Domingo, 11 de diciembre de 2016Actualizado a las 03:29

Política, fútbol y rating se mezclan en la mini crisis del canal público

Canal acéfalo: Los problemas de TVN por falta de director ejecutivo

por 5 julio 2010

Canal acéfalo: Los problemas de TVN por falta de director ejecutivo
Parlamentarios anunciando un recurso de protección en medio de un programa estelar que se acaba abruptamente, las redes sociales hirviendo de críticas que apuntan directo a la imagen del canal público. Y todo sin director ejecutivo titular, producto de la fracasada venta de Chilevisión por parte del Presidente Piñera. Algo que trae cola para toda la industria, especialmente para estación estatal.

Por estos días en TVN al menos coexisten dos mundos. Uno es el que rodea los temas del Directorio, que tiene su propio asunto pensando en el nombramiento de Sergio Urrejola, propuesto por RN, y que permanece “congelado” a instancias de parlamentarios de oposición. Desde la bancada DC , se niegan a ratificarlo hasta que el Presidente venda Chilevisión (CHV). El mismo partido a través de Juan Carlos Latorre, su presidente, anunció la semana pasada, un recurso de protección para impedir la transmisión restringida de los partidos del mundial Sudáfrica 2010.

En este mundo, los seis directores del canal, salvo el representante de los trabajadores, son nombrados en base a equilibrios políticos y conocen la carga que significa designar a alguien para ocupar el cargo de Director Ejecutivo. “No importa que sepa o no de televisión, lo importante es que sea una persona que genere consenso”, reconocen al interior del canal, citando los casos de René Cortázar y Daniel Fernández. Ambos al asumir no sabían nada de la industria, pero terminaron su gestión alcanzando más notoriedad de la que tenían antes, como distinguidos militantes de la DC y el PPD, respectivamente.

En la esfera de los ejecutivos, el tema del Directorio y sus consideraciones políticas casi no son importantes. O no les llegan. Al menos eso dicen al interior de la estación. Pero igual  están al tanto de que la ley 19.132 que rige el funcionamiento de TVN, permite que con cinco votos favorables, de los siete totales, se pueda nombrar al reemplazante de Daniel Fernández, quien  renunció a comienzos de abril facilitando las cosas para la nueva administración. “Si Daniel Fernández se hubiese quedado, el Presidente no lo puede remover sin convencer al menos a uno de los directores proclives a la Concertación, porque necesita cinco de los siete votos”, explica un ex Director Ejecutivo.

“El presidente Piñera tiene un problema al no vender Chilevisión y con él arrastra a toda la industria”, dice un ejecutivo de la competencia.

Por eso, aunque Leonidas Montes, Marcia Scantlebury, Francisco Frei, José Zalaquett,  Juan de Dios Vial   y Cristián Leay ya sondearon al menos un nombre para reemplazar a Daniel Fernández, no hubo acuerdo. En parte porque la designación es compleja. Teniendo en cuenta entre otras cosas, que la ley le otorga a quién ocupe el cargo más autonomía que en cualquier empresa privada. Se necesita mayoría absoluta del directorio para removerlo.

Pero los directores, aseguran al interior del canal, hasta ahora han continuado su labor habitual, que es ocuparse de las consideraciones editoriales, tan criticadas debido al fracasado programa “La Barra del Mundial”.

Negocio Imperfecto

Es el otro mundo, el de los ejecutivos, el que enfrenta la competencia por la sintonía y en el caso de TVN la respuesta furibunda del público.

Las cifras para el canal son satisfactorias. Todo en buena parte gracias a los partidos de “la Roja” en el Mundial de Sudáfrica. Chile-Honduras promedió 58 puntos, Chile- Suiza 51, Chile España 52 y Chile Brasil 53. Cifras que resultaron favorables para el resto de la programación. En el mes que recién terminó, el canal público subió cinco puntos su sintonía general promedio, superando los 14 puntos y por cierto a la competencia.

Pero los problemas no están en los números, sino en consideraciones editoriales y negocios imperfectos. Es el caso de la polémica generada a raíz de la transmisión de los partidos de Sudáfrica 2010. El canal gastó unos US$ 7 millones en los derechos de transmisión y según reconocieron, hubo que revenderlos a la radio y a DirectTV para solventar la operación. Pero conforme avanzaba el campeonato, quedó en evidencia que TVN no sacó la mejor parte y 7 de los 16 partidos que quedaban al 27 de junio los transmitió en diferido. Entre ellos, algunos imperdibles en el papel como Alemania-Inglaterra o España-Paraguay y Uruguay-Ghana (este último uno de los partidos más espectaculares en lo que va del torneo), correspondientes a cuartos de final.

La alternativa que ofreció la estación fue acceder en directo a los partidos via TVN.cl en transmisión asociada a Televisa. Pero el cálculo fue erróneo al pensar que Internet está lo suficientemente masificada y desde la misma red surgieron los principales focos de molestia. El sábado mientras se jugaba España-Paraguay, el hashtag #tvn y #tvnendiferido en Twitter volvieron a ser usados por miembros de la red social para expresar su disgusto con la estación estatal por no transmitir el partido. En Facebook –que tiene más de seis millones de usuarios chilenos- hay gente que ha ido más lejos, montando grupos de protesta con nombres difíciles de reproducir. Todo lo cual incide en la imagen y marca de TVN.

Director accidental

El peso del descontento de la audiencia recayó sobre David Belmar, Director Ejecutivo interino.

A fines de mayo el ejecutivo que trabaja hace 18 años en la estación, aterrizaba tranquilo en Santiago, luego de una temporada en Madrid cursando un programa de Alta Dirección Pública, een el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE), de la Universidad de Navarra.

Mientras el Presidente Piñera no venda Chilevisión, dice un ejecutivo, la posición incómoda que comparten TVN y el canal privado no es indiferente para nadie en la industria.

Mientras el Presidente Piñera no venda Chilevisión, dice un ejecutivo, la posición incómoda que comparten TVN y el canal privado no es indiferente para nadie en la industria.

Belmar, hasta entonces Director de Gestión del canal, se bajó del avión enterado de la renuncia de Daniel Fernández y esperando conocer a su nuevo jefe. Pero pocas horas después el directorio le pedía que ocupara la vacante. Total, el fondo de Inversión Linzor Capital tenía casi cerrada la compra de Chilevisión, y con ella resuelto el principal problema político para nombrar al titular en la dirección ejecutiva.

Pero a comienzos de junio, la operación financiera fracasó y Belmar ya lleva cinco semanas en un puesto donde, según cuentan dentro del canal, “lo han dejado trabajar tranquilo”.

Belmar igual ha tenido que contestar llamados de políticos y otras autoridades pidiendo explicaciones por la no transmisión de partidos clave del Mundial de fútbol. A la mayoría se les ha explicado personalmente las implicancias del acuerdo y sus vías de solución. Ser la cabeza visible de la estación, cuestionada por el trato que hizo en torno a los partidos del mundial, le ha costado más de un dolor de cabeza.

Paralelamente, la salida de Fernández y el enroque que  dejó a Belmar   en el puesto, revolvió un equipo afiatado que formaban Fernández, Belmar Bernardita Ibieta, gerenta de Producción y los miembros del directorio. “Ese ajuste tuvo un costo expresado en la Barra del Mundial, un caballo que se iba escapando pero que por suerte pudieron detenerlo”, admite una fuente de la estación. Así explican el abrupto fin del espacio mundialero conducido por Rafael Araneda, con un rating de 12 puntos promedio, que no justificaba mantenerlo, teniendo en cuenta su pauta al límite de las sagradas “Orientaciones Programáticas” que rigen a TVN. Mientras Halcón y Camaleón, el otro programa satélite del mundial, Conducido por Felipe Camiroaga y Stefan Kramer, ha superado los 20 puntos promedio con un peak de 32.

El factor Piñera

Con todo, en TVN dicen no sentir tan fuerte las turbulencias de orden político que enfrenta la mesa del Directorio. Pero inevitablemente se cruzan. En este sentido, en la estación recuerdan a Francisco Vidal, ex Presidente del Directorio como “el que más ha intentado meter al canal en la contingencia política sin que nunca encontrara eco en el resto del directorio”. Vidal entró en la controversia del fútbol, admitiendo que no conoció el detalle de la negociación de los partidos.

La posición incómoda que comparten TVN y CHV no es indiferente para nadie en la industria. “El presidente Piñera tiene un problema al no vender Chilevisión y con él arrastra a toda la industria”, dice un ejecutivo de la competencia. Mientras, al interior de la estación pública admiten que por un asunto de “sanidad organizacional” es conveniente que el Director Ejecutivo se nombre lo antes posible. Lo dicen quienes piensan sobre todo en los planes que debe concretar TVN para expandirse hacia la televisión digital y todos sus negocios asociados. Un ex Director Ejecutivo coincide: “en todas las empresas se nota la ausencia de una cabeza que dirija, pero lo más grave en este caso es el estancamiento en la tramitación de la ley de televisión, a lo que sin duda este episodio contribuye”.

Paralelamente, Belmar ha aprovechado de instalar algunos de los temas que le interesan. Durante su estadía en España pudo apreciar cómo la industria de medios ha enfrentado la convergencia y en ese marco ha hecho notar el vacío en la ley chilena que dio origen a la disputa entre Tuves HD (de Luis Enrique Yarur y Konrad Burchardt con 75%, y el grupo CGE con 25%) y VTR (un 80% de Liberty Media y 20% del grupo Saieh) por el uso de la señal en alta definición que TVN entrega de manera experimental. Diferencia que se discute en tribunales desde que el canal presentó un requerimiento a mediados de junio.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes