sábado, 3 de diciembre de 2022 Actualizado a las 23:22

Opinión

Autor Imagen

Jean Michel Jarre y su público nacional alcanzaron un éxtasis en el sueño mutuo de tocar en Chile

por 28 marzo, 2018

Jean Michel Jarre y su público nacional alcanzaron un éxtasis en el sueño mutuo de tocar en Chile
El músico francés Jean Michel Jarre, que desde su álbum Oxigene (1976) y Equinoxe (1978) ha mostrado su compromiso por temas ambientales y del calentamiento global, se presentó anoche en Movistar Arena ante 15.000 seguidores no solo de su música y de sus arpas láser, sino también de su arte y mística que lo responsabilizan de acercar la electrónica en sus primeras obras al estilo de música New Age y lo comparan a la genialidad Vangelis y el japonés Kitaro entre otros.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Así fue como a las 21:30 hrs. Se dio comienzo al espectáculo Electrónica Tour 2018 con un show de luces y música inédito en Chile, a su vez, terminaba una ansiedad mutua entre artista y un público que se sintió frustrado cuando se suspendió el concierto del pasado 14 de noviembre en el mismo lugar.

Aun así, los más fieles seguidores tenían la intuición que este percance no era el final del sueño, sabían que en la trayectoria de conciertos de Jarre había pasado por decenas de cancelaciones por el mundo que más temprano que tarde se realizaron por mantener viva la conexión del artista con su público, fue así como la mayoría guardo su entrada con la esperanza viva que si tocaría en Chile y así fue. No iba a decepcionar el sueño 15 mil chilenos si el artista fue capaz de romper récord Guinness al tocar ante 1.300.000 de personas en Houston (Texas) en 1986 para el 25 aniversario de la Nasa, con saxos desde el espacio incluido, en 1990 para Paris ante 1.500.000 de espectadores, para crear conciencia sobre los Océanos y el legado Jaques Cousteau y el mayor récord en 1997 al congregar 3.000.000 de personas en Moscú para el Oxygene 7-13.

Todas las fotografías: Agencia UNO

En una acalorado Movistar Arena, comenzó el concierto con imágenes con efectos 2D y 3D ante un juego sincronizado de Pantallas en el Opening Automatic, una cortina movible que se habría para los efectos de luces y láser para Oxygen 2 y Webspinner. Fue así como dio el saludo en idioma local, su alegría y sueño de tocar en el fin del mundo, para dar paso a los invitados virtuales;  el primero Edwar Snowden con Exit, tema que revisas la vulnerabilidad e invasión de los datos personales en dispositivos electrónicos (coincidente con el tema de la crisis de Facebook), seguido de Equinoxe 7 y Conquistador.

El espectáculo no dejaba de sorprender por los efectos especiales y ritmos electrónicos que invitaban a bailar. Pero los espectadores se paraban de sus butacas solo a ratos cuando sonaban los clásicos como Oxygen 8, Zero Gravity, Oxygene 4, Equinoxe 4, Oxygen 19 y Oxygen 17. Hasta que llegó uno de los momentos más esperados de la noche, Jarre con sus guantes de diseño obrero para abrir el Arpa Laser y tocar Time Machine, hito que marcó el clímax de emoción del público.

Mención especial para otros invitados virtuales y el tema CIRCUS en conjunto a Pet Shop Boys. Luego de este imparable sonar de sintetizadores, efectos y las percusiones de sus 2 acompañantes en el escenario especialmente armado y supervisado por el propio Jarre para no dejar pasar ni un solo detalle que escapara de la perfección que lo caracteriza. Regresa al escenario para dar los últimos golpes de emoción y asombro con los temas Brick England y Herbalizer.

Todas las fotografías: Agencia UNO



Terminado el concierto el músico se despide de un público que más de una vez soñó con ver a Jean Michel Jarre, cuando en Chile se empezó a ser conocido a mediado de los 80, época que pasaban sus video clips con los pingüinos en Oxygen 1 y con su música de fondo para programas de trasnoche en TV abierta. Donde más se le escuchaba era en los trasnoches de domingos ochenteros, en el clásico Zoom Deportivo cuando su música acompañaba los goles junto a los relatos.

A comienzo de los noventa pasaban sus vídeos en programas juveniles, en especial en UCV quienes transmitieron más de una vez sus conciertos épicos en Houston y Paris. Así también comenzaron a sonar más seguido en radios, introduciendo la música electrónica a una nueva generación que ya comenzaba a encantarse con este estilo y con las bandas que la tocaban. El pionero, el artista y sobre todo un gran humano y gran defensor en temas sociales como los DD.HH. y del cambio climático quien busca con sus shows y mensajes crear conciencia para dejar un legado a las nuevas generaciones, y Jean Michel Jarre a sus 69 años dejó claro anoche en Santiago que es una palabra más que autorizada para crear conciencia de ello.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV