martes, 19 de noviembre de 2019 Actualizado a las 08:15

OPINIÓN

Autor Imagen

¡Basta ya muchachos!

por 14 septiembre, 2019

¡Basta ya muchachos!
“Para lo que viene tienen que estar todos y te olvidaste de (Marcelo) Díaz, que es un jugador valioso, muy importante”, declaraba Claudio Bravo terminado el juego ante Honduras. Pero ya es tiempo de decir basta de pedir a este u otro, basta de condicionar el trabajo del técnico, basta de los egos. Lo que importa es la selección. No más prebendas y concesiones.  
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

San Pedro Sula, Honduras. Chile cae ante el equipo local. Es un amistoso, pero vuelven a aparecer los mismos fantasmas de antaño. Chile queda en deuda y se vuelve abrir el flanco de los liderazgos.

“Para lo que viene tienen que estar todos y te olvidaste de (Marcelo) Díaz, que es un jugador valioso, muy importante”, declaraba Claudio Bravo terminado el juego. O sea, otra vez uno de los referentes abría el polémico tema de los liderazgos y quienes deben estar o no con la camiseta de la Roja.

Entonces la reflexión viene inmediata. ¡Basta ya muchachos! Basta de pedir a este u otro, basta de condicionar el trabajo del técnico, basta de los egos que han ido mermando y minando el espíritu de equipo, basta de esta lucha de poderes que tiene a todos los hinchas hastiados y cansados de sus protagonismos fuera de la cancha. Basta de la complacencia y pasividad de Rueda. Por favor, dejen de lado las individualidades y traten, por lo menos en cada citación, de tener un sentido más amplio de lo colectivo y grupal.

También hay que saber mirar hacia adentro y nuestra labor. Estuvimos cuatro días discutiendo sobre la capitanía. No digo que no sea un tema para debatir, pero se gastó tiempo en una “polémica” absurda y desgastante, sin sentido y orientación. También somos responsables desde el medio periodístico.

Nadie dejará de desconocer aquellos dos fantásticos títulos de Copa América, rompiendo todos los paradigmas de más de cien años de fracasos y frustraciones. Pero por favor, paren ya con ese discurso de solicitar eterna pleitesía por lo que consiguieron. Eso ya fue, nadie lo borrará, pero fue muchachos…ya fue. 

¿El pedido de Bravo qué trae consigo? Un nuevo frente de discusión si es que el colombiano decide volver a citar al volante de Racing. Si no viene, será una lectura de tomar posición por un bando u otro. Si lo convoca, seguramente abrirá frente para que el “otro” sector se sienta tocado. Vuelvo a una premisa antigua, si bien en los grupos no todos son amigos y compadres, siempre han existido grupos y por distintos motivos. Pero el trabajo del líder-técnico, es generar un mensaje único. Lo que importa es la selección, no los egos e individualidades. No más prebendas y concesiones. Basta de “emoticones, banda pitillo, sapos, etc.”. Basta de un lenguaje básico y ramplón.

Si la ANFP se fijó en Rueda fue por su currículum, experiencia y carácter. Los años de oficio lo avalan, algo le ha pasado en esta presencia en Chile. Lo veo sin fuerza y sin convicción. Este es un grupo “bravo” y así lo fueron diciendo los anteriores técnicos, por eso y antes de iniciar la carrera final rumbo a Qatar, el colombiano debe dar un golpe de timón en la mesa y marcar de una vez por todas sus determinaciones y dejar de escuchar los recados y mensajes de algunos jugadores. Es cierto que no nos sobran los jugadores, como para pensar en dos o tres equipos de categoría, sin embargo ya se cayó en una dialéctica sin sentido y rumbo. Solo se daña a la Roja.

Nadie dejará de desconocer aquellos dos fantásticos títulos de Copa América, rompiendo todos los paradigmas de más de cien años de fracasos y frustraciones. Pero por favor, paren ya con ese discurso de solicitar eterna pleitesía por lo que consiguieron. Eso ya fue, nadie lo borrará, pero fue muchachos…ya fue.

Este presente es enredado y poco claro. ¿O acaso creen que los hinchas que sufren por la Roja están esperanzados para la Clasificatoria?

Concepto de liderazgo: es el conjunto de habilidades gerenciales o directivas que un individuo tiene para influir en la forma de ser o actuar de las personas o en un grupo de trabajo determinado, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo hacia el logro de sus metas y objetivos. ¿Se entiende? Grupo de trabajo, no motivaciones individuales.

Todo esto, post eliminación de Rusia 2018, es una herida que sigue sangrando y lo más penoso es que no han sido capaces de encerrarse en un camarín, decirse las cosas a la cara, cerrar este círculo vicioso de mandar recados por redes sociales y dejar todo a la interpretación periodística. Son grandes y adultos (cuando quieren). Por eso invoco una vez más a Reinaldo Rueda y que se plante como líder, no solo de estrategia o preparación de pizarra. Lo conmino a tomar la mejor decisión para la Selección y si debe sacar a algunos que ya no entienden, hágalo… No siga perdiendo tiempo en afrontar una conversación que debe ser ya. No en marzo del 2020.

¿Sabe qué, Reinaldo? Hay muchos especialistas que pueden ayudar y apoyar en esta instancia. No se niegue a abrir las puertas de Pinto Durán a quienes pueden entregar herramientas especializadas para intentar enmendar el rumbo de un barco, que ha recibido “fuego amigo” y eso es lo que más molesta y duele… Los impactos vienen desde adentro.

Por eso… Basta ya muchachos… Arreglen esto ahora ya. Señor Rueda, vaya adelante, lidere a este grupo y tome las determinaciones que debe tomar. Basta ya de jinetas y acuerdos. La selección no se transa. Es lo más importante. Basta por favor… basta

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV