sábado, 18 de agosto de 2018 Actualizado a las 20:29

Corema de Coquimbo

Notifican cargos por derrame en río Cuncumén a Minera Los Pelambres

por 29 septiembre, 2007

Entre las infracciones, se cuentan el no informar oportunamente y tampoco tomar las medidas necesarias ante el hecho, además de causar perjuicios en las aguas. La compañía admite "falta de prolijidad" en la entrega de antecedentes, pero asegura haber adoptaron las medidas para evitar que lo sucedido se repita.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La Comisión Regional del Medio Ambiente (Corema) de Coquimbo notificó formalmente esta semana a Minera Los Pelambres los cargos que se le imputan en relación al derrame al río Cuncumén ocurrido los días 3 y 4 de agosto pasado.



El proceso se inició el 28 de ese mes, luego de que la entidad acogiera las solicitudes de sanciones de la Dirección General de Aguas (DGA) y el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).



El documento detalla las posibles infracciones a tres resoluciones de calificación ambiental (RCA) cometidas por la empresa del Grupo Luksic. Entre ellas, se cuentan el no informar telefónicamente a los organismos pertinentes ni realizar el "informe escrito correspondiente dentro de las primeras 24 horas de ocurrido el incidente".



De esta forma, la acusa de no cumplir con lo estipulado de acuerdo al "Plan de Comunicaciones en Contingencias Ambientales", ya que informó recién el 6 de agosto acerca de las descargas de residuos industriales líquidos (riles) no tratados en las aguas del afluente del Choapa.



Además, le atribuye producir efectos negativos en la calidad de las aguas del río, "lo que no estaba previsto en ninguno de los proyectos de la minera calificados favorablemente en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA)". El texto agrega que la firma "no asumió e implementó en forma inmediata las acciones necesarias para mitigar, reparar o compensar estos impactos no previstos".



Finalmente, la entidad estima que vulneró la obligación de "recircular las aguas claras de relaves así como las aguas infiltradas".



La minera tiene un plazo de 10 días para presentar sus alegaciones y, a partir de dichos descargos, la Corema analiza sanciones.



Esto se suma al procedimiento de sanción iniciado por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) por incumplimiento del decreto 90, que establece la concentración máxima de contaminantes permitida para riles vertidos en aguas continentales.



Por su parte, la Unidad de Medio Ambiente del Consejo de Defensa del Estado (CDE) se encuentra en etapa de investigación de los antecedentes recolectados.



La respuesta de la compañía



En Minera Los Pelambres, aseguran que han efectuado una investigación sobre lo ocurrido y que la información será entregada a la autoridad conforme a los procedimientos necesarios.



"Tal como se ha indicado en otras oportunidades, la compañía efectuó los monitoreos correspondientes durante el incidente y con posterioridad al mismo. Los monitoreos de estas empresas independientes ya están en poder de la autoridad y demuestran que no hay daño ambiental", asegura Francisco Veloso, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Antofagasta Minerals, brazo minero del Grupo Luksic.



Consultado acerca de los motivos que impulsaron a no informar lo sucedido, explica que "las descargas de los días 3 y 4 de agosto estuvieron controladas en menos de 24 horas, provocándose un aumento en los niveles de sulfato y molibdeno, que debió ser informado de inmediato y no se hizo en los tiempos requeridos. La compañía ha señalado públicamente falta de prolijidad en la entrega de información y ya se adoptaron las medidas internas para evitar que esto vuelva a ocurrir".



El accidente



El derrame ocurrió durante el primer fin de semana del mes pasado, cuando se descargaron por espacio de 20 horas unos 5.000 metros cúbicos de riles, lo cual afectó la calidad de las aguas de manera momentánea.



Esto, debido a un incidente operacional en el sistema de drenaje del muro del tranque de relave Los Quillayes, a raíz del cual la minera decidió no derivar las aguas infiltradas que provienen del túnel de desvío a las piscinas de recirculación, desviándolo al cauce del Cuncumén.



Los Pelambres hizo un monitoreo de calidad de aguas en el momento de la emergencia, que entregó a la DGA, pero sin la certificación de un laboratorio adecuado, según informó esta última a la Conama. Los resultados mostraron altos niveles de sulfato-sales del ácido sulfúrico- y molibdeno (un metal de transición).



La DGA le solicitó un nuevo monitoreo, que fue entregado luego de dos semanas y en el que no había niveles altos de estos elementos químicos.



El 9 de agosto y el 4 de septiembre, el organismo dependiente del Ministerio de Obras Públicas (MOP) realizó nuevos muestreos que también revelaron niveles permitidos.



"Hoy estamos realizando un perfil de monitoreo especial en el interior de los túneles By-Pass y Los Quillayes, para ver el comportamiento de filtraciones y de las aguas del río. Los resultados se verán próximamente", explica el director de la DGA de la Región de Coquimbo, Carlos Galleguillos.



Además:



Vea la resolución de la Corema (formato de texto)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)