viernes, 22 de enero de 2021 Actualizado a las 17:59

Sebastián Edwards dispara: municipales fueron "éxito total", propone regular "burbuja inmobiliaria" y critica falta de ambición en educación

por 5 noviembre, 2012

Sebastián Edwards dispara: municipales fueron
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Llegó impactado por los precios. El hotel, los taxis, los restoranes, los encontró carísimos.

Su barómetro, obviamente, es el precio del dólar. Un informe del JP Morgan que exhibió en el seminario al que Euroamérica lo invitó como expositor, revela que su valor actual es apenas un 35 % más alto que el de 1981. Y repitió varias veces: el Banco Central debió haber intervenido para romper la tendencia.

“Es una situación donde las exportaciones no tradicionales están con dificultades”, observó este economista con una carrera estudiantil que pasó de un extremo a otro.

De haber apoyado a la UP, votado por Volodia Teitelboim para senador, optado por permanecer en la sede norte de Economía de la Universidad de Chile —la Allendista— terminó doctorándose en la ultraliberal Universidad de Chicago, gracias a una beca del grupo BHC, de Javier Vial, quien nunca se la cobró.

Profesor de la U. de California, tiene una cátedra vitalicia, la Henry Ford II, desde 1991, aunque ejercía como académico desde 1984.

-Andrés Velasco renunció a una cátedra vitalicia en Harvard para participar en una apuesta política riesgosa: ¿es buen o mal negocio?
-Creo que lo de Andrés Velasco no debiera medirse en base a si es un negocio, sino a si está dispuesto o no a servir a su país. Y él esta convencido que haría una contribución importante. Hay que valorarlo. Ojalá tuviéramos miles de Andrés Velasco dispuestos a dejar situaciones cómodas para arriesgarse. Si algo ha caracterizado a Chile en el pasado es un conservadurismo extremo y que haya gente que se anime a dar el salto y se atreva a exponerse y a entrar en proyectos un poco locos y soñadores hace todo el sentido del mundo.

-¿Qué lectura le da como economista y chileno a los resultados electorales, donde hubo casi un 60 % de abstención?
-Creo que fue un éxito total. Un montón de gente que nunca había votado, votó. Un montón de gente que no tenía ganas de votar no votó. Primó la libertad. Hubo una participación mucho más alta que en Estados Unidos, donde en las elecciones de mitad de período, vota un 38 %. Me parece que fue un éxito total de la democracia y pensarlo de otra manera es una reacción histérica de parte de los políticos. Lo que la gente dijo es no queremos participar obligadamente.

-¿Qué pasa con un gobierno que tiene números macro buenos, bajo desempleo, muestra avances en los temas valóricos, pero no marca en las encuestas. ¿Puede explicarse que sea impopular porque el Presidente no es querido?
-Ser querido es un componente muy importante. Yo creo que este Presidente es admirado, pero le falta un poco de empatía. Las encuestas, en general, la gente las interpreta como aprobación de la persona, no tanto del gobierno. A mí no me sorprende mayormente.

-¿Ve diferencias sustanciales entre el manejo económico de este gobierno y el de Michelle Bachelet?
-Hay diferencias en las circunstancias y en el manejo. Este gobierno ha tratado de reducir un poco la carga del Estado y darle más importancia al sector privado. Al mismo tiempo, ha tenido que obligadamente que financiar los nuevos proyectos de educación, pero en líneas generales se mantiene la visión de que Chile debiera ser un país que tiene que aprovechar las oportunidades exportadoras, potenciar la competitividad y fortalecer los programas sociales.

Una de sus preocupaciones es la incipiente burbuja inmobiliaria que observa a partir de una sobreoferta de viviendas, especialmente de oficinas de alto estándar, para lo que habría que aplicar —sugiere— “regulaciones macroprudenciales”, entre ellas, reducir el porcentaje de crédito a las inmobiliarias.

-Como profesor de una de las mejores universidades del mundo, debe tener una posición más que clara sobre la educación chilena.
-Esto es de primaria: el reclamo de los estudiantes fue 'la educación es cara y de mala calidad'. Se ha buscado solucionar el problema de lo caro, dando más créditos, más subsidios y a nadie se le ha pasado por la mente estudiar el tema de la mala calidad. Ahora vamos a tener una educación barata o subsidiada y de mala calidad. Estamos formando personas que no son empleables en el siglo XXI por la mala calidad, con un sistema educativo completamente pasado de moda, basado en la educación prusiana del siglo 19. Y el plan emblemático de este gobierno que miles de nosotros, de todas las posiciones ideológicas, aprobábamos era crear 100, 200 o 300 liceos de excelencia, que hubiera Institutos Nacionales y Liceos (Carmela) Carvajal. Eso desapareció. Creo que el ministro de Educación es excelente, pero al sistema político chileno le ha faltado ambición y tratar de pensar las cosas en grande en el tema educativo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV