martes, 21 de agosto de 2018 Actualizado a las 07:40

En el Gobierno hubo sorpresa por decisión papal de venir a Chile al final de la administración

La trastienda política de la visita de Francisco y por qué eludió reunirse con Piñera

por 12 enero, 2018

La trastienda política de la visita de Francisco y por qué eludió reunirse con Piñera
En más de una ocasión el jerarca de la Iglesia católica ha dejado en claro su crítica mirada al sistema neoliberal, ha fustigado a quienes privilegian el “Dios del dinero” y ha parafraseado al ex Mandatario de Uruguay, José Mujica, al afirmar que quienes tienen ese gusto por "el dinero, los banquetes exuberantes, las mansiones suntuosas, los trajes refinados o los autos de lujo", por favor “no se metan en política”. A nivel político se comenta que en la relación privilegiada del Presidente electo con su homólogo argentino, Mauricio Macri, así como en sus perfiles similares de políticos-empresarios, se habrían basado las razones para que las señales desde el Vaticano hayan sido en sentido contrario a facilitar una bilateral entre el jefe de Estado electo y su par del Vaticano.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Aunque solo uno de los cuatro días que estará el Papa Francisco en Chile tiene la categoría de visita de Estado, lo cierto es que la venida del Jorge Bergoglio la próxima semana es profundamente política, plagada de gestos y guiños que van más allá de la connotación pastoral que tendrá el grueso de su agenda pública. La trastienda de esta gira va desde la decisión del Vaticano de concretar su llegada en este momento, con un Gobierno que está a solo dos meses de concluir, hasta la forma en que el jerarca de la Iglesia católica esquivó toda chance de reunirse a solas con el Presidente electo, Sebastián Piñera.

Fue el 18 de diciembre, al día siguiente de la segunda vuelta presidencial, durante la visita protocolar que le hizo en su casa la Conferencia Episcopal, que Piñera –católico reconocido– les planteó directamente a los obispos, liderados por el cardenal Ricardo Ezzati, su intención de reunirse con el Papa Francisco en su calidad de Mandatario electo. Incluso, la intención original de Piñera era tener zanjado su gabinete para este momento, puntualmente el que sería su canciller para que lo acompañara a dicha cita.

“Ha sido una reunión muy cordial, en la que hemos tocado los temas que más nos importan, presentes en nuestra última Carta Pastoral 'Chile un Hogar para Todos'. El tema de la vida y la familia, que es fundamental para nosotros, y algunos aspectos de la visita del Papa", dijo ese día, a la salida del encuentro, el presidente de la Conferencia, el obispo castrense Santiago Silva.

Públicamente ha trascendido que en esa ocasión los obispos le dijeron a Piñera que era complicado concretar ese encuentro por razones de protocolo, pero lo cierto es que la Conferencia Episcopal –según afirmaron fuentes políticas, autoridades de Gobierno y en el seno de la comisión organizadora de la visita– ya había sondeado de antemano en el Vaticano la viabilidad de una reunión de esas características, sin encontrar una respuesta positiva.

Entre quienes están al tanto de los detalles de la visita papal, explicaron que las razones de Francisco para eludir reunirse a solas con Piñera pasan por el hecho de que el Presidente electo tiene una impronta demasiado similar a la del Mandatario argentino, Mauricio Macri, con quien el Papa mantiene una relación bastante fría. En tal sentido, cabe recordar que la idea original de esta visita era que, junto con Chile, Bergoglio fuera a Uruguay y Argentina, su país natal, pero eso fue modificado, quedando solo el paso por nuestro país y Perú.

Francisco ya ha visitado Brasil (2013), Bolivia, Paraguay y Ecuador (2015), Colombia (2017) y, ahora, Chile y Perú. La presencia del Papa solo a este lado de la cordillera no ha pasado inadvertida en la nación trasandina, es más, este jueves el vocero de la Conferencia Episcopal de Argentina, Jorge Oesterheld, reconoció a Radio Mitre que "es medio raro, nos cuesta un poco a los argentinos digerir esto” y, si bien evitó darle una interpretación política, sí insistió en que “es un poco doloroso que pase por arriba nuestro y aterrice en otro lado”.

Más de un millón de argentinos cruzarán la frontera la próxima semana para venir a Chile a ver al Papa en Santiago, Iquique y Temuco; también lo hará una delegación de la conferencia de obispos de dicho país. Asimismo, para el acto masivo en el sur, está contemplada la asistencia de varias organizaciones sindicales que se encuentran en abierta tensión con la Casa Rosada.

En el seno de la comisión organizadora de la visita papal y en el Gobierno entienden dicha decisión como una señal de la distancia que tiene con Macri. Nunca han sido cercanos, la primera vez que se reunieron en el Vaticano la cita fue estrictamente protocolar, duró solo 20 minutos. Sus diferencias se profundizaron con el acento que el Presidente de Argentina puso en algún momento en temas como el aborto y el matrimonio homosexual, pero sobre todo la brecha entre ambos radica en la dura opinión sobre el sistema neoliberal que tiene Francisco, quien ha fustigado varias veces a quienes privilegian el “Dios del dinero”.

Entre quienes están al tanto de los detalles de la visita papal, explicaron que las razones de Francisco para eludir reunirse a solas con Piñera pasan por el hecho de que el Presidente electo tiene una impronta demasiado similar a la del Mandatario argentino, Mauricio Macri, con quien el Papa mantiene una relación bastante fría. En tal sentido, cabe recordar que la idea original de esta visita era que, junto con Chile, Bergoglio fuera a Uruguay y Argentina, su país natal, pero eso fue modificado, quedando solo el paso por nuestro país y Perú.

Durante el acto de clausura del III Encuentro Mundial de los Movimientos Populares que se desarrolló en Roma en noviembre de 2016, el máximo jerarca de la Iglesia católica –de cuna jesuita– criticó el régimen capitalista: “¿Qué le pasa al mundo de hoy que, cuando se produce la bancarrota de un banco, de inmediato aparecen sumas escandalosas para salvarlo, pero cuando se produce esta bancarrota de la humanidad no hay casi ni una milésima parte para salvar a esos hermanos que sufren tanto?”.

En esa misma intervención, pidió liberarse del "apego a las cosas materiales”, el gusto por "el dinero, los banquetes exuberantes, las mansiones suntuosas, los trajes refinados o los autos de lujo" y, además, parafraseó al ex Presidente de Uruguay, José Mujica, al sentenciar que “quien tenga afición por todas estas cosas, por favor, que no se meta en política”.

Piñera y Macri no solo poseen perfiles similares como empresarios de centroderecha que pasaron a la vereda política, sino que además tienen una relación privilegiada, de años, al punto que cada vez que su par trasandino ha visitado Chile, ha cenado en la casa del actual Presidente electo.

A nivel político, en la derecha se comenta que fue el rechazo a reunirse con Piñera lo que llevó a dilatar la definición del gabinete –originalmente pensada dentro de los primeros 15 días de enero– y postergarla para después de la visita papal, ya que no era necesario, con tanta premura, contar con un canciller nominado.

Así, a pesar de las intenciones de Piñera, su papel la próxima semana será el de un invitado más a La Moneda el día 16 de enero, cuando Francisco se reúna con la Presidenta Michelle Bachelet, en el marco de la visita de Estado, donde se espera que hable en los patios de Palacio ante ministros, parlamentarios, funcionarios y ex mandatarios convocados para dicho momento. También está invitado por la Iglesia católica, al día siguiente, al encuentro que se realizará a las 19:00 horas en la sede central de la UC, donde el Papa hablará unos 15 minutos ante unas 3 mil personas.

Sintonía fina

Fue en junio del año 2015, durante la visita que Bachelet hizo a la Santa Sede y en la reunión de 45 minutos que tuvo con el Papa, que le extendió la invitación formal a visitar Chile. Al salir de dicha cita, la Presidenta afirmó ante los medios acreditados en el Vaticano que Francisco es "un pastor muy humano", que "es un gran conocedor de la región" y que “hablamos de temas sustantivos, de temas de la región, de qué manera vamos avanzando para que la región siga dándoles las máximas oportunidades y derechos a todos sus habitantes".

Fue ahí cuando dijo que habían hablado de su posible visita a Chile, que no había fecha estimada, que “probablemente será el 2016” –señaló en dicha ocasión– en el marco de su paso también por Argentina y Uruguay.

Fue en junio del 2017 cuando la Iglesia católica, en voz del cardenal Ezzati, confirmó públicamente la venida de Bergoglio a Chile para principios de este año y que su siguiente destino sería Perú. En La Moneda diversas autoridades reconocen que les sorprendió que el Vaticano definiera esta fecha para la visita papal, dada la condición de cierre que tiene la actual administración en estos momentos y agregaron que pensaron que era de toda lógica que el Papa considerara que era mejor para la agenda de la Iglesia católica venir al principio de un nuevo Gobierno.

“La verdad es que sorprendió bastante que dijera que sí y que eligiera esta fecha”, afirmaron en Palacio, ya que insisten en que Bachelet es intrascendente para la agenda de la institucionalidad católica, al ser una autoridad no solo agnóstica y de izquierda, sino que además está de salida.

En Palacio y en la comisión organizadora dicen que Francisco y Bachelet se tienen mutua simpatía, que ambos son carismáticos y que sobre todo tienen una sintonía muy fina en tres temas que al jerarca de la Iglesia católica le interesan mucho: medio ambiente, pueblos originarios y migración.

El Papa Francisco aterrizará en Santiago el lunes 15 de enero, en medio de la demanda pública para que haga un gesto hacía las víctimas de abusos sexuales cometidos durante años por al menos unos 80 sacerdotes chilenos, según se informó en los últimos días. Es una posibilidad que no se ha descartado, aunque por ahora lo único que se agregó fuera de programa es la decisión papal de sostener un encuentro en Iquique con familiares de quienes sufrieron violaciones a los derechos humanos en la dictadura de Pinochet.

Nadie tiene una respuesta concreta de por qué Jorge Bergoglio escogió Chile para realizar una visita de Estado de un día y otras tres jornadas de gira pastoral. Para algunos, hay ciertas cuotas de estabilidad social que le interesa observar; otros, agregaron que la realidad actual en los temas de su interés –inmigrantes y la situación del pueblo mapuche– llamaron su atención; que posee una mirada positiva hacia las reformas del Gobierno e, incluso, que tiene interés especial en los temas fronterizos de la región y nuestro país ha registrado tensiones los últimos años en este punto.

En la comisión dicen que Chile es un “desafío secular” para el Vaticano, donde están conscientes del alto nivel de rechazo que hay a la máxima cabeza de la Iglesia  atólica como institución, en comparación con otros países de América Latina. La encuesta Cadem de esta semana apuntó precisamente a eso: solo el 23% de las personas considera importante la gira del Sumo Pontífice a Chile y un 50% aseguró que es poco relevante.

En La Moneda –tanto actuales autoridades como ex inquilinos que sí estaban en esas fechas en Palacio– explicaron que la invitación que cursó Bachelet tuvo su razón de ser en la coincidencia de la mirada crítica a los efectos negativos del modelo neoliberal, una visión que en ese momento ayudaba mucho para darle sustento y transversalidad al discurso gubernamental sobre la importancia y necesidad de implementar las reformas que impulsó la administración bacheletista, para acercar condiciones de mayor equidad social.

Jamás fue pensado, reconocieron en Palacio, como un posible broche de oro para el cierre del Gobierno y añadieron que, solo una vez que el Vaticano confirmó la fecha, la visita de Francisco ha adquirido los ribetes de un hito para poner fin a la segunda administración bacheletista.

En la comisión organizadora dicen que no hay precedente en el país para el despliegue que se requiere y nivel de detalles que se deben considerar para asegurar que el paso del Jorge Bergoglio por Chile no registre sobresaltos ni se convierta en un búmeran político ni social. “No hay punto de comparación posible con lo que fue la venida de Juan Pablo II en 1987, eran otras condiciones, era dictadura, este era otro país”, afirmaron desde la comisión.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)