viernes, 22 de marzo de 2019 Actualizado a las 20:29

DEPORTES

En la agonía, Brasil venció a Argentina en el Superclásico sudamericano jugado en Arabia Saudita

por 16 octubre, 2018

En la agonía, Brasil venció a Argentina en el Superclásico sudamericano jugado en Arabia Saudita

Crédito: www.cbf.com.br

El pentacampeón del mundo jugó lento, sin chispa pero terminó imponiéndose ante una Argentina que sufrió su primera derrota en la era Scaloni.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Brasil venció hoy a Argentina en un deslucido Superclásico disputado en Arabia Saudita, gracias al solitario gol del central Miranda en el minuto 92 tras un córner lanzado por Neymar, el mejor jugador del Scratch.

El pentacampeón del mundo jugó lento, sin chispa y evidenció su falta de ideas ante una Argentina sin tres de sus estrellas (Lionel Messi, Ángel Di María y Sergio Agüero), pero se llevó la victoria gracias al defensa de 34 años y jugador del Inter de Milán.

A Argentina tampoco pareció importarle demasiado el resultado, ya que solo despertó en la segunda mitad y siempre estuvo más preocupado de detener los destapes de Neymar, el más inspirado y motivado de la noche.

Aunque el peso del partido corrió por cuenta de la selección brasileña, la primera llegada del partido fue de los argentinos por medio de un disparo rasante de Lo Celso que pasó cerca del arco defendido por Alisson.

La Albiceleste tampoco hizo mucho más en el ataque con un Icardi que se afanó más en tareas defensivas para evitar las carreras de Neymar.

El principal error de Brasil fue insistir por el centro, donde se acumulaba una maraña de jugadores difícil de sobrepasar.

El delantero del París Saint-Germain se dio cuenta rápido y empezó a buscar por el carril izquierdo al lateral Filipe Luis, aunque en ninguna ocasión consiguieron poner nervioso a Romero.

La presencia de dos delanteros puros en la alineación titular, como Firmino y Gabriel Jesús, juntos por primera vez en la era Tite, tampoco se tradujo en un acoso constante sobre la portería del arquero suplente del Manchester United.

La mejor jugada para los brasileños en el primer tiempo fue un disparo mordido de Miranda, que recibió en el área, dominó, cruzó y superó al guardameta, pero en la línea de gol esperaba Otamendi para salvar a los suyos.

Los pupilos de Scaloni aguantaron firmes sin sudar demasiado. Tampoco buscaron el gol. Solo Dybala inquietó a Alisson en un lanzamiento de falta directa que miró de cerca el portero.

El único que no desistió fue Neymar. Se inclinó más por la izquierda lo que provocó una falta peligrosa en la frontal del área, aunque nada lo suficientemente acertado para romper el empate.

En ese clima aletargado, Argentina empezó mejor la segunda parte. Como en el inicio del partido, los de Scaloni avisaron primero. Esta vez fue Icardi, quien rompió a Marquinhos, pero disparó flojo al lateral de la red.

No obstante, esta vez consiguieron mantener la intensidad y borraron momentáneamente del mapa a los brasileños. Fue entonces cuando Tite decidió mover el banco y dar entrada a Richarlison por Gabriel Jesús, desacertado como estuvo en el pasado Mundial.

El goleador del Everton tuvo una clara a los pocos segundos al errar un pase de la muerte de Neymar, que se llevó de regalo una fea entrada de Saravia mientras apuraba la línea de fondo.

Brasil mejoró en el último cuarto de hora a costas de Neymar, ya que el número 10 continuó con la pólvora mojada. Tuvo que ser Miranda quien rompiera las tablas y entregara a Brasil un triunfo que dará moral a los de Tite.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV