Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 20:10

En todos los sectores coinciden en que ya se ha extendido demasiado

A pie forzado avanza negociación para terminar con el conflicto estudiantil

por 15 noviembre 2011

A pie forzado avanza negociación para terminar con el conflicto estudiantil
Después de tantos meses de movilizaciones, en todos los sectores afirman que la situación no da para más y que es necesario llegar a un acuerdo lo antes posible. Si bien el límite es finales de noviembre para que el consenso se consigne en la Ley de Presupuesto, aún no hay señales claras acerca de la fórmula bajo la cual todos los actores podrían quedar conformes.

Tanto para el gobierno como para la oposición, todo indica que comenzaron los descuentos y que de aquí a fin de mes debe necesariamente salir humo blanco en el marco del conflicto estudiantil. La premura en generar un acuerdo quedó de manifiesto en el hecho de que el Presidente Sebastián Piñera convocara al comité político más el ministro de Educación, Felipe Bulnes, a La Moneda apenas se bajó del avión que lo trajo de regreso de Hawai, tras participar en la Cumbre Apec. Y en ambos sectores están concientes de que la discusión de la Ley de Presupuesto es el límite y que la disputa no puede extenderse más allá. Aunque no todos comparten el optimismo del vocero de gobierno, Andrés Chadwick, respecto de que “ya están todas las condiciones previas” para avanzar.

De hecho, en el propio oficialismo reconocen que el ambiente no está como para avanzar de un día para otro. Y que al poner sobre la mesa las propuestas del gobierno; la presentada por la Alianza y la de la Concertación, siguen existiendo puntos de divergencia que no son fáciles de superar. Por lo pronto, el senador Hernán Larraín, que llegó ayer hasta el Ministerio de Educación junto a su par Ena von Baer y sus aliados de RN Lily Pérez y Alberto Espina, pidió al Ejecutivo un compromiso de llegar con becas al 60 por ciento más vulnerable, en el mediano plazo; mientras que desde la oposición insisten en que se debe hacer un esfuerzo mayor y llegar hasta el 70 por ciento de gratuidad.

En este sentido, el senador Ignacio Walker insistió en que mientras el gobierno ha propuesto “782 millones de dólares anuales para el próximo año, nosotros estamos proponiendo unos mil millones de dólares adicionales a eso, lo que se financia manteniendo el 20 por ciento del impuesto a la renta- ahí hay 450 millones de dólares- y constituyendo un verdadero fondo de educación, no el actual que es muy precario,  un fondo institucional debidamente reglamentado como el que  hicimos en pensiones en su momento”.

Expectativas de la oposición

Por su parte, el vicepresidente del Senado Juan Pablo Letelier (PS) tiene la convicción de que “cualquier proceso de construcción de acuerdos pasa porque exista un espacio para sentarse a conversar” y dado que “la oposición empalmó con el movimiento social”, sólo falta que el oficialismo acepte acortar la distancia entre la propuesta del Ejecutivo y el resto de los actores. De hecho, Letelier estima que “la próxima semana en la Sala de la Cámara de Diputados –según el calendario acordado- se deberían reflejar los acuerdos” que se alcancen luego que, justamente, la oposición rechazara ayer la partida de Educación en la Comisión Mixta justamente para abrir espacio a un proceso de negociación que le dé una salida definitiva al conflicto estudiantil.

Por lo pronto, el ministro de Educación, Felipe Bulnes, sigue sosteniendo reuniones con representantes de la oposición, para intentar converger a algunos puntos, ayer lo hizo con el presidente de la Comisión de Educación Jaime Quintana (PPD). Sin embargo, en la Concertación no le tienen mucha fe a la cita y aseguran que el secretario de Estado “está cumpliendo con una serie de ritos, para que no se diga que no ha conversado con nadie”.

En el entorno de Bulnes dicen que ha sostenido múltiples bilaterales con representantes de la Concertación. Existirían algunas coincidencias generales, pero a la hora de aterrizarlas es donde surgen las divergencias.

Pero en el entorno del ministro aseguran que Bulnes ha sostenido múltiples bilaterales con representantes de la Concertación.

En lo que todos coinciden, sin embargo, es en que habiendo puntos de encuentro en lo general de las propuestas que han presentando tanto por parte de la oposición como de la Alianza, donde también han pedido al Ejecutivo un esfuerzo adicional, existirían algunas coincidencias generales, pero que a la hora de aterrizarlas es donde surgen las divergencias. Y en la oposición insisten en que los recursos para hacer los cambios que la educación requiere están y que sólo falta voluntad política del gobierno para implementarlos. En este escenario da la sensación de que el único optimista respecto de lograr un acuerdo es el vocero de La Moneda. Aunque el Presidente Piñera haya manifestado, estando aún en Hawai que “estoy confiado en que después de tantos meses de movilizaciones e intransigencias, finalmente llegó el tiempo del sentido común, de hacer las cosas bien”.

Piñera toma la palabra

Así las cosas, Piñera encabezó anoche el comité político del que se esperaba saliera alguna señal de que el gobierno está dispuesto a ceder para acabar con un conflicto que, de alargarse, podría terminar generando suma cero para todos los sectores políticos. De hecho, en la oposición –desde donde han planteado que sea el propio mandatario quien encabece la negociación- esperaban poder cobrarle la palabra acerca de sus dichos respecto de que “vamos a avanzar a la máxima velocidad posible, en forma seria y responsable, pero cumpliendo dos compromisos: educación de calidad para todos los niños y jóvenes, y becas garantizadas para todos los niños y jóvenes que lo necesitan”. Si bien, en la oposición, insisten en que aunque es bueno que los alumnos que lo requieren puedan acceder a becas, lo óptimo es que se llegue a lo menos al 70 por ciento de gratuidad. Un tema que parece estar siendo la piedra de tope para avanzar en cualquier acuerdo.

Incluso hay quienes en la Concertación le critican al mandatario que “estando en el extranjero manda eslóganes al mundo y cuando llega a Chile hace todo lo contrario”, aludiendo a las frases de Piñera como que el movimiento estudiantil es “grande, noble y hermoso” y la más reciente, en Hawai, acerca de que “vamos a tener un sistema educacional que en lugar de repetir las diferencias y las desigualdades de generación en generación, va a ser una verdadera fábrica de oportunidades”.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes