Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 21:20

Fue uno de los factores que incidieron en decisión de Piñera de bajarlo

El histórico conflicto Allamand-Matthei que le pasó la cuenta al fallido director de Aduanas Mario Zumelzu

por 21 abril 2011

El histórico conflicto Allamand-Matthei que le pasó la cuenta al fallido director de Aduanas Mario Zumelzu
El visto bueno del Presidente a Zumelzu debía ser un mero trámite pero a fines de la semana pasada el Mandatario frenó en seco la designación. La explicación de cercanos a Zumelzu es que el ministro de Defensa hizo gestiones ante Piñera para detener su nombramiento para cobrarle viejas cuentas a la titular de Trabajo. Zumelzu es amigo personal de Matthei y fue su abogado en el caso Drogas en 1995 que afectó las aspiraciones presidenciales de Allamand.

El 12 de abril Schwager Energy informó a la Superintendencia de Valores y Seguros a través de un hecho esencial la renuncia de Mario Zumelzu Codelia a la presidencia del directorio de la compañía. Para nadie del entorno del abogado UDI fue una sorpresa.

El defensor de la diputada UDI Claudia Nogueira en el caso de asignaciones parlamentarias y del ex intendente DC Iván de la Maza, tras detectarse fraude al fisco en el gobierno regional de Valparaíso, había aceptado la oferta del ministro de Hacienda Felipe Larraín de convertirse en director nacional del Servicio Nacional de Aduanas.

Larraín hace rato que venía barajando junto a su subsecretario Rodrigo Alvarez diversos nombres para llenar el máximo cargo del servicio.

Desprestigiada por acusaciones de corrupción, denuncias de fallas de control de drogas y la publicación de un posible fraude aduanero por parte de Cencosud,  desde mayo de 2010 Aduanas era dirigida interinamente por Gonzalo Sepúlveda y la semana pasada se le había pedido la renuncia por cuestionamientos a su gestión. Muchas de estas denuncias habían sido canalizadas al gobierno el año pasado por la entonces senadora Evelyn Matthei, quien recibió a los dirigentes en su despacho en el Congreso cuando Zumelzu los llevó a hablar con ella.

Traspié de Larraín

Siendo un jurista reconocido de la Quinta Región, ex candidato a diputado por Viña del Mar, con estrechos vínculos con la familia Urenda (era su representante en Schwager y fue asesor legislativo de Beltrán Urenda) y buenos nexos con dirigentes de Aduanas, para Larraín, Zumelzu se perfilaba como el candidato ideal para conducir el servicio. Sin esperar el resultado del concurso de Alta Dirección Pública, al cual se presentaron 153 postulantes para llenar el cargo, incluido Zumelzu, el ministro de Hacienda firmó el decreto de nombramiento y lo remitió al Presidente Piñera para su aprobación el miércoles o jueves de la semana pasada.

Mario Zumelzu. Dejó la presidencia de Schwager Energy para asumir en Aduanas.

Mario Zumelzu. Dejó la presidencia de Schwager Energy para asumir en Aduanas.

El visto bueno de Piñera a Zumelzu debía ser un mero trámite pero a fines de la semana pasada el Mandatario frenó en seco la designación. Sin dar explicaciones, se reintegró a Gonzalo Sepúlveda y La Moneda exigió a Hacienda que propusiera otro nombre. Enterado de la situación Zumelzu –dice un amigo suyo- llamó a Felipe Larraín y el ministro le confirmó la noticia. “Quedó devastado”, asegura. Recién ayer luego de una reunión a puertas cerradas entre Larraín y Rodrigo Alvarez, hablaron con el abogado de Hacienda Juan Araya y le plantearon su interés de que asumiera interinamente el cargo. ¿Qué pasó?

El fantasma del Caso Drogas

La explicación de cercanos a Zumelzu es que Andrés Allamand hizo gestiones ante Piñera para detener su nombramiento para cobrarle viejas cuentas a Evelyn Matthei. Zumelzu es amigo personal de la actual ministra del Trabajo, en Schwager compartía directorio con su hermana Hedy y desde 1995 fue asesor parlamentario de Matthei en el Congreso. Precisamente ese año tuvo un rol protagónico en uno de los episodios que marcaron el histórico conflicto entre los actuales ministros de Trabajo y Defensa.

Altas fuentes de La Moneda confirmaron a este medio que “el factor histórico” que divide a los dos ministros fue un punto “importante, pero no el único” para que el Presidente decidiera frenar el nombramiento del nuevo director del servicio de Aduanas.

Todo se originó en una entrevista que el ex ministro de Pinochet, Francisco Javier Cuadra, dio a revista Qué Pasa en 1995 donde aseguró que habían “algunos parlamentarios y otras personas que ejercen funciones públicas que consumen drogas”. Aunque no pudo probar sus afirmaciones y fue querellado por Ley de Seguridad del Estado y condenado a 540 días por el ministro Lamberto Cisternas; cuando Cuadra lanzó la bomba noticiosa, hubo quienes si le creyeron. Una de ellas fue Evelyn Matthei.

Tres años antes, en 1992, la hija del general Fernando Matthei había sido una de las protagonistas del “Piñeragate”, que hizo añicos sus aspiraciones presidenciales y las de Piñera, así como quebró a la llamada “patrulla juvenil” de RN que conformaban ambos junto a Alberto Espina y Andrés Allamand.

Ya instalada en la Cámara de Diputados como miembro de la UDI, la economista y ex colaboradora de Piñera en Bancard, pretendía figurar como diputada fiscalizadora y apoyó la acusación que Cuadra había hecho en base a comentarios extraídos de una variopinta cena en casa del senador socialista Ricardo Núñez  a la que asistieron Carlos Cruz, Belisario Velasco y Lenin Guardia. Citada en la misma Qué Pasa, Matthei dijo: “No me cabe duda que hay parlamentarios que consumen drogas” y decidió presentar acciones legales para que se esclareciera qué congresistas consumían cocaína y otras sustancias. Su abogado en la causa fue Zumelzu.

Tanto la declaración como la querella, sentían los ex amigos y compañeros de partido de Matthei, tenían “su que”. En los pasillos del edificio del Congreso en Valparaíso, los rumores apuntaban a Jorge Schaulsohn, Espina y Allamand, quien se hallaba encumbrado como presidenciable del ala liberal de RN. La denuncia ciertamente afectó sus aspiraciones de llegar a La Moneda.

“Las deudas en política no prescriben”, sintetiza un personero de la UDI cercano a Zumelzu.Mario iba a ser nombrado interino con validación de Hacienda y los gremios y posteriormente se nombraría el nuevo director. Se produce la salida del director Sepúlveda, se le pide la renuncia, Larraín firma el decreto, se lo manda a Piñera y el viernes pasado se dice que el Presidente no entregó explicación alguna pero decidió frenarlo. Esta es una pasada de cuenta a Matthei porque él fue su abogado y se querelló en representación de ella en el caso drogas. Él habló con la Matthei pero no consiguió nada”, agrega otro de los consultados.

Conjunto de factores

Zumelzu no respondió los llamados de El Mostrador y tanto Allamand como Matthei, a través de sus jefes de prensa, negaron haber hecho gestiones por su caso en uno u otro sentido.

Sin embargo tres altas fuentes de La Moneda, consultadas por separado, confirmaron a este medio que “el factor histórico” que divide a los dos ministros fue un punto “importante, pero no el único” para que el Presidente decidiera frenar el nombramiento del nuevo director del servicio de Aduanas.

Los otros factores mencionados: la resistencia que genera en las bancadas de la Alianza por su participación como abogado del ex intendente DC de la Maza y en RN de la Quinta Región por su defensa de Vasco Moulian cuando este se enfrentó al parlamentario de la colctividad por la zona, Joaquín Godoy; su larga lista de clientes que lo podría enfrentar a eventuales conflictos de interés y “el hecho de que el Presidente quiere esperar el resultado del concurso de Alta Dirección Pública”, afirman.

Un amigo de Zumelzu responde: “El no era alguien que necesitara el cargo. Profesionalmente quedó dañado y Evelyn está lastimada porque se dañó a alguien muy cercano”.

No por nada Matthei no aplaudió cuando Allamand juró como ministro de Defensa. De vuelta, Allamand tampoco.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes