sábado, 16 de octubre de 2021 Actualizado a las 18:43

CULTURA

Cultura - El Mostrador

El mundo de los murciélagos abre el ciclo de Cafés Científicos 2021

por 1 junio, 2021

El mundo de los murciélagos abre el ciclo de Cafés Científicos 2021
Mitos y verdades sobre estos mamíferos alados, como su supuesto vínculo con el origen de la pandemia, fueron abordados en la primera charla virtual del ciclo, organizado por el Instituto de Ecología y Biodiversidad, IEB, junto a la Municipalidad de Providencia. Este miércoles 2 de junio, se efectuará la segunda charla que analizará el escenario de los incendios forestales, sequía y restauración ecológica.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El mundo de los murciélagos fue el tema del ciclo de Cafés Científicos 2021, organizado por el Instituto de Ecología y Biodiversidad, en conjunto con el Departamento de Medioambiente de la Municipalidad de Providencia.

El conversatorio virtual estuvo liderado por Renzo Vargas, especialista en manejo y conservación de la biodiversidad y miembro de la agrupación Murciélagos de Chile.

La segunda charla, “Ecología en tiempos más inflamables", será este miércoles 2 de junio, liderada por Susana Paula, bióloga y académica de la Universidad Austral de Chile, quien analizará el escenario de los incendios forestales, sequía y restauración biológica.

Este sexto ciclo de charlas gratuitas, dirigidas a todo público, cuenta con la participación de especialistas en ecología, quienes abordarán temas tan diversos como las poblaciones de abejas y otros polinizadores nativos en Chile, la relación entre los incendios forestales y la mega sequía, la situación del bosque esclerofilo de Chile central y su importancia, la relación entre ecología y pandemia, cómo es la vida de las aves en nuestra ciudad y, por último, cómo hacer ciencia con las comunidades locales.

Mamífero volador

Actualmente existen cerca de 1.400 especies de murciélagos en el mundo, los únicos mamíferos voladores. Algunos son enormes y pueden medir casi dos metros con sus alas extendidas, mientras que otros son tan diminutos que caben en el pulgar de la mano.

Sus roles son indispensables y múltiples: desde grandes controladores de plagas, hasta importantes polinizadores de muchas especies de plantas, incluida el agave, con la cual se produce el tequila. Sin embargo, estos quirópteros suelen gozar de mala fama, al ser vinculados a la transmisión de enfermedades, y más recientemente al origen de la pandemia por COVID 19.

Vargas lleva veinte años investigando y trabajando con murciélagos, uno de los grupos de mamíferos con mayor diversidad de especies en todo el planeta. En Chile, también están presentes, y se distribuyen lo largo de todo el territorio, de extremo norte a sur, a excepción de la Antártica.

“Hay muchos mitos y creencias en torno a estos quirópteros, que incluso han generado una cultura del terror. Se ha dicho que en su mayoría son vampiros y chupan sangre, que son ratones alados y se enredan en el pelo, o que transmiten el COVID. Sin embargo, la mayoría de estas creencias no son ciertas y además, estos grupos de animales son muy diversos y cumplen roles ecosistémicos fundamentales en todo el planeta”, aseguró el investigador durante su charla.

Ecolocalización

Tanta es su variedad y abundancia, que un cuarto de los mamíferos del mundo pertenecen al grupo de los quirópteros – que significa “manos aladas” – quienes durante su evolución desarrollaron características físicas que les permiten volar, gracias a membranas existentes entre sus alargados dedos.

Otras de sus particularidades, es su sistema de ecolocalización, a través del cual los murciélagos pueden navegar e identificar diversos elementos en el ambiente e incluso insectos para alimentarse. ¿Cómo funciona? Estos animales emiten ondas sonoras por su boca o nariz, que luego rebotan contra las superficies con que se encuentran, devolviéndose a sus oídos, lo que les permite determinar qué objetos existen a su alrededor.

Respecto a su alimentación, la mayoría de especies lo hace de insectos, otro porcentaje consume néctar de las flores, y en menor proporción están aquellos que se alimentan de sangre de otros animales (hematófagos). Tal es el caso del llamado “piuchén”, el único murciélago hematófago de las 13 especies que se encuentran en Chile. Este animal habita entre Arica y Valparaíso, alimentándose principalmente de la sangre de lobos marinos y pingüinos.

Vargas destaca la variabilidad en el comportamiento de estos animales de hábitos nocturnos, que suelen vivir en cuevas, en el follaje de los árboles, bajo puentes o en los techos de casas y edificios.

“Algunos murciélagos son muy solitarios. Otros viven en familia o en colonias. También son extremadamente solidarios y organizados. Tienen una sola cría al año y hay colonias que se organizan para hacer verdaderas guarderías a fin de cuidar a las crías, mientras las madres salen en busca de alimento”, señala el investigador de la Universidad de La Serena.

El investigador también advierte la importancia de estos animales en la entrega de múltiples servicios ecosistémicos que otorgan bienestar, como es ayudar a la polinización de más de 500 especies de plantas en el mundo. También contribuyen a la reforestación, la restauración ecológica y el control de plagas que podrían poner en peligro la salud pública y la producción agrícola.

“Además participan en la regulación de enfermedades, favorecen a la economía y poseen valor cultural, pues representan una fuente de inspiración, como es haber creado la leyenda de Drácula”, señala.

Otro gran aporte de estos mamíferos, proviene de aquellos pertenecientes a la familia de los vampiros, de los cuales se ha logrado extraer una sustancia química de la saliva, denominada “draculina”, la cual evita que la sangre se coagule. Dicha sustancia ha sido aislada por científicas y científicos, y utilizada para generar un medicamento llamado desmoteplasa, que se encuentra en fase experimental, y que serviría para el tratamiento de infarto cerebrovascular, cardíaco y trombosis arterial.

Pandemia y salud pública

Las zoonosis – enfermedades causadas por microorganismos patógenos que se transmiten a los humanos desde otros animales – han sido reconocidas como una de las grandes preocupaciones en salud pública, causantes del 60% de enfermedades infecciosas humanas.

En ese contexto, se ha responsabilizado a los murciélagos de ser grandes vectores y portadores de enfermedades, como por ejemplo la rabia.

“No obstante, en promedio menos del 5% de los murciélagos presenta el virus de la rabia, lo que es muy bajo”, asegura Vargas.

Desde el 2020 la presión sobre estos mamíferos ha sido aún mayor, al atribuirles, en muchos lugares del mundo, la supuesta causa de la pandemia por COVID 19, lo que ha impulsado su cacería y otras formas de abuso. ¿Qué tan cierta es esta afirmación?

El ecólogo advierte al respecto que no hay evidencia suficiente para determinar que los murciélagos son la fuente original de transmisión.

Sin embargo, "considerando la forma del virus SARS-CoV-2, se ha encontrado que hay un tipo de murciélago que posee un virus muy similar genéticamente, y es por eso que algunos científicos han señalado que es probable que la infección provenga de este murciélago. No obstante, hay que recordar que entre chimpancés y humanos hay una similitud del 99% de genes, así es que este tipo de información no es suficiente para decir que estos mamíferos sean los portadores iniciales de esta enfermedad. Otra hipótesis es que los virus pasaron de murciélagos a pangolines y luego a humanos, pero también queda mucho por develar al respecto”.

Combinación de factores

Para el ecólogo, el origen de la pandemia se debe más bien a una combinación de factores, que incluyen la degradación del medio ambiente, el comercio ilegal de fauna silvestre, y las malas prácticas de producción animal, todo lo cual, finalmente se vincula a las actividades humanas.

¿Qué debemos hacer para prevenir nuevas pandemias a futuro? Vargas, asegura que un elemento central es conservar la biodiversidad biológica, y generar una verdadera comprensión y aplicación del enfoque denominado “Una Salud”, que considera de forma integrada a la salud humana, animal y ambiental.

“Y en Chile, la creación de una nueva Constitución con enfoque ecológico, sin duda, representaría también una nueva y gran alternativa para vincularnos de forma más amigable con la naturaleza”, concluye.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV