Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 06:04

El gremialismo observa expectante el “Caso Bombas”

Andrés Chadwick: el escudero de Hinzpeter

por 4 mayo 2011

Andrés Chadwick: el escudero de Hinzpeter
No son pocos los que en estos días han expresado dudas respecto de la forma cómo el gobierno ha enfrentado el polémico caso que esta semana entra al juicio oral. Para algunos éste no es un episodio menor y podría constituir un importante traspié en la gestión del ministro del Interior. Un sector del gremialismo incluso advierte que le podría costar el cargo, en la eventualidad de que existieran irregularidades tal como aseguran algunos actores sociales.

La incertidumbre que han generado los últimos acontecimientos del llamado “Caso Bombas” sin duda tiene al ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Hinzpeter, en el ojo del huracán por el empeño especial que ha puesto en solucionarlo y por la connotación que adquirió el paso del ex fiscal Alejandro Peña a dicha repartición. Las señales que ven distintos personeros del mundo social y político, respecto de que el proceso no tendría sustento jurídico y que de ser así sufriría un serio revés, provocaron que el senador gremialista Andrés Chadwick saliera en defensa de jefe del gabinete de Sebastián Piñera. Al punto de referirse en duros términos al ex vicario de la Pastoral Social Alfonso Baeza, quien acusó derechamente que “hay elementos suficientes para darse cuenta que ha sido un montaje”.

El parlamentario de la UDI no dudó en ser quien enfrentara al sacerdote. En un diario de circulación nacional, advirtió que Baeza “nunca se ha equivocado y sigue siendo un hombre de una sola línea, porque siempre ha defendido a extremistas, terroristas y violentistas”. Eso desató una ola de declaraciones, pues Tucapel Jiménez le respondió al senador en un tono similar al utilizado por éste. Entre otras cosas, el diputado PPD dijo entender “que el senador Chadwick no tenga dentro de sus privilegiados al padre Baeza, como sí lo deben ser el obispo Medina y el cura Hasbún que siempre defendieron las violaciones a los DD.HH. cometidas durante la dictadura”.

Si bien en la UDI llamó la atención el tono de Chadwick, generalmente más moderado, especulan que la reacción del senador podría deberse, por un lado, a la amistad que forjó con el ministro durante la campaña presidencial en que estrecharon vínculos. La cercanía al gobierno del senador por Rancagua ha crecido en el último tiempo, en la medida que él y Pablo Longueira han aumentado su ascendencia en la UDI luego del caso Van Rysselbergue. No es casualidad que Pérez Mackenna, quien asumió en Vivienda luego de la salida de Magdalena Matte, haya sido intendente de esa región.

No cabe duda que Hinzpeter no es precisamente el ministro más querido en la tienda de calle Suecia. Importantes dirigentes han sido públicos críticos de su gestión, como los senadores Víctor Pérez y Jovino Novoa, y no son pocos los que derechamente sienten una antipatía que no es reciente hacia el jefe de gabinete.

Por otra parte, recuerdan que en el comité político del lunes, el propio Hinzpeter instó a los parlamentarios a ser quienes defendieran la posición del gobierno en el “caso bombas”. Pero también están quienes recuerdan que el primo del Presidente “no es alguien que vaya a seguir órdenes de nadie. Él generalmente actúa por convicción propia en los distintos temas”, postura que ratifican en el entorno del legislador. Y a la vez que agregan que si entró con la firmeza que lo hizo fue porque tiene la certeza de que “no puedes dejar pasar que a un gobierno lo acusen de estar haciendo un montaje para culpar a personas que serían inocentes. Eso no puede ser. Y menos puede hacerlo una persona revestida de cierta autoridad en la crítica, como el padre Baeza, por eso lo refuta”.

En el círculo del senador aseguran no comprender las razones por las que el debate se ha centrado en el ministro del Interior, siendo “el Ministerio Público el que hace la acusación. El ministro no es quien hace la acusación ni quien aporta las pruebas. No confundir Ministerio del Interior con Ministerio Público”, advierten.

Responsabilidad política

Mientras tanto, un sector del gremialismo admite que la tienda es más bien “espectadora” en la disputa provocada por el polémico “Caso Bombas”. Incluso algunos comparan este episodio con el que terminó con la renuncia de la ex ministra de Vivienda, Magdalena Matte (UDI), quien asumió –dicen- su responsabilidad política en el caso Kodama. En esta línea, no descartan que de comprobarse alguna situación irregular en los procedimientos que llevaron a la formalización de los inculpados en el caso, Hinzpeter también debiera asumir su responsabilidad política como titular del Interior y Seguridad Pública, pero más que nada por el esfuerzo que –estiman- ha puesto el jefe de gabinete en este caso. Algo que descartan de plano en el entorno de Chadwick. Porque insisten en que el secretario de Estado no tiene injerencia alguna en los procesos judiciales.

No cabe duda que Hinzpeter no es precisamente el ministro más querido en la tienda de calle Suecia. Importantes dirigentes han sido públicos críticos de su gestión, como los senadores Víctor Pérez y Jovino Novoa, y no son pocos los que derechamente sienten una antipatía que no es reciente hacia el jefe de gabinete. Si bien algunos parlamentarios admiten que el ministro ha aportado “algunos antecedentes delictuales que son cototos para fundamentar su acción”, otros temen que el caso “podría estar desmoronándose” y si eso ocurre, pronostican, el titular de Interior no sólo tendría que asumir su responsabilidad política, sino que, de paso, estaría echando por tierra “cualquier posibilidad de una candidatura presidencial”.

Además, aunque al interior de la tienda algunos correligionarios apoyan la actitud de Chadwick de refutar duramente a Alfonso Baeza, otros reconocen que el senador “se sobregiró” con sus dichos, aún cuando también admiten que cada uno es libre de dar su opinión en los términos que estime conveniente y que eso va tanto para el parlamentario como para el sacerdote.

Mientras tanto, en RN reconocen que no es un secreto para nadie que en el gremialismo hay quienes discrepan con la forma como Hinzpeter ha ejercido su cargo e incluso dicen tener claro que un sector del partido aliado “le tiene ganas” al ministro. Por lo que no descartan que haya quienes siguen el “caso bombas” con particular atención, pero explican que están convencidos de que el secretario de Estado ha actuado correctamente en el empeño que ha puesto en este tema y que las pruebas terminarán demostrando que estaba en lo correcto.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes