sábado, 6 de marzo de 2021 Actualizado a las 11:41

Desafiando el consenso: desde 2009 apostar a la renta fija ha resultado en cuentas más alegres para los cotizantes de AFP

por 14 julio, 2015

Desafiando el consenso: desde 2009 apostar a la renta fija ha resultado en cuentas más alegres para los cotizantes de AFP
El Fondo E es el único que mejora retorno promedio en la era multifondos. Según cifras a junio pasado, el fondo más conservador acumula una rentabilidad promedio anual de 4,05% desde septiembre de 2002. Al cierre de 2009, tras el rebote de la crisis subprime, la cifra era de 3,47%. El Fondo A, en tanto, es el que más reduce su retorno promedio.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

No es una novedad que la rentabilidad de los fondos de pensiones ya no será la misma que había hasta antes de la crisis subprime desatada en 2008. Ese año, el Fondo A cayó un 40%, el B un 30% y el C un 20%. El D cayó un 10%, y el más conservador E, tuvo una baja marginal. En total, en dólares, el sistema completo perdió casi US$ 40 mil millones ese fatal año.

En 2009, los fondos tuvieron una recuperación casi total, aunque la rentabilidad se morigeró sustancialmente.

Desde entonces, el promedio de rentabilidad del sistema, lejos de continuar recuperando lo perdido, comenzó a involucionar. Un indicador pone las cifras sobre la mesa.

La Superintendencia de Pensiones publica cada mes el informe de rentabilidad de sistema de AFP. Entre las cifras que revela incluye el promedio de rentabilidad anual que cada mes va marcando para el período septiembre de 2002 a la fecha. Así, quien haya ingresado cuando partieron los multifondos, podrá ver si el sistema ha sido beneficioso para sus ahorros, dependiendo del fondo en el que mantuvo sus dineros.

Contrario a lo que se acostumbra a describir, el Fondo A –el más riesgoso del sistema, pues invierte hasta el 80% en renta variable–, no sólo no ha mejorado su desempeño desde fines de 2009, sino que ha ido a la baja. Lo mismo les ha ocurrido a los fondos B, C y D.

La excepción a la regla la marca el Fondo E, el que considera en su portafolio apenas un 5% de renta variable, es decir, es por lejos el más conservador del mercado, y que administra el 12,1% del total de ahorros de los afiliados al sistema de pensiones. En total, el Fondo E concentra más de US$ 20.000 millones.

Este fondo, que en 2008 les permitió a quienes estaban refugiados en él evitar el desplome de sus fondos, ha ido mejorando su rendimiento en el tiempo y acumula el mejor registro desde fines de 2009. Si el cálculo se hiciera desde el cierre de 2008, la cifra mejoraría aún más la performance del Fondo E.

Históricamente, el consenso ha sido que en el largo plazo las acciones rentan más que los instrumentos de deuda, pero, por otro lado, las acciones son más riesgosas.

Los números

De acuerdo a los registros de la Superintendencia de Pensiones, a diciembre de 2009, el Fondo E acumulaba un promedio de rentabilidad por año desde septiembre de 2002, de 3,47%. A la misma fecha, el nivel de retorno del Fondo A era de 8,9% real (corregido por la variación de la UF), más del doble.

Cinco años y medio después, las cifras muestran cambios relevantes. Quien se haya mantenido en el Fondo A ha visto crecer sus ahorros, pero lo ha hecho de manera más lenta que el E. A junio de 2015, el fondo más riesgoso del sistema acumula una rentabilidad promedio anual desde septiembre de 2002 (cuando se creó el sistema multifondos y, con ello, entre otros, el fondo A) de 6,98%. Es decir, el fondo sigue creciendo, pero a un ritmo bastante menor al de media década atrás.

Por el contrario, el Fondo E, que invierte gran parte de los recursos en renta fija, instrumentos de poco riesgo y también bajo retorno, marcaba 4,02% a junio pasado, es decir, elevó su retorno por sobre lo que traía a diciembre de 2009.

Por eso, en parte, el Fondo E ha ido concentrando cada vez más participación en el total de activos que administran las AFP. A fines de 2009, representaba el 3,7% de los fondos, mientras al cierre de junio pasado llegaba al 12,1%, más del triple.

El Fondo A, en tanto, era el segundo más grande del sistema a diciembre de 2009, con 21,3%. La cifra, media década después, marca el 17,4%, aunque sigue siendo el segundo del sistema.

La situación de rentabilidad acumulada de los otros fondos marca una línea similar al A. El Fondo B, que invierte hasta el 60% de sus fondos en renta variable, marcaba 7,03% al cierre de 2009 y hoy el promedio anual, desde 2002, llega a 6,98%. En tanto, el Fondo C, que concentra más de dos de cada tres pesos del sistema, bajó de 5,86% al cierre de 2009 a 5,39% a junio pasado. El promedio del D pasa de 4,99% a 4,84%.

La visión de las AFP

Aunque confirma la tendencia de las cifras, la Asociación de AFP advierte que cuando se diseñó el sistema, se utilizaron rentabilidades de 4% para estimar las de los ahorros, por lo que respecto del rendimiento de los multifondos, desde el 2002 hasta hoy, “analizando el periodo de más baja rentabilidad (2009 a 2015), los 5 fondos muestran resultados por sobre las tasas de proyección, que van desde 4% a 7% real promedio anual”

El gremio indica que en el período analizado se produjo la crisis de deuda de Europa en 2011, cuando el fondo cayó 11%. Agrega que en 2008 fue la crisis subprime, aunque esta no afecta los números revisados para este artículo.

Con todo, las AFP indican que, según los registros de la OCDE, los fondos de pensiones chilenos han alcanzando los primeros tres lugares en rentabilidad. “El Sistema de AFP ha cumplido plenamente con su rol de transformar ahorro previsional en fondos disponibles para financiar pensiones”, afirma la asociación.

En ese sentido, recuerda que para un afiliado que ingresó al sistema de pensiones en 1981, de su saldo de ahorro acumulado en su cuenta de capitalización individual, un 27% corresponde a cotizaciones actualizadas según la UF y un 73% a rentabilidad. “En todos los periodos los afiliados acumulan rentabilidades positivas en términos reales en sus cuentas de capitalización individual, incluso aquellos que ingresan en los años 2008 y 2011, en los que se presentaron la crisis financiera internacional y la crisis de la deuda europea”, afirman.

Consultada por cuál es el índice con el que se compara el retorno de las AFP, la asociación explica que su benchmark se calcula en función del promedio de la industria, el que está relacionado con el sistema de rentabilidad mínima que establece la ley.

“Hasta el momento, no existe consenso respecto a la construcción de benchmarks exógenos, contra los cuales se mida el desempeño de cada uno de los multifondos”, dice el gremio. Asegura que desde 1981 la rentabilidad promedio anual de UF + 8,5%, más que duplica la entregada por el Estado en los Bonos de Reconocimiento, que es de 4% real anual, y advierte que, en estos 34 años de historia, sólo en 4 años se han obtenido retornos reales negativos.

“Si bien no existe un benchmark independiente y reconocido con el cual medir los resultados obtenidos, es interesante efectuar una comparación de la rentabilidad de los Fondos de Pensiones con la tasa libre de riesgo, la cual ha tenido un desempeño de UF + 4,4% promedio anual, y con los depósitos a plazo fijo reajustables en UF, los cuales registran un promedio anual de 5,1%. De hecho, el índice mundial de acciones en el periodo bajo análisis fue de 3,97% real promedio anual (Moneda local MSCI Word 2009 al 8 julio 2015)”.

El fundador de Felices y Forrados, Gino Lorenzini, advierte que el “activo libre de riesgo” (bonos del Tesoro Americano), han venido cayendo en el tiempo y, desde el año 1981 a la fecha, los bonos a 30 años cayeron de 14% anual a 2,25%, como ocurrió al 1 de febrero de 2015. Antes de la crisis subprime de 2008, dicho activo bordeaba el 4,4%.

“En teoría financiera, la renta variable debería rentar el activo libre de riesgo más un premio por riesgo, por ende, si el activo libre de riesgo ha tenido tendencia a la baja desde la crisis subprime, es lógico que en promedio los multifondos de mayor riesgo en promedio renten menos que antes de la crisis subprime”, indica Lorenzini al analizar el mejor desempeño relativo del Fondo E.

Eso sí, advierte que el motivo esencial de la evolución de la rentabilidad del fondo conservador es que la renta fija en la que invierte “en la práctica no es fija, sino es variable a la tasa de mercado”. “Como en Chile se ha dejado sentir la desaceleración (en especial en 2014 con la baja de tasas del Banco Central), esa disminución ha beneficiado en el corto plazo (2009 a 2015) con mejor rentabilidad en el fondo E”, explica.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV