miércoles, 4 de agosto de 2021 Actualizado a las 02:09

PAÍS

El "tira y afloja" del PS y la DC que amenaza con quebrar la unidad de la centroizquierda

por 18 junio, 2021

El

Crédito: Aton

A pesar de los buenos resultados de la segunda vuelta de gobernadores regionales y que en el entorno de la centroizquierda se dijo que “hay que aprender de los errores”, Unidad Constituyente está nuevamente en vilo y con dificultades para arribar a un acuerdo amplio para las presidenciales y parlamentarias. El eje PS-PPD ha presionado para definir pronto una primaria presidencial, pero la DC y algunos de sus aliados se mantienen firmes en la opción de alargar lo más posible la definición, con la idea de fortalecer el liderazgo de Yasna Provoste en la presidencia del Senado. Otros partidos manifestaron que lo mejor es esperar los efectos de la medición del PC y el FA, por lo que una decisión recién estaría después del 18 de julio. En el pasado reciente está el melodramático fracaso de las primarias presidenciales legales, que dejó heridas aún abiertas, y cuyo fantasma reaparece. No son pocos los que temen atravesar un nuevo revés y quedar completamente derrotados en las opciones a La Moneda, así como en las parlamentarias, pese a que las dirigencias aseguraron que llegar dispersos “es un suicidio político” y que eso es algo que nadie quiere.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Hoy todos los escenarios son posibles”. Así describieron en el Partido Socialista (PS) el momento actual de la centroizquierda, y es una mirada que varios compartieron en la Democracia Cristiana (DC), así como en otros partidos de la oposición, en materia electoral.

El desafío presidencial no está muy lejos y varios coincidieron en que por ahora la centroizquierda corre segunda, con desventaja. Además de no tener una primaria legal y el bochorno que eso significó para el sector, se suman episodios que han ido tensando el escenario, como los malos resultados en la elección de convencionales constituyentes, entre otros. El Partido Socialista es el que ha encabezado el esfuerzo para no dar por muerta una primaria convencional con la DC, pero hasta ahora la falange se resiste a esa opción, o más bien la ven difícil. Esto en medio de la estrategia de la colectividad de demorar la proclamación de Yasna Provoste para fortalecerla más en la presidencia del Senado.

Dentro del PS subrayaron que “no hay ninguna posibilidad de bajar a Paula Narváez, como busca la DC”, pero hay sectores que admitieron que eso solo resiste si es que su abanderada logra crecer en la percepción ciudadana. Los cercanos a Narváez presionan en la interna para que se condicione el acuerdo parlamentario a la primaria, es decir, que no hay lista única si no hay primaria convencional, incluso si eso significa un riesgo para los socialistas.

“Si no hay primarias se verán alternativas, una de las cuales, como se ha dicho en el comando, sería ir a primera vuelta”, fue lo que señaló a CNN-CHV el senador Carlos Montes, y que refleja la postura de los cercanos a Narváez de “no doblar la mano”.

Un tono del que la directiva tomó distancia. En la mesa dicen que “en política nadie obliga” y que, si bien se entiende el acuerdo como un todo, condicionado uno a otro –que incluye la definición presidencial, el programa de gobierno y las listas parlamentarias–, es difícil que alguien quiera quebrar Unidad Constituyente. Aseguraron que llegar divididos a noviembre es “un suicidio político”, y sería perder tanto ante la derecha como la izquierda del FA y el PC. Si bien en el PS están por una definición pronta de primarias convencionales, se abrieron a extender los plazos. “Si esos son los tiempos, tendremos que esperar”, dijeron.

En el PS también recalcaron que los oráculos de las encuestas se han equivocado diametralmente el último tiempo, por lo que ya no son formas confiables de medir cómo van los candidatos, y que la prioridad es que Narváez crezca lo más posible de aquí al 18 de julio, cuando sean las primarias legales de los otros sectores, y así convencer de que su candidata es competitiva y sobre la necesidad de esta medición ciudadana.

“El camino solitario a la Presidencia no es viable. Cerrarse a una competencia de primarias es elegir el camino propio y en solitario”, resaltó un parlamentario socialista sobre la DC. Dentro de la falange también hay voces que han recordado que la tesis del camino propio fue desastrosa en la pasada elección, donde compitió Carolina Goic, y que “no es tiempo de repetir la historia”, pero también que está la importancia de que la DC “salga parada con dignidad, después de todo lo que nos han pisoteado”. Porque, además, las heridas con el PS continúan abiertas, luego que esta colectividad despreció a la DC para sumar esfuerzos en una alianza con Apruebo Dignidad (FA y PC), que a la postre no solo resultó en una acción fallida, sino que reveló también el grado de fragmentación en una verdadera comedia de enredos de las oposiciones.

En esta discusión, el Partido Radical mantiene su opción a primera vuelta con Carlos Maldonado, y el PRO espera tener clara en un mes la situación de Marco Enríquez-Ominami, pues las fichas del partido están puestas en que en unas tres semanas la justicia lo absuelva en el caso OAS y poder proclamarlo. Por eso es que también son favorables a que se estire lo más posible la definición presidencial del bloque, a la espera además de los resultados de la primaria legal del Frente Amplio y el Partido Comunista, lo que podría dar antecedentes para la estrategia a definir.

Lo que ha primado en este tiempo en Unidad Constituyente es una permanente tensión, con una seguidilla de desencuentros y críticas cruzadas, y una esquiva unidad, la que para algunos tuvo una fugaz aparición el día de la segunda vuelta de gobernadores regionales, donde el bloque obtuvo buenos resultados. Pero hasta ese día hubo actos que algunos definieron como “torpes”, como cuando Paula Narváez y Heraldo Muñoz hicieron declaraciones aparte mientras Claudio Orrego celebraba su triunfo en la sede DC. Si bien estaba definido que Orrego iría a la sede del PS, eso no ocurrió y terminó concluyendo en una serie de declaraciones por separado, que no contribuyeron a una imagen de unidad.

Si no hay primarias ni lista única, ¿podrían surgir dos bloques?

El temor de un nuevo fracaso de la centroizquierda está latente, y no son pocos los que creen que hay una gran posibilidad de que este intento no llegue a puerto, a pesar de que todas las colectividades manifestaron su disposición e interés para una candidatura unitaria de la centroizquierda y una lista única parlamentaria, pero lo mismo pasó en los procesos anteriores, donde finalmente no primó la tesis.

Si eso no se logra, en los distintos sectores transparentaron que ya hay posibles escenarios a los que se están adelantando. En la DC apuestan por fortalecer el lazo en las parlamentarias con el Partido Radical, el PRO y Ciudadanos, mientras que en el PS se priorizará la alianza con el PPD, Nuevo Trato y el Partido Liberal. Los socialistas, eso sí, pretenden que otros prefieran pactar con ellos.

En el PRO esperan que, independientemente del tema presidencial, se logre una lista parlamentaria única, incluso invitando a otros partidos del abanico de la oposición, como el Partido Humanista, idea que no es bien recibida en otros partidos, e incluso la Federación Regionalista Verde Social, la que en todo caso mantiene vigente su pacto con el FA y el PC.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV