martes, 20 de abril de 2021 Actualizado a las 21:19

Timonel de RN ha sido crítico de quienes no se comprometen con la actividad pública

Larraín da un paso al costado en medio de complejo escenario para la derecha

por 23 mayo, 2013

Larraín da un paso al costado en medio de complejo escenario para la derecha
Sorprendió a gran parte de su colectividad al comunicar de un día para otro que no se presentará a las próximas elecciones parlamentarias. Designó 'a dedo' a su sucesor y arguye razones familiares, aunque se comenta que los malos números auguraban una derrota electoral para él.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Desde hace tiempo el polémico timonel de Renovación Nacional, Carlos Larraín Peña, ha expresado privada y públicamente su preocupación acerca del futuro de la derecha. Y si bien últimamente ha tratado de mostrarse optimista, en particular con la candidatura presidencial de Andrés Allamand, lo cierto es que en el partido afirman que no percibe cambios significativos en el escenario político. Por lo mismo, cansado de bregar contra un estado de ánimo que ya invadió a su sector, cortó por lo sano y renunció a ser de los pocos que optan por jugársela en la política. Esa es la interpretación que algunos de los sorprendidos dirigentes de la tienda dan a la inesperada decisión de su presidente de renunciar a competir por permanecer un período más en la Cámara Alta, representando a la Región de Los Ríos. Fue el año 2011 que llegó al Senado a reemplazar al actual abanderado, cuando Sebastián Piñera lo llamó a integrar el gabinete.

Tal como se han dado las cosas, atrás quedan las palabras que con tanto ímpetu plasmó en una carta publicada por El Mercurio, a mediados del año pasado, en la que se lamentaba amargamente de que sólo “hay algunas personas responsables y generosas que apoyan la actividad política, pero son pocas. La mayor parte de los más provistos se dedican infatigablemente a la acumulación como si la vida se les fuera en eso. ¿Dónde están los grupos de profesionales que dependen más que nadie de lo que significa y puede generar la amplia libertad de enseñanza que la Constitución asegura, la de emprender, la de creencia, la de movimiento y también la de asociación y de elecciones? No se les ve por ninguna parte en la esfera política: ¿En grupos de estudio de la realidad nacional? ¿Contribución a la operación de los gobiernos locales? ¿Pagar una cuota periódica? ¿Participar de veras en la vida política? Ni pensarlo; pide mucha paciencia y, por lo tanto, tiempo. Así las cosas, ese sector debiera enmudecer y dejar que las pocas decenas de personas que se interesan sinceramente por la política, hagan lo que puedan. Pero ni siquiera se consigue eso: un respeto mínimo”.

Tal parece que el duro timonel, que ha conducido RN con mano firme los últimos siete años, decidió engrosar las filas de aquellos grupos que tan drásticamente criticaba. Una opción que se derivaría del crudo diagnóstico que viene haciendo hace meses respecto del futuro de la Alianza y da un paso al costado. De improviso decide que no continuará entre aquellas personas “responsables y generosas que apoyan la actividad política”. Por ello, surge la pregunta obvia acerca de quién defenderá los valores de la derecha tradicional, que el máximo dirigente de Renovación intenta preservar con ahínco, desde su escaño senatorial.

A su reemplazante lo eligió él mismo. “Muy a lo patrón de fundo”, comentan en la casona de Antonio Varas 454. Incluso integrantes de la directiva aseguran no conocer al aspirante al Senado ungido por el timonel. Fernando Schütz, oriundo de la región, será proclamado hoy en una actividad programada por Allamand en Valdivia. Todo este episodio que culminó con el anuncio inesperado de que Larraín no irá a la reelección tiene estampado el estilo del timonel. Ello, porque en el partido aseguran que su decisión no era conocida por toda la directiva, sino sólo la había socializado con sus más cercanos. Algo que ratificó ayer el vicepresidente Francisco Chahuán, quien aseguró que la decisión conocida anoche, había sido tomada hace varios meses. Sin embargo, otros integrantes de la mesa no sólo fueron sorprendidos, sino que se han mostrado molestos por la forma como el timonel se manejó en este proceso, sin involucrar a otras autoridades para definir en conjunto los pasos a seguir. Al punto que se comenta que ni siquiera en el comando presidencial conocían esta decisión y que sólo se le habría comunicado ayer al abanderado, pues hoy visita la zona.

Otros apuntan a que “le dio miedo competir con la Ena”, pero su propio hijo Carlos Larraín descarta de plano este argumento. Según el primogénito “esto (la decisión) no tiene nada que ver con Ena von Baer. Por las encuestas salía electo y con la Ena probablemente más, porque es una buena candidata”. Y aclara que su padre venía contemplando “hace tiempo” la posibilidad de no postular, y lo conversó mucho con su señora, ya que “la política es desgastadora”. Sin embargo, todo indica que lo socializó más con su familia que con los máximos dirigentes del partido. Y la definición final sólo se tomó el martes recién pasado, después de una serie de reuniones. Larraín, al igual que Michelle Bachelet, no asistió al Mensaje del 21 de mayo, pero en su caso porque se encontraba justamente en Valdivia, sellando definitivamente su retiro del mundo parlamentario. Algo que sólo sabían sus más cercanos.

Lo cierto es que Larraín se baja de la postulación, a pesar de su preocupación por el destino de la derecha en el próximo período. Por esto, en las últimas semanas ha insistido en proclamar a los cuatro vientos que si no se hacen bien las cosas, en este momento, la oposición podría forzar hasta 12 doblajes en la cámara de diputados, de modo tal que alcanzaría los 72 representantes, con lo cual los enclaves autoritarios que aún quedan en la Constitución podrían correr serio peligro de caer, algo que Larraín preferiría no ver.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV