sábado, 23 de marzo de 2019 Actualizado a las 02:12

Opinión

Autor Imagen

Análisis de la solución de Argentina

por 28 septiembre, 2018

Análisis de la solución de Argentina
Reconocer los beneficios de la flexibilidad cambiaria no implica ignorar que una volatilidad excesiva del tipo de cambio es problemática. Argentina es especialmente vulnerable, ya que el tipo de cambio juega un rol clave en la formación de las expectativas de la inflación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Guido Sandleris presentó un plan en el que, entre otros puntos, establece una zona de no intervención cambiaria que va desde $ 34 a $ 44. Esta se irá subiendo un 3% mensual, o sea, en noviembre será entre $ 35,02 y $ 45,32.

Estas bandas se irán ajustando entre el diferencial de inflación entre USA y Argentina

Si el tipo de cambio se topa con el techo o piso de la banda, la política cambiaria pasa a ser una de tipo de cambio fijo.

Así, si el tipo de cambio se ubica sobre el techo de la banda, el banco central vende divisas (entregadas por el FMI), de forma tal que baje hacia el interior de la banda.

Si el tipo de cambio se ubica por debajo de la banda, el banco central compra divisas de forma tal que el tipo de cambio suba hacia el interior de la banda (además de esterilizar si lo cree necesario).

Reconocer los beneficios de la flexibilidad cambiaria no implica ignorar que una volatilidad excesiva del tipo de cambio es problemática. Argentina es especialmente vulnerable, ya que el tipo de cambio juega un rol clave en la formación de las expectativas de la inflación.

Estas bandas se irán subiendo 3% mensual hasta junio de 2019, o sea, subirá un 27% máximo.

(Se parece al Plan Real de Brasil de la década de 1990, en el cual las expectativas de tipo de cambio se revisaban en los mercados de derivados)

Cuando se producen shocks a la demanda agregada, conviene fijar la cantidad de dinero (en este caso la Base Monetaria), porque la tasa de interés actúa como amortiguador ante las variaciones de producto.

Cuando se producen shocks a la demanda de dinero, conviene fijar la tasa de interés, ya que la demanda agregada y el producto permanecen constantes.

Además se pretende controlar la inflación sin pasar por un periodo recesivo.

También se reducirá el gasto público para que la tasa de interés empiece a bajar.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV