martes, 27 de octubre de 2020 Actualizado a las 12:37

BRAGA

Otras formas de maternidad: “Me hice cargo de mi hermana de un año cuando iba en quinto básico”

por 11 mayo, 2020

Otras formas de maternidad: “Me hice cargo de mi hermana de un año cuando iba en quinto básico”

Créditos: Nikolay Osmachko en Pexels

La maternidad, llegar a un alto cargo laboral y mejores estudios, son algunos ejemplos de las vías que muchas personas eligen para sentirse realizadas y realizados personalmente como seres humanos. Lo socialmente establecido dictamina, en este sentido, que después de hallar la estabilidad económica, una pareja emprenda el camino de formalizar aún más la relación a través de los hijos, sin embargo, ¿es esta la única vía de la maternidad?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A propósito del recientemente celebrado día de la madre, la realidad es que hay muchas otras maneras en las que una mujer puede convertirse en mamá, por ejemplo, hacerse cargo de la crianza de los hermanos, la inseminación artificial, la adopción, a través de una familia ensamblada, etc. Es por eso que varias lectoras compartieron sus testimonios acerca de cómo, se hicieron cargo de otro ser humano.

Colomba* es una joven de 24 años que actualmente reside en Santiago Centro, pero en su infancia, vivía en Cajón del Maipo. Allí, desde que cursaba quinto básico en adelante, tuvo desde muy pequeña que hacerse cargo de la educación y crianza de su hermana, sin embargo, esta crianza tenía un miedo de trasfondo. Colomba había sido abusada sexualmente por su hermano mayor, “por miedo a que le pasara algo, prefería ser yo la que la viera en todo momento”.

“Cuando mi hermana tenía un año de vida, mi mamá se fue a trabajar al sur, entonces yo tuve que preocuparme de todo, yo le enseñé a ver la hora, a leer, vestirse. Iba a sus presentaciones, a las reuniones de colegio, los profesores sabían que mi mamá no era presente y me dejaban estar a cargo de ellos (…) Básicamente yo crecí siendo mamá de mi hermana, de hecho, mi hermosa siempre me hace cosas para el día de las madres. Yo iba en quinto básico y la iba a dejar a la sala cuna, salía del colegio y la iba a buscar para que nos fuéramos a la casa”, contó Colomba.

Créditos: Wayne Evans en Pexels

Colomba dejó de estar a cargo de su hermana diez años después, cuando se independizó… “Yo le tenía miedo a mi vieja, miedo a decirle que ella se hiciera cargo, porque me decía que yo solo la ayudaba, pero en verdad yo hacía todo, ahora cuando yo me fui de mi casa, mi mamá vio todo lo que yo hacía, y mi hermana se empezó a desordenar porque yo no estaba ahí, ella reparó en la labor y me pidió perdón, pero los papás nuestros brillaban por su ausencia”.

Otra experiencia que nuestras lectoras compartieron con El Mostrador Braga, es la de Almendra*, cuya familia decidió proteger a una niña que, de un ambiente con drogadicción, sin ellos, su única otra opción hubiera sido el Sename.

“Mi hermana adoptó a mi sobrina desde recién nacida. La mamá era una mujer drogadicta, la bebé no era de su esposo y trató de abortar tres veces, pero no le resultó. Ella viajó por la bebé desde Colombia, ella me decía que se la estaba pidiendo mucho a Dios y que por eso cree que todo fue así, rápido”, narró.

Al inicio la hermana de Almendra le mintió a la familia, “nos dijo que la niña era de ella (nosotros estábamos en Colombia y ella aquí en Chile), porque creía que la íbamos a rechazar (cosa que nunca haríamos). Mi mamá se vino a Chile a cuidarle la dieta y se dio cuenta de la verdad. Al inicio si se enojó por la mentira y por no confiar en nosotras. Ahora ya tiene 5 años mi muñeca. Siempre tratamos de darle todo el amor”, comentó.

En ese sentido, hasta el día de hoy la niña no sabe quién es su madre biológica, “mi hermana y yo siempre hablamos del día en que ella le dirá la verdad, no queremos contarle todo a detalle, pero sí que se entere por ella, y no por otras personas, ya que tuvimos una experiencia con una hermana, un tío la llamó y le contó que no era hija de mi papá, cosa que ninguno de nosotros sabíamos, ya que él lo quiso así”, narró.

Otra historia sobre maternidad es la de la co-fundadora de Familia es Familia, Claudia Amigo, quien junto a su pareja, Claudia Calderón, se han dedicado a la maternidad de su niña, sin embargo, esta historia tiene un trasfondo maternal más profundo aún.

Claudia Amigo era una mujer soltera que decidió ser madre, así de simple. “Nuestra familia es lo que llaman una familia ensamblada porque yo decidí ser madre de Gabita, pero en ningún momento tomé esta decisión en conjunto con una mujer, sino que fue una decisión que hice por mí misma y sin esperar haber tenido una pareja (…) al igual que muchas mujeres heterosexuales que quieren ser madre y no tener pareja, que no quieren depender de ningún hombre”, comentó.

maternidad

Créditos: Kristina Paukshtite en Pexels

Ella tomó la determinación de ser madre soltera, porque tenía el deseo de cuidar y dar amor a otro ser humano, sin embargo, no imaginaba que pocos años más tarde, se enamoraría profundamente de otra persona, y continuaría el camino de la maternidad con una pareja a su lado. “Cuando nació Gabita, nunca me dejó de asombrar la belleza y lo maravilloso que es como persona y verla crecer … Desde que era muy guagüita, ver cada paso, ver cada cosa que hacía, su sonrisa, sus ojos, su alma, cómo se comunicaba conmigo sin palabras, pero con su lenguaje no verbal, era de verdad yo creo que una etapa tan maravillosa, porque no puedo poner una palabra que justifique lo hermoso que es”.

Al momento en el que la relación entre Amigo y Calderón comenzó a establecerse y proyectarse, Claudia cuenta que nunca existió una conversación acerca de “tener dos mamás”, que la relación de madre e hija se dio de una manera natural, “yo di a luz a Gabriela, pero cuando veo la relación que tienen Clau y Gabi… es una relación justamente de las familias que uno elige, no la familia que te tocó”, contó.

“No quiero que nadie se quede con la idea errónea de que la familia tiene que, o debe ser fundada en dos personas adultas que decidan tener hijos, porque muchas veces puede ser una persona adulta decide ser madre o padre soltero y en el camino, puede de repente como nos pasó a nosotras, integrar una tercera persona a la familia, y esa tercera persona también puede co-criar y puede tomar el nombre que la familia quiere que tome”.

Además, Claudia considera que el decidir ser mamá de una manera independiente, es un acto de entender “que la relación que se puede desarrollar -porque nada es garantizado en esta vida-, es la de un guía, porque quien uno cría puede tomar distintos caminos de ti, puede cambiar, puede transformarse, tiene todo el derecho a cometer errores, crecer, conocer el mundo, descubrirlo por sus propios medios”, finalizó.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día