martes, 18 de junio de 2019 Actualizado a las 03:39

Las últimas horas de Salvador Allende y el discurso con el que se despidió de la patria

por 11 septiembre, 2018

El 11 de septiembre de 1973 era derrocado el gobierno de la Unidad Popular en Chile. El presidente de ese entonces, Salvador Allende expresó dramáticamente por radio sus últimas palabras al pueblo chileno y latinoamericano. [ACTUALIZADA: Ver N de la R al final de la nota]
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A las 7 de la mañana del 11 de septiembre de 1973, el presidente se despertó y dijo que dos unidades de la armada se habían revelado en Valparaíso, controlando dos de los tres cruceros del país. Media hora más tarde, llegó a la Moneda, después de haber manejado los ocho kilómetros desde su residencia, protegido por policías armados.

Inmediatamente transmitió por radio Corporación, instando a los trabajadores a permanecer en sus fábricas y en sus escritorios. Al parecer, planeaba esperar que las fuerzas armadas "fieles a su tradición" vinieran al rescate del gobierno "legítimamente constituido" y aplastaran la rebelión naval.

Anunció en repetidas ocasiones que no renunciaría como presidente de la república.

A las 8.20, Allende recibió un mensaje de un general de la Fuerza Aérea que le informaba que un avión estaba listo para escoltarlo desde el país.

Respondió sin rodeos: "Un presidente chileno no toma un avión para escapar. Debe saber cómo cumplir con su deber militar".

A las 10.30, la junta militar transmitió su ultimátum, exigiendo la renuncia del presidente antes de las 11:00 horas. Allende les dijo a sus colegas que solo dejaría el palacio muerto.

En la radio, habló de su intención de "resistir por todos los medios, a costa de mi vida: dejar a la ignominia de la historia la lección de los que tienen fuerza, pero no la razón".

El lema nacional chileno es "Por la razón o la fuerza", por la razón o por la fuerza.

Después de las 11.00, quedó claro que ni una sola unidad de las fuerzas armadas en Santiago había permanecido leal al presidente.

El personal civil abandonó la Moneda, dejando atrás al presidente, vestido con un casco y armado con una ametralladora, dirigiendo personalmente la defensa de su palacio presidencial y al mando de 200 policías leales.

Al mediodía exactamente, comenzó el bombardeo aéreo del palacio, junto con el fuego de los vehículos blindados que rodeaban el palacio.

Al menos 20 bombas fueron arrojadas. Parte de la Moneda se incendió y los disparos continuaron durante un tiempo considerable en las calles circundantes.

Aunque no ha habido cifras oficiales de muertos, dada la intensidad del tiroteo, fácilmente podría haber sido más de 500 las víctimas.

Helicópteros armados dispararon contra los techos y los pisos superiores de los altos edificios que rodean la Moneda. A las cinco de la tarde, el palacio aún ardía y solo su caparazón permanecía intacto. A las 6.30, las fuerzas armadas anunciaron que el presidente Allende se había rendido.

Pero para entonces, ya estaba muerto. Con él, murió Augusto "el Perro" Olivares, uno de los periodistas más conocidos y apreciados de América Latina, y quizás el mejor amigo y colaborador del presidente.

Según los antecedentes oficiales, los dos hombres se suicidaron después de una aparentemente enérgica, aunque inútil, defensa de la Moneda en condiciones enormemente desiguales.

La última alocución se difundió exclusivamente por radio Magallanes, a las 9,20 horas, porque las demás emisoras leales al Presidente ya habían sido silenciadas: "Estas son las últimas palabras que vas a escuchar de mí", dijo. "Confíe en sus líderes: continúe confiando en la gente".

*N de la R: Posterior a la publicación de esta nota, se corrigió el error que señalaba "Además, se encontraron los cuerpos sin vida de dos de sus ministros, Aníbal Palma y Daniel Vergara.", el cual fue modificado.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV