sábado, 16 de octubre de 2021 Actualizado a las 23:34

Yo opino

Castigo a la maternidad

por 29 abril, 2021

Castigo a la maternidad

Créditos: Foto de Josh Willink en Pexels

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las sociedades modernas hoy se caracterizan y están reclamando, cada día con más fuerza, avanzar bien y rápido hacia la integración de la mujer. Solo alcanzaremos ese objetivo cuando terminemos con las brechas sociales y económicas entre hombres y mujeres. En la realidad del mundo laboral, eso implica aumentar la participación de las mujeres y cerrar las brechas salariales. Las mujeres hacemos una contribución esencial al darle sensibilidad, diversidad y miradas a los equipos de trabajo. Debería ser, entonces, fundamental que como sociedad logremos compatibilizar trabajo y maternidad.

El subsidio postnatal pretende justamente avanzar en la protección de la maternidad. De hecho, en el mensaje de la ley se señala que “en Chile ser madre no debe ser un impedimento para tener trabajo, y tener un trabajo no debe ser un impedimento para ser madre”. Pero la realidad es que, para muchas trabajadoras independientes, la historia es distinta. La nueva ley que obliga a los trabajadores independientes a cotizar para seguridad social nos ha dejado expuestas a las distintas interpretaciones de los organismos respecto de nuestro derecho a recibir el subsidio. Lejos de darnos seguridad y protección, esto genera incertidumbre, incertezas e indefensión.

Una trabajadora independiente que está embarazada no tendrá certezas del monto de su subsidio sino hasta que la isapre apruebe su licencia médica. Es decir, pocas semanas antes de dar a luz. Esto, evidentemente, la deja en una situación de incertidumbre.

Desde el año 2019, las trabajadoras independientes hemos tenido la obligación de cotizar por seguridad social. Esta cotización obligatoria se materializa mediante la retención de remuneraciones por parte del SII, que irá aumentando gradualmente desde 10% a 17%. Sin embargo, la ley permite que las trabajadoras podamos también cotizar de manera voluntaria de forma tal de estar protegidas por la totalidad de nuestro ingreso. Es así que algunas trabajadoras independientes tendrán doble calidad jurídica: cotizante obligatoria y cotizante voluntaria.

El problema está en que, tal como se aprobó la ley, existe un vacío respecto de esta doble calidad jurídica, al no estar regulados sus efectos. Ante esta omisión, las Isapres han resuelto considerar únicamente la cotización obligatoria. Ello a pesar de que la Superintendencia de Seguridad Social dictó una circular con instrucciones claras respecto al derecho de recibir ambas cotizaciones.

Esta situación es grave por cuanto la forma de cálculo del subsidio maternal para cada una de las categorías es distinta. Para la cotización obligatoria se utiliza la remuneración imponible anual del año anterior a la licencia médica, mientras que para la voluntaria se utiliza el promedio de la remuneración imponible de los últimos seis meses anteriores al mes en que se inicia el reposo . Dada la naturaleza del trabajo como independiente, estos montos pueden ser sustantivamente distintos.

Así, una trabajadora independiente que está embarazada no tendrá certezas del monto de su subsidio sino hasta que la isapre apruebe su licencia médica. Es decir, pocas semanas antes de dar a luz. Esto, evidentemente, la deja en una situación de incertidumbre. Y lo que es aún peor, su caso particular podría tener que resolverse mediante un reclamo a la autoridad correspondiente, lo que demorará meses y muchas veces le costará parte de su subsidio.

El embarazo y la maternidad son momentos de particular vulnerabilidad para las mujeres trabajadoras, y la sociedad debería brindarles una especial protección. Pero la verdad es que la nueva ley nos deja con más preguntas que respuestas. Lo que sí queda claro es que el Estado ha fallado en darle seguridad a muchas madres trabajadoras independientes y que, si queremos reducir las brechas entre hombres y mujeres, debemos generar las condiciones para que la maternidad no sea un castigo.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día