domingo, 12 de julio de 2020 Actualizado a las 16:51

BRAGA

“Armar y desarmar”: el late de Natisú que busca visibilizar el trabajo de mujeres y disidencias en torno a la producción musical

por 30 junio, 2020

“Armar y desarmar”: el late de Natisú que busca visibilizar el trabajo de mujeres y disidencias en torno a la producción musical
La cantante y productora musical Natalia Suazo (Natisú), debutó hace unas semanas con un nuevo espacio de conversación a través de la plataforma de Ruidosa Fest que busca visibilizar el trabajo de mujeres y disidencias en torno a la producción musical. El Mostrador Braga conversó con la artista acerca del late, la situación actual de las mujeres y disidencias en la música y sobre la organización que ha surgido en esta materia.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Natalia Suazo, también llamada Natisú, es una cantante y productora musical de la última generación de músicas chilenas, ya conocida por sus trabajos como solista y por formar parte de proyectos encabezados por Camila Moreno y Francisca Valenzuela. Versátil en su terreno, hace unas semanas debutó con un late show a través de IGTV de la plataforma perteneciente a Ruidosa fest. “Armar y desarmar” es un programa de conversación que busca visibilizar el trabajo de mujeres y disidencias en torno a la producción musical. Natisú conversó con El Mostrador Braga sobre detalles de este late y el activismo con perspectiva de género en la música nacional.

“La idea partió en mi cabeza por dos razones, una porque noté que no hay espacios de conversación sobre producción musical, en general todas las entrevistas, artículos, notas, críticas, reseñas son sobre les interpretes o sobre la composición –las canciones- pero nadie habla de cómo se hizo esa canción, hablando de manera más arquitectónica, de la construcción de ese sonido, de la elección de los elementos para generar ese sonido, la elección de los instrumentos, de los micrófonos, de los plugins, etc”, comenta Natisú para iniciar esta conversación.

La llegada de la crisis sanitaria también ha golpeado a este sector, dando paso a un segundo motivo que impulsó a la artista en su idea de crear este programa.  “Me pasó que por la situación sanitaria en la que estamos y el desastre económico, empecé a ver que todos están haciendo muchos lives, sobre todo los que trabajan en el rubro de la música, pero a veces me parece un despropósito usar ese espacio que puede ser bien valioso y de harto alcance solamente en “voy a mostrar mis canciones”, bacán yo también lo hago, porque estamos en un rubro muy precario donde además no hay inversión en difusión -lo hay, pero es bajo- los medios especializados en música están en decaída porque tampoco hay recursos para eso. Entonces entiendo la necesidad de difundir el material propio a través de tus redes, de un live o de las formas que sean posibles, pero yo siento una responsabilidad social de ocupar estas plataformas también para difundir y visibilizar otros temas y me parece importante hablar de este tema que es una pega que en la música en general es muy importante para sacar un disco y que está muy escondida invisibilizada y muchas veces no es bien pagada también”, explica Natisú para dar contexto a su nuevo espacio de conversación.

Los temas que dan vida a “Armar y desarmar”

“Es un late, tiene toda la onda de late, la idea es que sea algo muy relajado y algo muy entretenido para quien está siendo invitado y para quienes están viendo el programa. También tenemos la intención de que sea dentro de lo posible educativo, siempre trato de mencionar algún programa, algún software que está para descargar de forma gratuita o que su licencia es barata, siempre trato de mencionar algunos recursos o herramientas para personas que a lo mejor les interesa la producción musical y les da miedo o no están seguras o no confían, porque nos han enseñado a no confiar en nuestras habilidades, así que también tiene un poco esa intención, es educativo, pero súper informal y chistoso a la vez”, cuenta Natalia acerca de los pormenores de su programa.

La educación es un tema importante para la cantante, ya que la producción musical es terreno desconocido para las audiencias. Y es que la forma de aproximarnos a la música es en general una vez que el producto ya se encuentra terminado y listo para ser apreciado y difundido en forma de canción. “Primero veía que había un vacío en ese sentido y que en Latinoamérica o bueno en Chile no se conoce bien cuál es el rol del productor musical”, explica.

La artista a la vez reflexiona sobre la fuerte influencia masculina en este terreno “además secundado por la idea de que la producción musical siempre ha estado protagonizado por hombres, si uno piensa en producción musical piensa en Diplo, en Nigel Godrich, piensa en George Martin, uno piensa en hombres, no piensa directamente en mujeres y/o disidencias y mi idea es visibilizar a quienes estamos trabajando en la producción musical y que no somos hombres”.

Este programa por tanto invita a conocer el proceso de construcción de una canción desde cero “cuando uno compone una canción y la empieza a producir es como armar una casita, como a construir una estructura y después uno presenta esa estructura en sociedad y en los capítulos lo que hacemos es desarmar esa estructura, hablamos de cómo nació, vamos al momento de la creación donde sólo existían dos elementos (guitarra y voz) entonces por eso es “Armar y desarmar” y también es un homenaje a una canción de Fakuta que se llama así”, profundizó.

El programa lleva cuatro semanas siendo transmitido a través del Instagram de Ruidosa fest a cargo de otra destacada cantante nacional, Francisca Valenzuela, quien invitó a Natalia a transmitir su programa a través de esta plataforma. Esto luego de haber compartido instancias de trabajo anteriores, entre las que destaca una colaboración como investigadoras en un estudio que caracteriza la participación de mujeres en grandes festivales en Latinoamérica. Francisca también fue una de las invitadas de las primeras semanas, junto con Juanita la O, Camila Moreno y Yorka. Para las semanas de julio se preparan las ya confirmadas Vicky Cordero y Javiera Mena.

Natalia también destacó el trabajo de otras productoras musicales en la escena nacional, entre las que figuran Dadalú “ella produce toda su música, no sé si a otras personas, pero sí produce toda su música la encuentro extremadamente creativa se sale de todo libreto, de todas las estructuras de producción musical, lo que me parece bacán porque eso es lo que tenemos que hacer las mujeres y disidencias, no seguir tanto el libreto de les productores musicales históricos, tampoco significa borrar esa historia, pero me encanta que hayan mujeres haciendo cosas tan creativas, tan fuera como tan impactantes”, dice y seguidamente menciona a Fakuta “ella produce de manera súper elegante, su música es hermosa, sus arreglos son hermosos, su producción es impecable, me gusta mucho lo que hace”.

Mujeres y disidencias organizadas con la música nacional

Natisú forma parte de la coordinación de TRAMUS (Trabajadoras de la música  mujeres y disidencias) y también de ROMMDA (Red de organizaciones en la música, mujeres y disidencias asociades) de la cual TRAMUS es parte, en conjunto con Ruidosa, La Matria, Stage Ninjas, MUSAP, Mesa de género de IMI Chile, Mesa de género de IMUVA, UDARA mujeres y rock, Satélite LAT, Red Muchacha.

Natalia explica que “ROMMDA nace desde el comité político de TRAMUS, desde donde comenzaron a vincularse con organizaciones con objetivos similares, formando así una red aglutina a las organizaciones mencionadas en torno a diversas tareas que hace necesaria la movilización de este sector.  Algunos temas de interés común son  la recopilación de de estudios información sobre políticas culturales y sobre la participación de mujeres en la música en Chile y otros países.

Respecto de lo anterior, la artista expone “la brecha de participación de mujeres en la música en todas sus áreas es súper concreta no es una idea nuestra no más, no es una sensación, es real, hay estadísticas, hay cada vez más estudios en Chile como en Latinoamérica y en Norteamérica y es bien curioso lo que sucede porque según estos estudios las mujeres y disidencias que trabajamos en la música por lo general tenemos más estudios que los hombres, es decir, somos más propensas a hacer magísteres y a especializarnos aún más y aún así nuestro trabajo es menos validado y tenemos que hacer el doble de esfuerzo porque se valide nuestro trabajo”.

Finalmente, se refiere a las tareas de ROMMDA y TRAMUS. Expresando que la misión de TRamus es incentivar el trabajo de mujeres y disidencias, incentivar la organización y visibilización de las disidencias y ROMMDA se encuentra enfocada en la incidencia en Políticas Públicas y privadas.

La artista evalúa la participación de estas organizaciones positivamente “nuestra visión de lo que se viene a futuro es bien optimista, pero bien guerrero también, sabemos que no hay mujeres en posiciones de poder, de toma de decisiones sobre lo que pasa en la música, ni en el consejo de la música, ni en el consejo de la SCD, nosotras tenemos que ir reclamar estos espacios y tenemos que estar también fiscalizando el trabajo que pasa en estas instituciones más formales por lo que sabemos que se viene duro, osea ya está muy duro con lo que pasa en la pandemia (…) las mujeres no sólo con nuestros roles en la música, si no que por ser mujeres y disidencias hemos estado más precarizadas en tantos sentidos, que si pudiera hablar sólo de eso, me demoraría 10 minutos más en responderte, pero  las mujeres y disidencias siempre hemos estado más precarizadas económicamente, socialmente, culturalmente, en nuestras labores, con la pandemia se hace mucho más durísimo de llevar, pero también mucho más motivante para estar ahí dando la pelea”, finalizó.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

Noticias

Noticias del día