martes, 27 de octubre de 2020 Actualizado a las 01:08

YO OPINO

Lágrimas de hetero

por 27 febrero, 2020

Lágrimas de hetero

Crédito: Agencia Uno

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las personas LGBTIQ no damos la vida, nos matan los homofóbicos, transfóbicos y lesbofóbicos. La homofobia se construye socialmente con risas desde que somos niñes, “baila como hombre” nos dice el papá, “canta como mujer” nos enseña el profesor de música, y en las series, películas y novelas casi no aparecemos las personas lgbtiq a no ser que sea para reírse de los estereotipos que la heterosexualidad obligatoria ha reproducido hasta el cansancio. Y no nos llaman a trabajar si no es para reírse de nosotres.

Las violencias que se enseñan en lo privado se transforman en violencias concretas en lo público. 

No nos consideran si no estamos sexualizades o ridiculizades. No estamos en la televisión sino somos gays blancos hegemónicos tipo fotógrafos y modistas que fomentan otros estereotipos sobre la adecuada feminidad. La comedia que se ríe de nosotros es parte de un modelo cultural que posibilita que un día unos “machitos” crean que pueden ir y violarnos y golpearnos hasta la muerte.
Nosotres vivimos en el estallido y el miedo a la muerte desde siempre y el humor que se burla de una, no solo muestra una realidad, sino que la fomenta y la reafirma. La crea.

Aunque creyera las lagrimas de Beloni, no hay perdón ni olvido sin reparación y, ¿cómo se va a reparar la muerte de Nicole Saavedra o de Zamudio ? Este humorista estuvo 35 años ocupando un lugar hegemónico, aprovechando la tribuna para burlarse de nosotras las colitas, gordas, camionas, trans, así es que me disculpan que no me importe que llore. No deseé nunca las pifias que se parecen mucho a los abusos colectivos que han cometido con una desde niña, pero en verdad, ¿debería creerle? Los nazis igual eran buena onda y lloraban cuando perdieron la guerra y aún ahora nos siguen persiguiendo.

#standup y política es lo mismo porque lo privado, así como lo público es político. En lo público se comenta y se recrean las violencias que después nos golpean en la cara cuando estamos en la casa y las violencias que se enseñan en lo privado se transforman en violencias concretas en lo público. Y nosotres, que aún vamos sobreviviendo, tenemos “cicatrices de risas en la espalda” así es que no podemos perder tiempo en personajes así, estamos más ocupades de aprender a correr más rápido.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día