martes, 19 de febrero de 2019 Actualizado a las 02:52

Sobre la tensión en la Universidad de O´Higgins

por Jaime Eugenín León 3 febrero, 2019

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Señor Director: 

En carta aparecida en El Mostrador el 24 de enero del 2019, la Dra. Ana María Cárdenas y el Dr. John Ewer, expresan su gran preocupación por la decisión de las autoridades de la Universidad de O´Higgins, de no renovar el contrato a las académicas, Dras. Karina Bravo y Vania Figueroa. Esta preocupación es compartida por la comunidad de científicos de la Universidad de Santiago, quienes conforman el cuerpo académico en donde la Dra. Karina Bravo se formó como neurocientífica, pues conocemos su pasión por la academia, la calidad de su trabajo y las condiciones materiales en las cuales inició su trabajo en la Universidad de O´Higgins. Sabemos que ella ha trabajado incansablemente por obtener y desarrollar proyectos de investigación vinculados directamente con las comunidades locales, que ha realizado docencia con el espíritu generoso de quién se inicia en la academia, que ha realizado estadías de investigación en el extranjero en búsqueda de colaboración internacional, y poder acceder a alta tecnología para desarrollar su investigación. Esa dedicación ha significado que la Dra. Bravo fuese distinguida por la Sociedad Chilena de Neurociencia como uno de los cuatro investigadores jóvenes seleccionados para participar en el simposio de investigadores jóvenes el 2018.

No nos sorprende, por lo tanto, que alumnos de pregrado de la Universidad de O´Higgins hayan salido en su defensa por la calidad y preocupación académica demostrada. Por otro lado, si nos sorprende que la Universidad de O’Higgins, en un proceso informal y poco transparente, decidiera desvincular a estas dos académicas jóvenes talentosas y promisorias. Queda un gran margen para pensar que esta medida se les aplicó en represalia a la denuncia levantada por la Dra. Bravo de hostigamiento por parte de autoridades directas, y por la testificación en pro de esa denuncia, por parte de la Dra. Figueroa. Es de especial preocupación que los directivos acusados de hostigamiento participaron en el enjuiciamiento que determinó la no renovación de contrato.

Es por eso que deseamos expresar nuestro apoyo a ambas académicas y queremos abogar por una investigación imparcial y transparente, la cual vele por el respeto a la academia y los derechos de estas académicas, evitando todo tipo de discriminación y sectarismo.

Dr. Jaime Eugenín León
Director Programa de Doctorado en Neurociencia
Universidad de Santiago de Chile

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV