lunes, 20 de enero de 2020 Actualizado a las 16:12

Agenda Saludable

Presentado por:

Opinión

Los mitos y los hechos del suicidio juvenil

por 26 octubre, 2017

Los mitos y los hechos del suicidio juvenil
Hay varios mitos acerca del suicidio y de la población juvenil. Estos mitos contribuyen negativamente para que quienes están en peligro no obtengan la orientación adecuada. Al eliminar los mitos, los responsables por el adolescente serán más capaces de reconocer a aquellos que están en riesgo y proporcionar la ayuda que se necesita. Dado esto, se presenta algunos mitos y hechos sobre el suicidio juvenil.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Mito: Hablar de suicidio o preguntar a un adolescente si ha pensado en suicidarse alentará los intentos de suicidio.

Hecho: Hablar sobre el suicidio brinda la oportunidad de comunicarse.Es más probable que disminuyan los temores cuando estos son compartidos. El primer paso para animar a una persona suicida a vivir proviene de hablar sobre los sentimientos. Ese primer paso puede ser la simple pregunta sobre si el joven tiene la intención de terminar con su vida o no.

Mito: Los jóvenes que hablan sobre el suicidio nunca intentan o completan el suicidio.

Hecho: Hablar de suicidio puede ser una petición de ayuda y puede ser una señal tardía en la progresión hacia un intento de suicidio. Si tiene inquietudes sobre un adolescente que habla sobre suicidio:

  • Anímele a hablar más y ayúdelos a encontrar asistencia adecuada.
  • Pregunte si la persona está pensando en hacer un intento de suicidio.
  • Pregunte si la persona tiene un plan.
  • Piense en la integridad del plan y lo peligroso que es. No trivialice planes que parecen menos completos o menos peligrosos. Todas las intenciones suicidas son serias y deben ser reconocidas como tales.
  • Aliente al joven a desarrollar un plan de seguridad personal. Esto puede incluir el tiempo que pasas con los demás, actividades placenteras y planes significativos para el futuro.

Mito: Los intentos o los suicidios ocurren sin previo aviso.

Hecho: Existen algunas señales que advierten para la probabilidad de que el joven puede cometer suicidio:

  • El reciente suicidio, o la muerte por otros medios, de un amigo o pariente.
  • Intentos de suicidio anteriores.
  • Preocupación por los temas de la muerte o la expresión de pensamientos suicidas.
  • Depresión, trastorno de conducta y problemas de adaptación como abuso de sustancias, especialmente cuando dos o más de ellos están presentes.
  • Regalar posesiones preciadas, hacer un testamento u otros arreglos finales.
  • Cambios importantes en los patrones de sueño (demasiado o muy poco).
  • Cambios repentinos y extremos en los hábitos alimenticios (pérdida o aumento de peso).
  • Aislamiento de amigos, familiares u otros cambios de comportamiento importantes.
  • Cambios de comportamiento (nerviosismo, arrebatos de ira, comportamiento impulsivo o imprudente o apatía por la apariencia o la salud, irritabilidad frecuente o llanto inexplicable)
  • Expresiones persistentes de indignidad o fracaso.
  • Falta de interés en el futuro.

Mito: Si un adolescente intenta suicidarse y sobrevive, nunca intentará más.

Hecho: Un intento de suicidio se considera un indicador de nuevos intentos. Es probable que el nivel de peligro aumente con cada intento de suicidio.

Mito: Una vez que un joven tiene la intención de suicidarse, no hay manera de detenerlo.

Hecho: Se pueden prevenir los suicidios. Las crisis suicidas pueden ser de corta duración. El suicidio es una solución permanente a lo que suele ser un problema temporal. Ayuda práctica inmediata, como permanecer con el adolescente, alentarlos a hablar y ayudarlos a construir planes para el futuro, puede evitar la intención de intentar el suicidio. Tal ayuda inmediata es valiosa en un momento de crisis, pero se requerirá orientación apropiada.

Mito:  Los jóvenes que amenazan con suicidarse solo buscan atención.

Hecho: Todos los intentos de suicidio deben tratarse como si el adolescente tuviera la intención de morir. No descarte un intento de suicidio como simplemente ser un dispositivo que gana atención. Es probable que el joven haya intentado llamar la atención y, por lo tanto, se necesita esta atención. La atención que reciben puede salvar sus vidas.

Mito: Una vez que el joven “es suicida”, será suicida para siempre.

Hecho: La mayoría de los jóvenes que están considerando suicidarse solo serán así durante un período limitado de sus vidas. Con la asistencia y el apoyo adecuados, es probable que se recuperen y continúen llevando vidas significativas y felices sin preocupaciones suicidas.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Forestación

Envíada por Pablo A. García Chevesich | 20 enero, 2020

Cartas al Director

Noticias del día

TV