Miércoles, 28 de septiembre de 2016Actualizado a las 03:50

Lo encabeza Matucana 100, Balmaceda Arte Joven, Santiago Innova, Santiago Creativo y Observatorio de Políticas Culturales

Cultura - El Mostrador

Unión Europea elige a proyecto cultural chileno como el mejor del mundo

por 24 abril 2014

Unión Europea elige a proyecto cultural chileno como el mejor del mundo
Se trata del proyecto "Trama" que busca, a través de la transferencia de conocimientos y herramientas, que los artistas -sumidos en su mayoría en la precariedad antes y después del proceso creativo- puedan desarrollar fuentes estables y sustentables de financiamiento. Para alcanzar un cobertura territorial amplia, el proyecto dividirá al país en cuatro macrozonas con asentamiento en Valparaíso, El Maule, Antofagasta y Región Metropolitana. Este proyecto recibirá de la EU más de 700 millones de pesos y fue elegido como el mejor de entre 250 iniciativas presentadas en el mundo.

"La iniciativa Trama : Red de trabajadores de la cultura", presentada por un consorcio de agentes culturales sumadas a otros provenientes de la innovación y el emprendimiento, resultó seleccionada entre más de doscientos cincuenta ideas de todo el mundo. ¡El primer aplauso es para los gestores de este proyecto!". Así de claro es el embajador de la Unión Europea en Chile, Rafael Dochao, a la hora de valorar el proyecto presentado por cinco instituciones chilenas que busca devolver un poco de dignidad al oficio de artista.

"Ellos son los artífices de esta iniciativa que llega para reforzar el desarrollo de un sector cultural dinámico que contribuya al crecimiento económico, el desarrollo sostenible y mayor equidad para los trabajadores(as) del sector artístico-cultural en Chile", sostiene el diplomático, sin dejar de reiterar que acaso lo más importantes es que "profesionaliza y dignifica los oficios del arte, quehacer fundamental para las personas, para las políticas públicas y para el desarrollo integral del país".

Rafael Dochao Embajador de la Unión Europea en Chile Foto: Gentileza Embajada de la Unión Europea

Rafael Dochao Embajador de la Unión Europea en Chile
Foto: Gentileza Embajada de la Unión Europea

Trama

El proyecto inédito Trama: Red de trabajadores de la cultura, que hoy se lanza oficialmente en el Centro Cultural Matacuna 1oo, es una iniciativa que busca unir al sector artístico y cultural de cuatro regiones para abordar el tema de la empleabilidad y la sustentabilidad económica a través de aumentar los estándares de ambas variables. Este proyecto, presentado en conjunto por Matucana 100, Balmaceda Arte Joven, Corporación Santiago Innova, Santiago Creativo y Observatorio de Políticas Culturales, es el primero en su tipo en América Latina que se ocupa de rescatar la precariedad con la viven y desarrollan sus proyectos artísticos la mayoría de los artistas chilenos a fin de generar fuentes de ingresos estables.

"Es un privilegio llevar adelante un proyecto de estas características, por lo que significa representar un proyecto cultural de esta magnitud en el continente, entendiendo que Chile está en un nivel mediano de desarrollo. Fue una gran sorpresa que apoyaran y que entendieran los fundamentos y motivos de esta iniciativa. Si bien Chile, en muchos aspectos, ha tenido un desarrollo significativo en lo que se refiere al campo cultural y artístico, todavía tenemos déficit y desigualdades importantes. De todas formas, somos conscientes de que este es un proyecto que no resuelve todos los problemas pero deja proyectado un camino de desarrollo e intenta 'emparejar la cancha' por su carácter descentralizador, así como ensanchar el territorio de los artistas y del campo creativo", dice con orgullo el director de M100, Cristóbal Gumucio.

director matucana

Cristóbal Gumucio, director de Matucana 100 Cristóbal Gumucio
Foto: Javier Liaño

Entre los antecedentes que tuvo en cuenta la Unión Europea para aportar más de 700 millones de pesos al proyecto, se encuentran el limitado mercado cultural existente en Chile, con una notoria desigualdad estructural en la distribución (geográfica) de la oferta. Así también, la debilidad institucional en políticas culturales y en la profesionalización en gestión y técnica, como también la baja valoración y defensa de los derechos de los artistas.

Partiendo de ese escenario en el cual las y los trabajadores chilenos –pese a que mayoritariamente son profesionales cualificados-  no logran vivir de su profesión o lo hacen de forma muy precaria, se estableció un programa de trabajo de tres años de duración en cuatro regiones: Metropolitana, Valparaíso, El Maule y Antofagasta.

"Se eligen estas cuatro regiones entendiendo que uno de los problemas fundamentales es la centralización, la falta de oportunidades y las carencias que existen en gran parte del territorio nacional para artistas y creadores. Escogimos 4 regiones que pudiesen proyectarse, en el futuro, hacia 4 macro zonas: Antofagasta como macrozona norte; Valparaíso como macrozona centro norte; Maule como macrozona centro y la Metropolitana poniendo énfasis en los centros y periferia de la misma", explica Gumucio.

Como se entiende que ninguna región es autosustentable por sí sola, los recorridos de los bienes culturales - a juicio de los gestores- requiere de un sistema de redes dinámico y diverso. "En esa perspectiva, el proyecto intenta abordar Chile como un todo desde las macro zonas y desde la idea de responder a ciertas características diferentes que implican también distintas logísticas", aclara el director de Matucana.

Para lograr lo anterior, la iniciativa contempla cuatro ejes principales: El primero, un mercado para las artes potenciado, que requerirá de la construcción de redes intercomunales en macrozonas, incluyendo ferias de programación, convenios de circulación, e incubación de emprendimientos culturales, entre otros.

Otro de los ejes serán los actores públicos, privados y de la sociedad civil articulados, mediante actividades tales como mesas de trabajo territoriales y formulación de propuestas de políticas públicas. Un siguiente eje serán los trabajadores del sector cultural profesionalizados en gestión y capacidades técnicas y, finalmente, la sensibilización y capacitación para que los derechos de los trabajadores del sector cultural sean respetados.

El grupo objetivo de este proyecto serán artistas profesionales, técnicos, intermediarios (gestores, productores, salas de exposición, entre otros) y gremios, tanto urbanos como rurales, estimándose que a nivel nacional el beneficio llegaría a aproximadamente más de 100.000 personas.

En la base de este proyecto -y esta es una de las razones del por qué Trama resultó ganador del aporte de la UE entre cientos de iniciativas en el resto del mundo-  está instalada con coherencia la idea de que la inversión en cultura es indispensable para el desarrollo económico y democrático del país. Pero lo novedoso es que la inversión no se destina al financiamiento de un proyecto artístico en particular, como ha sido la lógica de la concursabilidad cultural en Chile, y que luego que se monta se almacena en el recuerdo, sino que la inversión está en el artista, en la dignificación del proceso creativo, a través de un componente importante de transferencia de conocimientos y herramientas.

El embajador del Unión Europea eso lo tiene claro:

"Nuestra experiencia indica que la cultura debe entenderse en lo fundamental como un vector de democracia y crecimiento económico. Hoy existe consenso en la comunidad internacional sobre el gran aporte que la cultura puede hacer al desarrollo humano, social y sustentable y (la Unión Europea) comparte la base de este proyecto respecto a que la dignidad de los artistas y creadores es clave para lo anterior", enfatiza Dochao.