domingo, 29 de noviembre de 2020 Actualizado a las 05:08

El tirón de orejas de Contraloría a Pablo Wagner por desastres administrativos antes de que La Moneda forzara su renuncia: una de las razones fue el rol del hijo del alcalde Labbé

por 5 octubre, 2012

El tirón de orejas de Contraloría a Pablo Wagner por desastres administrativos antes de que La Moneda forzara su renuncia: una de las razones fue el rol del hijo del alcalde Labbé
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Pablo Wagner quedará en la historia de este gobierno como uno de los funcionarios que no estuvo a la altura de las exigencias del “gobierno de los mejores”, en particular por el caso de la fallida licitación del litio.

Pero no es el único impasse que se llevará consigo el militante UDI y ex vicepresidente de Cuprum.

La Contraloría le envió hace menos de dos meses un informe donde le cuestionó numerosas faltas administrativas en el manejo de recursos de la cartera y desprolijidades a niveles organizacional.

El informe, emitido el 21 de agosto pasado y recibido por la auditora interna de la subsecretaría de Minería, María Elena Mayer, abarcó el análisis de situaciones correspondientes al año 2011.

El primer llamado de atención fue por la presencia de profesionales a contrata que cumplen funciones de jefatura, lo cual vulnera disposiciones legales. Entre ellos, el jefe de división administración y finanzas, el jefe de programa Pamma, jefe de unidad informática, jefe de presupuestos y contabilidad, jefe de control de gestión, jefe de compras y adquisiciones.

La unidad que dirigía Wagner indicó que “las demandas ciudadanas existentes para el año 2012, no son las mismas que se buscaron satisfacer con los cargos existentes en el año 1990, toda vez que en la actualidad el ministerio debe asumir una serie de necesidades que requieren un alto nivel de conocimientos y competencias técnicas que no son del todo cubiertas por la estructura de cargos definida en los decretos de 1990 y 2009, del ministerio sobre planta y escalafones de la secretaría y administración general del ministerio”.

En ese sentido, la cartera informó que esos funcionarios, si bien desempeñan labores de coordinación, no firman actos administrativos, que corresponde al subsecretario y los Seremis. En todo caso, la subsecretaría informó que pidió a la Dirección de Presupuestos que le permita habilitar que algunos de ellos lo hagan.

El contralor también detectó funcionarios contratados a honorarios desempeñando labores de jefaturas. Entre ellos, el hijo del alcalde de Providencia, José Ignacio Labbé, que antes que renunciara esta semana, estaba contratado como asesor representante coordinador, aunque trabaja como jefe de gabinete de subsecretario; Sebastián Parot Rosati, contratado como asesor coordinador, aunque actuaba como jefe de gabinete del ministro, y Alan Rivera, contratado como asesor, aunque es el jefe de comunicaciones.

La subsecretaría aseguró que no desempeñan labores de jefatura sino de coordinación o asesoría, aunque Contraloría le retrucó que en el caso de Labbé, su contrato dispone expresamente que “dentro de sus funciones está la de representar al subsecretario en las instancias internas y externas que tengan relación con materias propias de la subsecretaría de Minería, la cual no corresponde a una asesoría propiamente tal”.

La entidad que dirige Ramiro Mendoza cuestiona además que no hay control “extracontable” de las boletas de garantía que pide el ministerio cuando hay licitaciones, aunque minería asegura que lleva arqueos anuales y que los problemas ocurren por deficiencias de sistema Sigfe.

Igualmente, Contraloría le objeta que se haya pagado una elevada multa a Turismo ITA Tour Ltda, por cambio y anulación de pasaje aéreo, y que no fue posible determinar el motivo de la misma, que superó los $ 387 mil.

La subsecretaría indicó que esto ocurrió porque tuvieron que cambiar la línea aérea al jefe de gabinete de ministro “considerando que era imprescindible que viajara a la ciudad de Toronto, junto a esa autoridad de modo de poder afinar la participación del ministro en la feria minera más importante de mundo, PDAC”. Contraloría le pidió que tomaran las medidas necesarias para que no se repita.

Junto con ello, la Contraloría detectó partidas conciliatorias sin regularizar en la cuenta de operaciones a través de la cuenta del ministerio en BancoEstado. Esta suman más de $ 580 millones.

Según el ministerio, los procesos conciliatorios se hicieron bien, pero la aplicación del sistema Sigfe no permite parear operaciones del mismo valor, por lo que está realizando un control paralelo en planilla Excel. Contraloría advirtió que debe informar el problema a la Dirección de Presupuestos.

Asimismo, el ente que dirige Ramiro Mendoza detectó que Minería no cumple las normas contables propias de la administración pública, en cuanto a que registra en la contabilidad el devengado de los pagos sólo cuando realiza el pago de algún servicio y no cuando se generan, como indica la norma.

La revisión a la subsecretaría detectó además, desprolijidades en la rendición de gastos de Enami, que recibió $ 3.830 millones en 2011 para programas de fomento a la pequeña minería, pero cuya rendición  se mezcló con gastos propios de Enami.

La subsecretaría informó que se acordó un sistema de rendición de gastos con Enami aunque en marzo de este año se verificó un mayor gasto en el informe de dicha entidad y que le requirió clarificarlo. Contraloría deberá revisarlo más adelante.

Luego Contraloría advirtió de la parcial rendición de gastos por parte de Enami a la subsecretaría como parte del programa de capacitación y transferencia tecnológica de la pequeña minería artesanal (Pamma) por un monto total de $ 1.423 millones de los cuales Enami y la subsecretaría como el ente que transfiere los recursos, sólo rindieron un 58 %.

Llamativo es el cuestionamiento de Contraloría al grueso desembolso de una profesional del área de comunicaciones del ministerio, que gastó en celular $ 637.114 en la cuenta telefónica con Entel PCS en octubre de 2011, lo que supera largamente el tope de $ 30 mil mensual.

La subsecretaría explicó que la profesional se encontraba con el ministro de Minería en la cena anual de London Metal Exchange en el Reino Unido y que revisó las llamadas, las cuales correspondían a labores de su trabajo.

Pero Contraloría no quedó conforme indicando que sólo subsanará los cuestionamientos una vez que el ministerio detalle esa lista de llamados.

Con todo, la Contraloría le advertía al entonces subsecretario, hoy renunciado, que deberá “abstenerse de girar nuevos fondos mientras no se rinda cuenta de la inversión de los recursos previamente otorgados… así como también solicitar oportunamente la restitución de los fondos no utilizados en los proyectos que financie”.

Contraloría le pidió al ministerio que subsane todos los aspectos cuestionados en 30 días, plazo que se cumple en las próximas semanas.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV