jueves, 25 de febrero de 2021 Actualizado a las 00:46

SVS interviene por extrañas operaciones en SQM y en el mercado sugieren eventual manipulación bursátil

por 31 julio, 2015

SVS interviene por extrañas operaciones en SQM y en el mercado sugieren eventual manipulación bursátil
Si las operaciones del miércoles provocaron sospechas respecto de una presunta manipulación en el valor de SQM-A, las transacciones efectuadas ayer las profundizaron aún más. Tanto es así, que el regulador tomó cartas en el asunto oficiando a todas las corredoras. La pregunta que surge es cuánto vale verdaderamente esa acción, que no solo sirve para garantizar las deudas de la cascada y, en consecuencia, Julio Ponce, sino también para tomar el control de la minera.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Lo advertimos en la edición de ayer.

Era muy probable que, durante la jornada, Calichera saliera a defender el precio de SQM-A para volver a posicionarla en torno a los $16.000, y si bien no se ha reportado quiénes efectuaron compras, es probable que haya sido esa sociedad la que impulsó el valor de la acción en un 36,5%. Pero más allá de esto, si las operaciones del miércoles –en las que el precio de esta acción cayó estrepitosamente hasta los $12.000- causaron extrañeza en el mercado, ayer la inquietud respecto de las operaciones que existen sobre dicha acción aumentaron aún más.

Se acrecentaron de tal manera que la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) tomó cartas en el asunto. El regulador ofició ayer a las corredoras de la plaza a informar todas sus transacciones sobre esta acción, considerando solo las operaciones efectuadas este 30 de julio. Una acción que no solamente es muy importante para el control de SQM, pues la serie A permite elegir a 7 de los 8 directores de esa sociedad, sino que además sirve como garantía para las deudas de la cascada.

Y no podía ser de otra manera. Hace días que Calichera viene defendiendo el precio de este papel para que cotice a un valor cercano a los $16.000; sin embargo, el miércoles uno o un grupo de inversionistas lo castigaron fuertemente luego de venderlo a $12.000 a través de la corredora Credicorp, contrayendo las garantías de las deudas de esa sociedad en un 30%. La Bolsa tomó precauciones y suspendió su cotización.

Y ayer, tras una subasta por el precio de la acción, el papel recuperó su nivel hasta los $16.000 en su precio de apertura. La Bolsa ofició nuevamente a SQM, consultándole las razones detrás de esta brusca alza, pero la compañía acusó desconocimiento, tal como ocurrió el miércoles.

Pero otra vez uno o un grupo de inversionistas vendieron la acción contrayéndola hasta los $12.500, con ventas efectuadas a través de Banchile por UF20, el monto mínimo para marcar un precio en alguna acción. Tras ello, a pesar de que no se ha informado quién compró, es probable que haya sido Calichera la que recuperó el nivel de la acción para que cierre en $16.385.

Todas fueron operaciones que a los corredores les llamaron muchísimo la atención y que acrecientan las sospechas de que en estas transacciones existiría manipulación bursátil, razón que habría motivado la acción del regulador de Valores.

El trasfondo de tal operación es difuso. Por un lado, si existe una subasta de precio y el resultante arroja un valor en torno a los $16.000, ese sería el precio de mercado dicen algunos corredores. Pero, por otro, si SQM-B vale cerca de $9.000, no existen mayores justificaciones que expliquen el premio de 80% que muestra la serie A sobre la serie B, una cifra que por lo demás es muy superior al 7% que promedió entre 2010 y 2014.

Como revelamos ayer, este caso podría derivar en un cuestionamiento sobre el real valor de las garantías de las deudas de la cascada, ya que con muy pocos montos estas son capaces de contraerse en cerca de un 30% como ocurrió el miércoles. Ayer, esta puja por los precios de SQM-A se tradujo en transacciones excepcionalmente altas, pues fueron $507 millones los que se transaron y durante todo el año el total de las operaciones acumulaban una suma de $365,5 millones.

Por otro lado, llama la atención que los minoritarios no pongan el acento sobre esta situación, considerando que las compras de Calichera son con el capital de estos. Este medio conversó con algunos accionistas y ya están al tanto de la situación, sin embargo, por ahora es incierto si tomarán cartas en el asunto. Al menos el regulador ya lo hizo.

Y otra interrogante que surge es la situación financiera de Julio Ponce, pues Calichera ha hecho esfuerzo por mantener el nivel de precio de SQM-A para que no gatille los covenants de sus deudas. Esa empresa debe garantizar en una relación de 3 a 1 sus acreencias, y al cierre del primer trimestre el valor de las acciones en prenda correspondían a un ratio de 3,02 a 1, en el caso de sus compromisos con Deutsche Bank

Cómo funcionan las garantías de la cascada

Sobre la base de su memoria reportada para el año 2014, Pampa Calichera adeuda al banco Deutsche Bank US$250 millones, compromisos que se garantizan con acciones SQM-A en una cantidad equivalente al 300% del valor de la deuda, o sea, 3 a 1 como ya mencionamos. La misma sociedad le debe a Scotiabank US$150 millones, capital que está respaldado con la misma acción, a una razón de 2 a 1.

Potasios de Chile tiene compromisos con CorpBanca y Scotiabank. Al primero le debe US$120 millones, garantizados con SQM-A , a una razón de 1,5 a 1, y otros US$100 millones al segundo en una proporción de 2 a 1.

Oro Blanco garantiza sus deudas con títulos de Calichera-A, mientras Norte Grande hace lo propio con acciones de Oro Blanco.

En su memoria de 2014, Calichera expuso: “Los créditos de Sociedad de Inversiones Pampa Calichera S.A., son garantizados con prendas sobre acciones emitidas por SQM S.A. Ante la eventual caída en el precio de dichas acciones, se podrían ver afectadas el cumplimiento de las obligaciones de mantener ciertas relaciones de coberturas establecidas por contrato. Para tales efectos se debe entregar más acciones en garantía”.

Y agregó que “la Sociedad y sus filiales se encuentran cumpliendo las limitaciones, restricciones y obligaciones contenidas en los contratos de créditos. Lo anterior importa que la Sociedad y sus filiales no han incumplido sus obligaciones contractuales, siendo prueba de ello que ningún acreedor les ha manifestado ni menos notificado acerca de la existencia de algún incumplimiento”.

En el caso de esta misma sociedad con Deutsche Bank, si la razón de sus garantías disminuye de 2,7 a 1, está en la obligación de prendar nuevas acciones de SQM-A. Al cierre de 2014, su cobertura correspondía a una relación de 3,13 veces la deuda, pero al primer trimestre de este año sus prendas disminuyeron a una razón de 3,02 a 1.

Oro Blanco también cerró 2014 con holgura, no así Norte Grande, que en diciembre de 2014 tenía prendas equivalentes al 168% de sus deudas con CorpBanca (US$110 millones), debiendo restituir acciones para alcanzar el 200%. Lo hizo en el primer trimestre, consiguiendo un 182%, levemente superior al piso de 180% que gatilla los covenants.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV