domingo, 25 de octubre de 2020 Actualizado a las 14:15

MERCADOS

Otro caso de colusión: TDLC condena a laboratorios Baxter y Sanderson por malas prácticas en dos licitaciones públicas de suero

por 9 enero, 2020

Otro caso de colusión: TDLC condena a laboratorios Baxter y Sanderson por malas prácticas en dos licitaciones públicas de suero
A la colusión de las farmacias, el papel confort y los pollos, ahora se suma otro mercado con malas prácticas: el suero, un producto indispensable y que debe estar presente de forma ininterrumpida en los centros de salud. Los responsables son los laboratorios Baxter y Sanderson, los principales proveedores de sueros colapsables del país y que se coludieron en 2012 en dos licitaciones por un monto total de poco más de $ 460 millones. El TDLC acogió íntegramente la acusación formulada en julio del 2017 por la Fiscalía Nacional Económica (FNE), y le impuso a cada empresa una multa de 119 millones de pesos, además de la obligación de adoptar programas de cumplimiento. Pero ambas partes pueden apelar ante la Corte Suprema.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En una decisión unánime, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) condenó a los laboratorios Baxter y Sanderson por haber participado en acuerdos anticompetitivos destinados a afectar el resultado de dos licitaciones públicas de suero fisiológico.

Así, a las colusiones de las farmacias, del papel confort y los pollos, que han afectado los bolsillos de los chilenos y han puesto en tela de juicio al mundo empresarial, ahora se suma otro mercado con malas prácticas, justo en momentos en que el tema de los abusos está en el tapete a raíz del estallido social.

El Fiscal Nacional Económico, Ricardo Riesco, señaló que “este fallo ratifica que la colusión es el atentado más grave contra la libre competencia (…). La mera existencia de un acuerdo entre competidores es reprochable, más allá de si este logra concretarse o si alguno de los partícipes se aleja de lo acordado, como ocurrió en este caso”.

Tras la sentencia dictada hoy por el TDLC (integrado por los ministros Enrique Vergara Vial, Eduardo Saavedra Parra, Javier Tapia Canales, Daniela Gorab Sabat, María de la Luz Domper Rodríguez), las partes tienen un plazo de 10 días hábiles para presentar un recurso de reclamación ante la Corte Suprema.

Ambas empresas son los principales proveedores de sueros colapsables del país. Baxter es filial de Baxter International Inc, de origen estadounidense, que opera hace más de 75 años en el mercado de soluciones intravenosas. Mientras, Sanderson forma parte del conglomerado farmacéutico transnacional de origen alemán Fresenius Kabi.

El arreglo

El TDLC acogió íntegramente la acusación formulada en julio del 2017 por la Fiscalía Nacional Económica (FNE), según la cual estos laboratorios se coludieron en dos procesos licitatorios –para el Hospital Regional de Concepción Guillermo Grant Benavente y la Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud (Cenabast)- para la compra de cloruro de sodio al 0,9% o suero fisiológico, contenido en envase colapsable de 100 ml, producto indispensable y que “debe estar presente de forma ininterrumpida” en los centros de salud. Ambas licitaciones involucraron un monto total de poco más de $ 460 millones.

En su resolución, el TDLC impuso a cada empresa una multa de 119 millones de pesos (200 Unidades Tributarias Anuales, UTA) y la obligación de adoptar programas de cumplimiento.

En su requerimiento, la Fiscalía sostuvo que estos laboratorios tomaron contacto a través de sus gerentes generales antes del cierre de la fase de presentación de ofertas en ambas licitaciones, correspondientes a los principales compradores de este medicamento el 2012, año en que ocurrieron los hechos, con el fin de asignarse entre ellas quién debía adjudicarse cada proceso.

Así, definieron que Sanderson debía ser la ganadora, aunque en los hechos, según establece la resolución, por razones ajenas a la voluntad de los gerentes generales, los resultados no fueron los esperados, ya que, en el primer caso el equipo comercial de Baxter no cumplió lo acordado por su gerente general, en tanto que en la segunda licitación un competidor ajeno al acuerdo ilícito ganó el proceso licitatorio.

La FNE reveló que el contacto entre los gerentes generales quedó al descubierto gracias a la medida de interceptación telefónica y registro de comunicaciones utilizada durante el proceso investigativo, “la cual reveló que, en algunas llamadas telefónicas, el gerente general y una ejecutiva de Baxter discutían los acuerdos que mantenían con Sanderson”.

“Esta evidencia fue clave para lograr una sentencia favorable y demuestra la relevancia de este tipo de diligencias en la detección de estas prácticas clandestinas”, relevó la FNE.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV