sábado, 15 de diciembre de 2018 Actualizado a las 22:05

Ex Canciller será ministro de Desarrollo Social

La apuesta "social" de Alfredo Moreno en el nuevo gobierno de Piñera y el vacío que deja en la CPC

por 23 enero, 2018

La apuesta
El consenso en el mundo empresarial y en la derecha es que su nueva aventura política es una escala en camino a lograr su verdadero objetivo: La Moneda en 2022. Su salida deja a Bernardo Larraín Matte como líder indiscutido del empresariado y articulador del discurso reformista que ambos proponen. Esta es la trastienda de la decisión de Moreno de sumarse al gabinete, la disputa que ya se gatilló en la CPC para reemplazarlo y los conflictos de interés que tendrá que despejar, incluyendo sus polémicos vínculos con el Grupo Penta.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hoy a las 18:00 en la casona de Sotero Sanz en Providencia, Alfredo Moreno dará su explicación a las ramas de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) en detalles su decisión de dejar la presidencia del gremio empresarial y repetirse el plato como Ministro de Desarrollo Social del segundo gobierno de Sebastián Piñera.

Moreno quiere dar en persona sus razones para optar una vez más por el camino político, y salir de la CPC antes que su mandato termine. En el gremio se sabía de su posible salida hace un par de semanas, pero no fue hasta la semana pasada que él se lo confirmó a sus más cercanos.

Lo que nadie sabía -o solo sus más cercanos- es que Moreno iba al MDS, un ministerio que históricamente tiene poco peso político y no es muy mediático.

Pero los que conocen el pensamiento de Moreno dicen que era el único que le interesaba. Y las razones son políticas. Moreno tiene ambiciones presidenciales y en los últimos dos años han ido creciendo. Su decisión es una apuesta a que su paso por el ministerio de Desarrollo Social será una escala para lograr su verdadero objetivo: La Moneda en 2022. De hecho, una de las condiciones que habría puesto para asumir la cartera es que su ministerio pase a formar parte del comité político en la Moneda, lo que finalmente llegaría a buen puerto.

Cabe destacar que Moreno llegó a la CPC en marzo de 2017 con capital político pero también con una pesada mochila.

Su objetivo era lograr que el mundo empresarial recupere su legitimidad ante la sociedad. Y ya en ese entonces habían voces en la derecha económica que apostaban a que pueda ser la próxima carta presidencial de la derecha en 2022.

En sus 11 meses en la CPC, donde llegó con el apoyo del gran empresariado que querían un nuevo relato y salir de la trinchera desde donde lideraba el gremio Hermann von Mühlenbrock, Moreno apostó a un discurso más inclusivo, abierto y tratando de involucrar a las nuevas generaciones empresariales. Incorporó a la CPC a las empresas B, dio espacio a empresarios jóvenes y habló de un capitalismo inclusivo.

Convocó a los grandes empresarios -Presidentes, gerentes generales y directores de las principales empresas chilenas- a un retiro en Pirque para un Mea Culpa grupal y en el último Enade tuvo palabras conciliatorias con la Presidenta Michelle Bachelet. El consenso en los pasillos de Casa Piedra fue que el presidente de la CPC y ex canciller parece estar preparándose para ser candidato de la derecha en 2022.

Hace pocas semanas firmó una alianza entre la CPC y el Fondo Nacional de Salud (Fonasa) que beneficiará cerca de mil pacientes de todo el país que verán resuelto su problema de cataratas. Gracias a este convenio, se disminuirán las garantías de oportunidad retrasadas de esta enfermedad AUGE, garantizando así, oportunidad en el tratamiento con su respectiva cobertura financiera.

"El MDS es una extensión natural en la estrategia de Moreno de ser la carta de una derecha renovada y moderna en las próximas presidenciales", dice una fuente de Evópoli que tiene extensos vínculos con el piñerismo y que conoce a Moreno.

Otro factor que habría influido en su decisión de acompañar a Piñera en su segundo paso por La Moneda es Bernardo Larraín Matte. El presidente de la Sofofa llegó con una discurso similar al de Moreno en la CPC, pero en muchos sentidos lo opaca. Es más mediático, a enfrentado de frente la cruz que significa ser un Matte y el caso de la colusión del papel, y ha logrado llevar su discurso a audiencias más transversales, dice un líder gremial que se siente cercano a ambos.

"Alfredo en la CPC puede que sienta que no ha podido llegar a los públicos más masivos y probablemente se dio cuenta que en el MDS puede romper esquemas y salir del estereotipo del empresario de derecha, pavimentando su camino a ser el candidato de un derecha renovada en cuatro años", es como lo explica la fuente.

Su relación con Piñera y sus flancos empresariales

Moreno no es del círculo íntimo de Piñera y que no es cercano a nivel personal, pero tienen buena química, afirma una fuente que formó parte del gabinete del primer gobierno de Piñera, pero que ahora no formará parte.

Pero su paso por el gabinete de Piñera es precisamente uno de sus flancos. Su rol como canciller en pleno caso Exalmar y el ser impulsor de la tesis de mantener "cuerdas separadas" con Perú, aludiendo a no mezclar las relaciones diplomáticas con las comerciales, lo dejaron abierto a críticas que nunca se han despejado por completo.

Ser presidente del Grupo Penta también es tema delicado. Cercanos a él lo defienden y apuntan a que llegó a limpiar el desastre, ordenar la casa y vender los activos.

Otro flanco son los potenciales conflictos de interés. Es director de varias empresas y sigue siendo cercano a los controladores del polémico holding.

Se estima que bajo las nuevas leyes de probidad y dada su considerable fortuna, Moreno tendrá que ponerla en un fideicomiso ciego similar al del presidente.

¿Un viejo conocido o una joven promesa?

Pese a que el lunes por la tarde su salida no era oficial, la lista de candidatos para reemplazarlo –debido a que se debe convocar a una nueva elección tras la renuncia- comenzó a correr.

Lo primero, aseguran entendidos, será no sólo reemplazar a Moreno por lo que le quedaba de mandato (poco más de un año), sino extender el período al menos dos años. “No creo que nadie quiera sumir por tan poco tiempo”, asegura un conocedor.

Al interior del gremialismo, dicen que una de las cartas que no le molesta ocupar el título de candidato sería al actual presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Manuel Melero y ex presidente de la Cámara Chilena de Centros Comerciales. Los argumentos para subirlo como un nombre tentativo son que, por un lado, le interesa el puesto, pero además que un representante de la CNC no ha liderado antes la Cámara Nacional de Comercio.

También está la opción de Melero asuma temporalmente y se llame a nuevas elecciones en marzo.

Otra alternativa que se comentó en el ambiente es el actual presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, Sergio Torreti. Es cercano a Moreno, aseguran conocedores y tiene la simpatía del actual presidente de la CPC.

La piedra de tope con ambos postulantes es que no representan el nuevo espíritu que quieren cultivar las coaliciones empresariales: nuevos liderazgos con ideas frescas. Y Torreti es muy ligado a la derecha conservadora.

No se trata de un rechazo a esos nombres, sino más bien a un debate que se centra en cómo quieren mostrarse los gremios ante la opinión pública, pero también qué relación van a tener con el gobierno. Al interior de la CNC y la Sofofa saben que necesitan estar insertos en la discusión de reformas como la tributaria y por ende no sólo necesitan un dirigente gremial sino que un dirigente con buenas contactos políticos y que sea escuchado por el presidente electo, Sebastián Piñera.

Otro nombre que daba vueltas es el de Hermann von Mühlenbrock, el ex presidente de la Sofofa que se postuló sin éxito a liderar la CPC. Incluso se hablaba que ya había una entrevista con un medio para impulsar su candidatura. Una persona con extensa experiencia en el mundo gremial descarta totalmente que Von Mühlenbrock tenga chance alguna, independiente de cuanto él lo quiera. Dice que los mismos grupos empresariales que le quitaron el piso para apoyar la mirada renovadora de Moreno no estarían dispuestos a apoyarlo. Eso si, afirma que todo está "muy líquido" y es difícil tener certezas.

Conocedores de la interna dicen que, de concretarse todos los supuestos, los grandes grupos económicos no estarían por votar por los actuales representantes en la mesa de la CNC, sino en levantar un nuevo liderazgo. Algún empresario de la nueva generación, que, así como Bernardo Larraín, refresque la imagen del empresariado.

Incluso, algunas voces indicaron que algunos personeros estuvieron porque el mismo Bernardo asumiera en ambos gremios, algo que ya sucedió con personeros como Alberto Salas o Juan Claro, aunque Larraín Matte habría descartado esta posibilidad.

“Ahora los empresarios sí estarían contentos si alguien de la línea de Bernardo asume en la CNC”, dice una fuente conocedora.

Pero fuentes que conocen el pensamiento de las ramas tradicionales dicen que estas descartan absolutamente el nombre de Larraín Matte. Dicen que el caso Tissue sigue haciendo ruido y aun no están cerradas todas las aristas legales. "No podemos tener al líder de todos los empresarios constantemente obligado a reaccionar y responder al caso de colusión más grande en la historia de Chile", explican.

En todo caso, la apuesta es que el liderazgo provenga de la Sofofa. Nombres en todo caso hay, sólo que hasta el cierre de esta edición se guardaban con cauteloso sigilo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV