Jueves, 25 de agosto de 2016Actualizado a las 11:54

Afirma que, dado el nivel de desarrollo, Chile nunca volverá a crecer al 6%

Sebastián Edwards Sin Filtro : “la derecha no admite que el modelo se agotó y la izquierda que fue exitoso”

por 14 marzo 2016

Sebastián Edwards Sin Filtro : “la derecha no admite que el modelo se agotó y la izquierda que fue exitoso”
En una extensa entrevista con El Mostrador Mercados, el economista habló de todo y sin tapujos. Tuvo palabras igual de duras contra la derecha, la izquierda, el Gobierno, los economistas, la prensa y los empresarios. Cree que las reformas de Bachelet eran importantes, pero están mal hechas y el debate ha sido pobre. También se toma tiempo para explicar el fenómeno de Donald Trump en Estados Unidos y si tiene posibilidades reales de ser el próximo presidente de ese país.


A estas alturas Sebastián Edwards no necesita mucha descripción para explicar quién es.

El profesor de UCLA es considerado uno de los economistas chilenos más destacados de su generación.

A pesar de vivir fuera del país hace más de 30 años, se mantiene vigente en Chile y es considerado un líder de opinión e influyente comentarista de la escena política y económica local. En algún momento se especuló que sería ministro de Hacienda o Economía de la administración de Sebastián Piñera.

Ha sido un ácido crítico de la agenda reformista del Gobierno de Michelle Bachelet, pero también de la actitud que han tenido la derecha y el sector privado.

En el marco de una visita relámpago, Edwards compartió su análisis de lo que está pasando en Chile sin ningún tipo de filtro. En una extensa entrevista con El Mostrador Mercados, el economista habló de todo y sin tapujos. Tuvo palabras igual de duras contra la derecha, la izquierda, el Gobierno, los economistas, la prensa y los empresarios.

Cree que las reformas de Bachelet eran importantes, pero están mal hechas, al tiempo que añade que el debate ha sido pobre.

Parte, eso sí, de la base de que el modelo chileno ha sido tremendamente exitoso en los últimos 25 años. El problema, según él, es que la derecha no reconoce que se agotó y la izquierda no admite que fue exitoso.

“Tú me preguntabas qué pienso yo de las reformas. Yo creo que como titulares todas estas son reformas importantes, Chile fue durante 25 años la estrella más brillante del firmamento latinoamericano, sin lugar a dudas, y llegó un momento en que ese modelo de crecimiento se agotó. Y se agotó no porque sea malo, sino porque cuando uno ya corre los 100 metros planos en 9 segundos con 9 décimas, ya es muy difícil mejorar", señaló.

Por otro lado, agrega que "lo primero que hay que reconocer y que ha faltado de parte de la izquierda, es que el sistema chileno fue enormemente exitoso. No ha habido nunca ningún país en América Latina en su historia que haya tenido el éxito que tuvo Chile en los últimos 25 años. Pero se agotó y, por tanto, la caída del crecimiento, sobre todo con un precio del cobre que es la mitad de lo que era, al 2%, no se le puede achacar todo a las reformas. Esa es una segunda cosa que también hay que ponerse de acuerdo rápidamente, y una vez que uno ya llega a ese acuerdo, puede comenzar a discutir una cuestión más detallada de los números, y eso no se ha dado. Eso es, como dices tú, un debate pobre y en ese sentido estoy de acuerdo”.

-¿Cuál ha sido la calidad, tanto técnica como política, del debate que ha existido desde que llegó este Gobierno?
-Yo no vivo acá, así que no vivo el debate en el día a día. Parte importante del debate se da por la televisión y las radios, que yo no veo, por tanto mi visión es parcial. Habiendo dicho eso, creo que ha sido un debate relativamente pobre, bastante ideologizado y con una incapacidad o una falta de voluntad por organizarlo, y no es tan difícil organizar el debate. Creo que ha habido un entrampamiento y, en ese sentido, podría ser mucho mejor. Creo que la responsabilidad es de todos, incluyendo, como hablábamos antes de empezar el programa, de la prensa, la que hace más titulares que discusión profunda.

-Achacar que todo lo malo que está pasando se debe a las reformas en curso, ¿es justo?
-Creo que la pobreza del debate va más atrás. No se ha debatido realmente cuál es el potencial del crecimiento chileno y hay gente de derecha que mira con nostalgia el 6% o 7%, y esas son tasas de crecimiento que fueron sostenidas en Chile y que nunca más va a volver a tener. Y no va a volver a tener porque está en un nivel de desarrollo en el que esas tasas no se dan, y el debate no se hace cargo de esto.

-Ante la conclusión de que el modelo tan exitoso se agotó, ¿hubo un poco falta de visión de la centroderecha o del empresariado, del sector privado, en darse cuenta de estos pilares de modelos que están siendo cuestionados, como la desigualdad, el sistema de salud, las AFP…?
-Aquí hay una responsabilidad enorme de la derecha por no haber anticipado y haber ido promoviendo el cambio en la política económica, y en las políticas públicas que se hubieran ido haciendo cargo de la falta de inclusión, de la falta de tolerancia. Y esto es mucho más que un tema económico, tiene que ver con todo el desarrollo social en Chile, una derecha que se fue a extramuros, que ha decidido vivir segregada del resto del país, no conocer al otro, y todo eso al final obviamente que les pasa la cuenta. Y a mí no me cabe duda que la responsabilidad de la derecha es muy fuerte.

-Nunca se hicieron cargo del debate, y el debate hoy en Chile está en las manos de extremos, y tú dijiste algo como que nadie acá está defendiendo lo que había que defender y sanamente criticando lo que hay que criticar. ¿Tuviste algún feedback de eso?
-Bueno, creo que tú te fuiste del seminario, pero en la sesión que siguió hubo gente que se salió de su libreto para criticarme, y yo me quedé en silencio. Pero sí, hay, creo yo, una incapacidad de parte de amplios sectores de la derecha de entender lo que está pasando y entender las demandas de la población. Y hay incapacidad por parte de la izquierda de entender que estamos en el siglo XXI y que el tipo de demanda es una demanda muy diferente a una visión nostálgica de los años 60, de recapturar ese Chile que además es muy inventado, no es verdadero, que se nos fue. Entonces en el medio queda toda esta juventud que está interesada en emprendimientos culturales, en un trabajo más amable, una relación más horizontal, más libertad. Toda esa gente queda en el medio, no son obviamente satisfechos por las posiciones nostálgicas de la izquierda tradicional, y mucho menos o tampoco por la derecha.

-¿Tú crees que este Gobierno llegó haciendo el diagnóstico equivocado de lo que pasó y estaba pasando en Chile?
-Sí. No entendieron que lo que se había hecho había sido tremendamente exitoso y que había que construir a partir de ahí. Y la visión y la narrativa es una narrativa de que lo que se había hecho, lo que había hecho la Concertación, había sido un fracaso. Lo cual ya niega completamente cualquier seriedad en el debate, porque tú sabes, al igual que yo, que el único país que ha cerrado en forma sistemática importante la brecha de ingreso, con respecto a Canadá y los Estados Unidos, ha sido Chile. Esa brecha de ingreso entre Chile y Canadá y Estados Unidos era enorme, Chile tenía un 19% del ingreso de Canadá y Estados Unidos. El año que termina la dictadura éramos menos de un quinto, y hoy día somos casi la mitad. Y no hay ningún otro país de América Latina, nunca, que haya logrado eso. Por tanto, el diagnóstico tendría que haber sido, en mi opinión, uno de que ‘lo hicimos muy bien, pero ahora hay que cambiar de enfoque porque eso se agotó’.

-¿Pero tú no crees que uno de los problemas del debate es que ha sido muy técnico? Que apuntan a números, que son válidos, pero a la gente también hay que convencerla. Yo noto que acá siempre son los números y hay veces en que las personas no quieren escuchar con la cabeza sino quieren escuchar con el corazón. A mí me sorprende que en Estados unidos se meten a la trinchera a debatir las ideas, y acá nadie hace eso.
-Estamos de acuerdo. Esa fue mi crítica en un simposio de Libertad y Desarrollo que no le cayó bien a la gente de derecha. Creo que además usamos el lenguaje mal, las cifras a veces es muy técnico, a veces poco riguroso. Por ejemplo, a mí me gusta que tú digas que son de centroderecha. Son de derecha, no son de centroderecha. No es una crítica que se me acaba de ocurrir. Pero el diagnóstico del malestar con que llegó el segundo piso y este Gobierno a mí me parece que era un diagnóstico incorrecto, en el sentido en que la gente no está molesta porque el sistema no funcionó. No. La gente está molesta porque se dio cuenta que podía exigir más, y cuando exigieron los siguieron abusando. Pero exigieron más porque el sistema sí funcionó y la gente se sintió empoderada. Y eso es muy importante entenderlo en el diagnóstico. No se trata de perfeccionar el modelo, porque podemos pasar a otro nivel cualitativo, no despreciando ni dándole la espalda a lo que se ha logrado, que fue magnífico. Estamos en otra etapa y hay que hacer otras cosas. ¿Hay que hacer una reforma educativa? Desde luego. ¿Y una reforma a las pensiones? Sin dudas. ¿Y una reforma tributaria? También. ¿Y una de salud? También, y de todo.

-Tironi escribió el año pasado que lo que ha ocurrido hasta esta hora ha sido la transferencia de poder más grande que ha pasado en Chile, de los poderosos a los menos poderosos. Y dio el ejemplo de la reforma tributaria y lo que había pasado en su momento con la reforma educacional, que iban a ser dos pasos para adelante y uno para atrás. ¿Crees que es así, si lo miras desde le punto de vista de un historiador?
-Yo creo que es prematuro. En estos momentos lo que tenemos es un vacío de poder enorme, porque lo que tenemos es que hay una deslegitimación absoluta y no hay visión. Si hubiera un documental, donde la gente tiene que imaginarse a los líderes del futuro, son sombras porque no hay caras. Uno puede pensar en Giorgio Jackson o en Bellolio, que pareciera ser interesante, pero hay un vacío tan grande, que yo creo que es prematuro todavía, pero ojalá que sea así.

Para ver la entrevista completa, donde habla de lo que Chile necesita para llegar a ser un país desarrollado, y también sobre el fenómeno de Donald Trump en Estados Unidos, haga clic aquí, o entre directamente a El Mostrador TV.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes