miércoles, 27 de enero de 2021 Actualizado a las 20:09

OPINIÓN

Autor Imagen

Mark Zuckerberg definitivamente no da el ancho

por 14 agosto, 2018

Mark Zuckerberg definitivamente no da el ancho
Podría ser la única persona en la Tierra que siente lástima por los grandes de la tecnología. Jack Dorsey de Twitter, Mark Zuckerberg de Facebook, todos esos nerds de Google: están monumentalmente jodidos, porque no tienen idea de cómo domesticar a los monstruos que han creado.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Tal como lo veo, estos muchachos, y en su mayoría son muchachos, fueron elegidos arbitrariamente. Comenzaron con algunas buenas ideas, algo de suerte, buen momento, hicieron que mucha gente creyera en su visión optimista y ganaron la lotería del unicornio. Poco sabían o importaban los problemas que estaban creando. Y ahora, se les pide que resuelvan, o reconozcan, o algo así, algunos asuntos realmente importantes, como qué hacer con las personas que usan sus plataformas para inmiscuirse en las elecciones o diseminar mentiras, paranoia, intolerancia y odio directo.

El mundo espera grandes cosas de ellos, porque se supone que son genios. El problema es que no lo son. No hay nada que puedan hacer, excepto disculparse, apagar sus grandes máquinas y marcharse. Dudo que ellos hagan eso. En cambio, están fabricando explicaciones sobre cómo usarán más tecnología, o tal vez más personas, para manejar los deberes cívicos que habían esperado evitar.

Mira a Zuckerberg. Hizo grandes promesas al Congreso sobre la capacidad de la inteligencia artificial para eliminar el contenido tóxico. Tristemente, también fueron extremadamente prematuros, algo que Dorsey al menos tuvo la decencia de admitir:

"Confiar únicamente en algoritmos no funcionará. No hoy, no mañana. Y sabemos que proporcionar un alcance más amplio no es suficiente. Necesitamos descubrir cómo ayudar con los incentivos económicos también. Estamos atrasados en eso, pero pensando profundamente al respecto. Abierto a ideas geniales y escalables".

Ver el tuit original.

Los algoritmos no pueden comprender la verdad. Ellos simplemente repiten el pasado. Si los entrenamos para eliminar tuits con una palabra específica en ellos, sin duda pueden ser automatizados. Pero los actores malévolos que quieren pasar por alto un algoritmo de censura automática lo harán fácilmente. Hasta que tengamos un modelo de verdad que sea mucho mejor de lo que tenemos ahora, simplemente no hay nada más que decir al respecto.

Eso deja a los humanos reclutados para filtrar todo lo que emerge de la mancha de actualizaciones sin sentido, imágenes de gatos y mentiras, posiblemente con una lista generada automáticamente de cosas clasificadas de las que preocuparse (lo cual, para ser claros, no es IA, es solo una lista generada automáticamente) de cosas de las que preocuparse. Sin embargo, aquí también hay problemas importantes. Por ejemplo:

Si usas personas, estás admitiendo que tienes una política de censura, y a los usuarios no les gusta, especialmente cuando son censurados. (Por supuesto que ya tenías censura por algoritmo antes, pero era agradable, ¡y muy barato! Imaginar que no era censura, cuando lo era totalmente). Debes crear una política de censura, pero eres un rico jefe nerd y no tienes idea de cómo hacerlo, lo cual no se siente genial. Es costoso contratar personas para que hagan censura. Y si intentas ahorrar dinero contratando personas en otros países que posiblemente no puedan entender el contexto, estás buscando problemas. Cuando haces públicas tus políticas inconsistentes, es mucho más difícil eludir la responsabilidad de cosas como fomentar el genocidio. Además, esos problemas de repente parecen mucho más cercanos y reales. Sus inversores, que tenían grandes esperanzas en sus ganancias futuras, se sentirán decepcionados. ¿Tal vez es hora de hacer pareja con un banco?

Entonces, volviendo a mi simpatía. Estos muchachos son súper ricos, por lo que es limitado. Pero me estoy imaginando ser su madre, sentir por ellos. Todos comenzaron a querer hacer del mundo un lugar mejor usando tecnología genial, y aquí están, lidiando con todo este asunto de democracia y responsabilidad pública, para lo cual nunca se inscribieron y, honestamente, no tienen los medios para manejarlo.

Como su madre ficticia, me gustaría ofrecer algunos consejos. Retírate, hazte a un lado. Quizás encuentres un nuevo pasatiempo. Pídale a alguien más inteligente y educado, reflexivo y cívico que decida sobre el futuro de sus empresas.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV