miércoles, 27 de octubre de 2021 Actualizado a las 03:04

Opinión

Autor Imagen

Lagos recurre al concepto poético de la "Métrica" para encubrir la autocrítica

por 29 septiembre, 2016

Lagos recurre al concepto poético de la
Se trata de un desplazamiento retórico hacia una nueva política de la enunciación, sobre la cual sea posible construir el edificio del lenguaje para sostener la seminalidad efectual de Chile, como palabra terminal impresa (grumo serográfico), convertible en Programa de(l) Futuro.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

No se toma a la ligera una invitación desde blogdericardolagos@gmail.com Leo el encabezado del programa: Pensar Chile: una tarea permanente. Recupero un fragmento que me parece capital: “Hoy ha llegado el momento de volver hacer un planteamiento del país al que queremos llegar, definir en conjunto las metas compartidas para lo que queda del siglo XXI e incorporar una nueva métrica, es decir, una nueva forma de medir el progreso de Chile y de lo que los chilenos quieren alcanzar hacia delante”.

Definir en conjunto metas compartidas para el país al que queremos llegar supone, sin embargo, incorporar una nueva métrica. La apuesta es radical: para determinar una medida del progreso del país, Ricardo Lagos emplea una palabra que va buscar al léxico del análisis literario. ¿Acaso va a comparar el progreso de la poesía con el progreso del país? Siempre he sostenido que cuando la política pierde su edificabilidad recurre a la poesía; es decir, al mito, para recomponerse.

Fue la manera que tuve para explicarme la necesidad política de poder disponer de la poesía de Raúl Zurita, en el momento en que la recomposición cuasi fundacional de su espacio más lo requería. La poesía, entonces, permitió que el mito encubriera la autocrítica y por eso la política quedó impune. Toda la responsabilidad de la catástrofe le fue imputada a la monstruosidad del Otro. Pero luego, recuperó el poder de la sangre como semen cristianorum.

La poesía, sin embargo, pudo regresar a lo suyo, porque la política de la memoria pasó a cumplir con el nuevo rol de encubrimiento esperado, para pavimentar la fase de radicalización de unas reformas que pasan a poner en peligro la estabilidad del sistema. En este marco de inflación discursiva que buscó ampliar el liberalismo social bajo léxico socialista casi-bolchevique, Bachelet pasó a encarnar no ya la figura reparatoria de Allende, sino la fisura vindicativa de Altamirano.

Ricardo Lagos invita a incorporar una nueva métrica para medir el progreso de la enunciación del Chile, como esfuerzo poético. Recuerdo que en los años de plomo se mencionaba la figura del purgatorio como reverso del deseo que las miradas del pueblo escribían con su dolor en los cielos. Matta se había quedado corto. La pintura se había quedado corta. Por eso Matta “hablaba” en sus pinturas sobre tela y barro enyesado que sobre su superficie se escribía el deseo de liberación del campesinado pobre, que era el único conjunto social que este conocía y en el que localizaba algo así como la autenticidad eruptiva de sus morfologías psicológicas. Solo que no previó que la poesía era la herramienta adecuada para escribir en los cielos aquello que era negado en la tierra.

Ante el “estado de guerra”, la poesía le indicó a la política la manera de incorporar la métrica que la fase de legitimación del Estado Político Concertacionista requería. Ha sido preciso que Ricardo Lagos declare la regresión al primer estado señalado, para desplazar a los poetas y asumir en persona la incorporación de una nueva métrica como la demanda diagramática del período que se inaugura. Que viene a ser como si dijera que ya basta de imagen; que incluso, ya basta de inflación del imaginario mediante una ilustración insatisfactoria. Lo que se viene es la fuerza de la Palabra y del Programa que asegura la Permanencia de Chile en su modo de pensar/se. Tarea, para la cual, la Imagen será, no solo insuficiente, sino indebida, porque la “seminalidad” del Verbo debe suplir la “sanguinidad” que hasta ahora la sostiene.

Bajo esta consideración, la reciente inauguración de la exposición Una imagen llamada palabra es el primer acto institucional a favor de la candidatura de Ricardo Lagos, porque señala la dimensión faltante de una Imagen que no logra representar ni “poner en escena” la densidad de la Palabra; dejando la vía libre para que se plantee la necesidad de una nueva métrica que sea capaz de proyectar la nueva medida del Verbo Incorporante, como política.

Raúl Zurita declaró hace muchos años que el Verbo inventó el paisaje. Ahora, Ricardo Lagos aprovecha esta enseñanza y modela la nueva métrica para la invención del nuevo paisaje cultural. Es un desplazamiento retórico hacia una nueva política de la enunciación, sobre la cual sea posible construir el edificio del lenguaje para sostener la seminalidad efectual de Chile, como palabra terminal impresa (grumo serográfico), convertible en Programa de(l) Futuro.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV