Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 12:58

Secretario general, Mario Desbordes, rechaza intención de hegemónica del gremialismo

RN defiende envío de "interventor" a la Octava Región y profundiza diferencias con la UDI

por 7 abril 2011

RN defiende envío de
Junto con destacar que al Ministerio del Interior le corresponde designar a las autoridades regionales y que estos nombramientos se hagan correctamente, el dirigente advirtió a sus socios que "es un error cómo se aborda el peso de un partido en la región, considerando sólo los diputados. Nosotros también podríamos tener derecho a opinar, teniendo en cuenta que Renovación Nacional tiene dos parlamentarios en la Región y mayoría en temas municipales".

A pesar de los insistentes esfuerzos del gobierno por cerrar el oscuro episodio provocado por la ex intendente de la Octava Región, Jacqueline van Rysselberghe, todo indica que los partidos de la Alianza no están dispuestos a dejar que el tema muera de forma natural. Lejos de ello, la iniciativa del ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter de enviar a un funcionario medio de la cartera a supervisar el rediseño gubernamental en la zona, provocó la molestia del secretario general de la UDI, Víctor Pérez, quien además es senador por la región. Con lo que activó la reacción de sus socios de Renovación Nacional, que por estos días no parecen dispuestos a dejarse amedrentar por sus aliados. Por lo que el secretario general de la casona de Antonio Varas, Mario Desbordes, advirtió que “no podemos pretender que los partidos dirijan el gobierno interior”.

Con visiones totalmente diferentes ambas autoridades partidarias apuntan hacia el jefe de gabinete de la administración de Sebastián Piñera. Mientras el dirigente gremialista criticó el envío de un “interventor” a la zona, su par de Renovación Nacional defendió la medida asegurando que hay que dejar que Hinzpeter “ejerza el liderazgo que le corresponde”, enviando a la zona, que a estas alturas parece ser el campo de batalla de los partidos oficialistas, un interventor con el fin de analizar los cambios que allí deben efectuarse a la brevedad.

Si bien Desbordes afirmó que respeta, pero no comparte, la postura de su par de la UDI, que planteó que en la zona “somos capaces de rearticular con nuestra gente el gobierno regional”, retrucó que el ministro del Interior “es el responsable de las intendencias, las gobernaciones y todas las dependencias a fines, por lo tanto que  designe a una persona del propio ministerio para abordar estas tareas es parte del quehacer diario” de su cartera.

“No podemos pretender que los partidos dirijan el gobierno interior”, insistió Desbordes, quien añadió que “tiene que existir autonomía de las autoridades y contrario a lo que dice el Senador Pérez, me parece que es un ejercicio claro de liderazgo cuando el ministro toma el toro por las astas, sobretodo en una región que está tan revuelta después de la mala gestión y de los problemas que se generaron con las autoridades UDI de Concepción”.

En Renovación no han pasado por alto el hecho de que la titular de Vivienda, Magdalena Matte, de militancia UDI, haya decidido enviar a la justicia algunas denuncias en contra del manejo de la ex intendente en materia de subsidios. En la tienda de Antonio Varas argumentan muy en privado que si una militante de la colectividad aliada decide enfrentar la polémica de esa manera, es que “no puede haber más que corrupción encubierta”.

Se acabó la hegemonía

En todo caso, Mario Desbordes, quien salió en defensa de Hinzpeter, también planteó que

“el gobierno regional no le corresponde a los senadores y a los diputados. Debe ser designado por el Presidente de la República con concurso, en este caso, del Ministerio del Interior. Resulta una intervención inaceptable del Poder Legislativo en funciones propias del Poder Ejecutivo”. Al punto que el dirigente de RN advierte que “no es saludable y no podemos caer en prácticas similares a las de la Concertación en donde existían líderes locales quienes decidían quienes eran intendentes, seremis o gobernadores. Eso no es lo adecuado. Esto ya ocurrió con la intendenta Van Rysselberghe, quien designó a su criterio a las autoridades y el modelo no funcionó. Hay que dar un giro en 180 grados en lo que se estaba haciendo en la región”.

El secretario general de RN apeló no dejarse caer “en la discusión de cupos y de cuoteos”, pues eso “no corresponde. Hay dejar en libertad de acción al Presidente. No puede ser que un partido al tener uno o dos senadores en la zona y algunos diputados, crea que tiene que ser quien designe”. Y aunque no lo dice abiertamente, entra en el debate que ha surgido estos últimos meses con más fuerza que nunca en la tienda de Carlos Larraín y que ha cobrado mucho más sentido al ver cómo terminó el complejo capítulo de la intendente Van Rysselberghe y que tiene que ver con la hegemonía de la coalición.

Una fuente de Renovación Nacional advierte que con el episodio de la Octava Región “se terminó la hegemonía de la UDI” al interior del pacto y que el hecho de tener 39 diputado “no les da más derechos que a nosotros de influir en el gobierno”.

Mario Desbordes también se refiere al punto, señalando que “es un error cómo se aborda el peso de un partido en la región, considerando sólo los diputados. Nosotros también podríamos tener derecho a opinar, teniendo en cuenta que Renovación Nacional tiene dos parlamentarios en la Región y mayoría en temas municipales. En este caso, el Presidente tiene el derecho a decidir sin presiones y sin intentos de hegemonía que no corresponden. No existe mayor derecho de la UDI al cupo de Intendente, porque eso es caer en cuoteo”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes