martes, 19 de octubre de 2021 Actualizado a las 11:17

Autor Imagen

IBM Watson y Star Trek: Mucho más que similitudes

por 11 noviembre, 2015

"Todo eso que veíamos cuando niños en el cine o en la televisión ya es una realidad gracias a la computación cognitiva, que permite que Watson sea capaz de ayudar a los médicos en el tratamiento de enfermedades como del cáncer".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuando hablamos del avance de las nuevas tecnología, la mayoría de la personas piensan en computadores personales más livianos y simples de manejar, o en dispositivos programados para seguir nuestras órdenes, pero la realidad es que las TICs han llegado a tal nivel de desarrollo y aplicabilidad, que lo que veíamos de niños en series de televisión ya es una realidad.

Recientemente estuvo en nuestro país Dale Potter (IBM Watson, Partner, Healthcare Transformations), uno de los investigadores más importantes asociados al proyecto Watson. Su visita tenía por objetivo informarnos sobre el desarrollo de este mega proyecto, que está compuesto por el primer supercomputador dotado de inteligencia artificial, y su nueva área de trabajo Watson Oncology.

Lo primero que nos señaló nuestro visitante fue que Watson no estaba pensado para reemplazar al ser humano. Llevándolo a una analogía simple, es como en la serie de televisión Star Trek, en donde el Capitán James T. Kirk solicitaba constantemente la opinión del computador central del Enterprise, pero nunca dejaba de lado los consejos del señor Spock y las mesuradas palabras del doctor Leonard McCoy, al momento de tomar decisiones.

De esta forma Watson, que cuenta con la capacidad de comprender el lenguaje, procesar gran cantidad de información -hasta 800 millones de páginas por segundo-, analizar miles de bases de datos y entregar respuestas a preguntas de alta complejidad, se coloca a disposición de la medicina, específicamente en el área de oncología, cumpliendo la labor de complemento y facilitador en la toma de decisiones para el cuerpo médico encargado del paciente.

La gran ventaja de Watson, es que al ser un supercomputador con capacidad cognitiva es capaz de comprender la información que está procesando, y por tanto es un excelente complemento para los médicos, al momento de realizar diagnósticos. Watson es capaz de analizar los atributos del paciente, algunos de los cuales son específicos para el cáncer, vincularlos al sexo, edad y antecedentes médicos del paciente, para posteriormente revisar toda la literatura disponible con el objetivo de relacionarlos con las publicaciones más adecuadas, y poder entregar un ranking de los diagnósticos más probables, con fuertes bases clínicas, al cuerpo médico, y las opciones de tratamiento más adecuadas para el paciente.

Este gran avance de la tecnología tiene sus orígenes en Deep Blue, el supercomputador de IBM que el 11 de mayo de 1997 se enfrentó en una partida de ajedrez con el campeón mundial Gary Kasparov, siendo vencedor Deep Blue. Posteriormente IBM quiso ir más allá en el desarrollo de la computación cognitiva, intentando emular el pensamiento del hombre, y en 2004 surge el proyecto Watson gracias al popular concurso estadounidense de televisión Jeopardy!, el que se transformó en un completo desafío para el equipo de investigadores del proyecto. De esta forma Watson aprendió un idioma humano (inglés), desarrollando la capacidad de comprender la noción de lenguaje y los conceptos del mundo social, como entender la idea del tiempo y poder comprender la diferencia entre los días, meses y años. Para 2011 Watson sorprendía al mundo transformándose en un campeón regular de Jeopardy!, demostrando públicamente su alta capacidad de aprendizaje y racionamiento.

Pero el gran salto se había producido en 2009, cuándo IBM decide preparar a Watson en el área de la medicina, dando inicio a Watson Medicine. Para ello, Watson debió recorrer el mismo camino que un estudiante regular de medicina, se le enseñó terminología propia del área, lo que le permitió poder entender de mejor manera la literatura especializada que estaba procesando. Posteriormente, en 2011, se le enseñó una especialidad y se escogió oncología, por su alto impacto social e importancia a nivel de políticas de salud públicas.

Todo ese potencial puesto a las órdenes de la medicina humana requirió de un nuevo esfuerzo del equipo de desarrollo de Watson, el que lo colocó a disposición del personal médico oncológico del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, el centro número uno en el mundo en investigación y tratamiento del cáncer, para ser capacitado en el diagnóstico y tratamiento oncológicos.

De esta forma Watson Oncology, creada en enero de 2014, actualmente se encuentra apoyando al personal oncológico del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (Nueva York, EE.UU.), y durante este mes de noviembre el Bumrungrad International Hospital de Tailandia, comenzará a contar con el completo asesoramiento de Watson en materia de tratamientos clínicos para el cáncer.

El desarrollo de estas tecnologías nos permitirá apoyar la labor científica desarrollada en el mundo, siendo un real aporte al combate de enfermedades y epidemias. Todo eso que veíamos cuando niños en el cine o en la televisión ya es una realidad gracias a la computación cognitiva, que permite que Watson sea capaz de ayudar a los médicos en el tratamiento de enfermedades como del cáncer.

En IBM vamos un paso adelante en lo que se refiere a computación cognitiva y por tanto el crecimiento de estas tecnologías debería ser exponencial, no sólo en el área de la salud, sino también en el sector de la investigación y el desarrollo, los servicios financieros, y la ingeniería, entre otros… pero no nos olvidemos que Watson es sólo un complemento a nuestras labores, y que siempre debemos apoyarnos en el doctor McCoy y el señor Spock.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV