora de la empresa Australis Seafoods, ubicada en el camino a Dumestre, a aproximadamente un kilómetro al sur de Puerto Natales y a 370 metros de un terreno donde el gobierno regional pretende la construcción de 318 viviendas sociales.

Chile es el segundo productor de salmón a nivel mundial y sus exportaciones alcanzaron los US$4.389 millones el año pasado. Esta nueva mega factoría supone una inversión de 70 millones de dólares, ocupará un área de siete hectáreas y considera la infraestructura necesaria para el procesamiento de 71.280 toneladas anuales de materia prima, los cuales serán envasados y despachados hacia Estados Unidos, Japón y Federación Rusa, entre otros mercados.

Los habitantes de Puerto Natales han manifestado su oposición al proyecto "Planta Procesadora de Recursos Hidrobiológicos Puerto Dumestre" y denuncian ilegalidades en su construcción, ya que “jamás se ha visto afectada por las medidas sanitarias obligatorias y nunca han detenido sus faenas. Es decir, o han contado con las autorizaciones para funcionar como una actividad de “primera necesidad” (muy cuestionable) o estos avances se han mantenido en la ilegalidad, explican desde la Organización Ciudadana Fuera Salmón.

La construcción considera un área destinada a la recepción y acopio de materia prima viva en tierra; una planta de tratamiento de lodos, y de residuos industriales líquidos; un ducto salmonero para la recepción de materia prima; ductos de devolución al mar de aguas utilizadas industrialmente; un emisario submarino de más de 1 km. de extensión para la descarga marina de los residuos industriales líquidos; un ducto de aducción de agua de mar destinada al proceso productivo; un galpón de producción que contempla todo el equipamiento necesario para el procesamiento de los peces, y un edificio de producción que considera oficinas administrativas y bodegas varias.

A esto se le debe sumar, plataformas para la operación de camiones de carga y descarga de alimento para estas especies exóticas, almacenamiento de los salmones para exportar, carga de residuos sólidos que genera la fábrica, y carga de residuos industriales y desechos de vísceras de los salmones procesados.

A los vecinos y comunidades del sector, les llama la atención que esta “planta de procesamiento de nivel mundial”, se construya a metros del centro urbano de Puerto Natales, la que además solo presentó una Declaración de Impacto Ambiental para su instalación, a pesar de que la gran participación ciudadana exigió siempre un Estudio de Impacto Ambiental.

Desde la organización Magallanes Sin Salmoneras explican que la planta, además de estar a lado de la Costanera a un kilómetro del centro de Puerto Natales, se instalará en el hábitat mismo y sectores de anidación de aves como: cisnes de cuello negro, cisne coscorova, pilpilen austral, gaviota cahuil, colegial, caiquen, caiquen colorado (especie que actualmente se encuentra amenazada).

Otro punto importante, es que la zona es regularmente visitada por bandadas de flamencos, los cuales serán desplazados con el mayor tránsito de embarcaciones al estar funcionando la planta de procesos.

Además, comentan que los containers donde se guardan los pellets con los que se alimentan a los salmones dejan desechos que han hecho proliferar a la gaviota dominicana, especie que hace un año que no se veía en la zona y que desplaza a la cada vez más escasa gaviota cahuil.

Otro punto que preocupa a las fundaciones, es que la actividad no está libre de desastres naturales en las zonas de operación. El último hecho ocurrió en abril de este año donde se registró la mortandad masiva de más de cinco mil toneladas de salmones en el Fiordo Comau y los canales Jacaf y Puyuhuapi, lo que activó a más de 60 organizaciones sociales e incluso una campaña digital de Patagonia Chile para exigir al gobierno mayor fiscalización y protección de los frágiles ecosistemas del Sur.

Fundación Terram y Geute Conservación Sur fueron parte de estas organizaciones quienes entre los años 2017 y 2018 ingresaron tres acciones a la Contraloría para realizar auditorías a la industria. El resultado se dio a conocer hace unas semanas cuando el ente rector detectó una serie de falencias en la cadena de fiscalización de diversos órganos a la industria salmonera.

Javier Trivelli, ingeniero de Recursos Naturales Renovables de Geute Conservación Sur, señala que “hay que hacer un congelamiento de nuevas concesiones de acuicultura y evaluar bien donde están emplazadas. Tenemos más de 500 Centros de Engorda de Salmones al interior de áreas protegidas marinas, más de un 30% donde algunos parques no tienen ni siquiera un plan de manejo. Es una industria que tenemos que reordenar, ojalá sacar y deben haber sanciones importantes a los dueños que operen en condiciones anaeróbicas”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV