lunes, 14 de octubre de 2019 Actualizado a las 20:51

CULTURA

Cultura - El Mostrador

"Incontables", el rescate de los primeros cuentos de Pedro Lemebel

por 7 noviembre, 2018

“Incontables”, el rescate de los primeros cuentos de Pedro Lemebel
En estas obras iniciales ya podemos ver los temas que marcarán la narrativa de Pedro Lemebel durante su carrera.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El presente volumen reúne los primeros cuentos que Pedro Lemebel (en ese entonces Pedro Mardones) publicó durante 1986 a través de trípticos ilustrados y en una impresión de trescientos ejemplares sobre papel kraft.

En estas obras narrativas iniciales (dotadas de un gran lirismo, una interesante propuesta formal y un sutil, pero a la vez feroz, afán de denuncia) está el germen de lo que será su posterior producción literaria: ya aparecen aquí sus característicos y entrañables personajes en los bordes, la ternura y la violencia que campean en sus crónicas y esa dimensión política que lo definió como un creador comprometido como pocos. Historias llenas de reflexiones en la voz de Lemebel tan único como siempre lo conocimos.

Pía Barros dice de este libro "Pedro Mardones escribió poemas, cuentos, novela y microcuentos; dibujó, construyó imágenes para ser quemadas en plazas públicas, puso su cuerpo y su vida en la calle y en las palabras; gritó, calló, hizo estragos y creó belleza. [...] Por venir de los márgenes, jamás estuvo al margen sino en el centro mismo del descontento. Conocía la pobreza y tenía terror de ella. Nada en sus textos es azar, todo está reflexionado y consciente de cada letra, porque creía que podía haber un mundo mejor y también creía en la literatura para ese cambio, puesto que la rabia de las injusticias se le escapaba por la piel. Dejó huellas privadas y públicas y, contra todos los que no creyeron, marcó para siempre la historia literaria de nuestro país."

Pedro Lemebel

En 1987, junto a Francisco Casas, formó el colectivo de arte Yeguas del Apocalipsis, que realizó un extenso trabajo plástico en performance, fotografía, video e instalación. Desde 1989 publicó sus crónicas en diversos medios nacionales y extranjeros. En 1996 realizó el programa «Cancionero» en radio Tierra. Fue invitado a la Bienal de La Habana en 1996, a la Universidad de Harvard en 2004, a la Universidad de Stanford en 2007 y a la Universidad de San Marcos en 2003. El año 2006 la Casa de las Américas de La Habana le dedicó una semana de autor.

Recibió la Beca Guggenheim en 1999; el Premio Anna Setgers, en Berlín, durante 2005, y en 2013, el Premio Iberoamericano de Letras José Donoso que otorga la Universidad de Talca. En los últimos años sus obras han sido adaptadas al teatro y a registros audiovisuales. Ha sido traducido al inglés, alemán, italiano y francés. Su obra narrativa está integrada por la colección de relatos Incontables (1986) y la novela Tengo miedo torero (2001).

Sus libros de crónica, por otra parte, son La esquina es mi corazón (1995), Loco afán (Crónicas de sidario) (1996), De perlas y cicatrices (1998), Zanjón de la Aguada (2003), Adiós mariquita linda (2005), Serenata cafiola (2008) y Háblame de amores (2012). Mi amiga Gladys fue un proyecto que quedó interrumpido por su partida, pero que se publica en 2016 según las indicaciones que el mismo autor dejó trazadas. Cuenta con dos estudios críticos de su obra, el primero realizado por Fernando Blanco, Reinas de otro cielo (2004), y el segundo, por la Universidad de Stanford, Pedro Lemebel (2009). Asimismo, en 2013 se publicó Poco hombre, antología a cargo de Ignacio Echeverría.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

La bala

Envíada por Claudio Jiménez Rojas | 14 octubre, 2019

Cartas al Director

Noticias del día

TV