Publicidad
Javier Milei: “Vamos a salir de la miseria les guste o no a los socialistas” MUNDO Foto: André Borges

Javier Milei: “Vamos a salir de la miseria les guste o no a los socialistas”

Publicidad

El presidente argentino cerró un evento de ultraderecha en Brasil con un discurso contra el socialismo, evitando mencionar a Lula da Silva. Milei abrazó al expresidente Bolsonaro y denunció un “boicot” de la oposición a sus reformas. En la cita también estuvo José Antonio Kast.


Resumen
Síntesis generada con OpenAI
El presidente argentino, Javier Milei, cerró un encuentro de movimientos ultraderechistas en Brasil con un discurso contra el socialismo, sin mencionar al presidente brasileño, Lula da Silva. Aunque se esperaba que criticara a Lula, Milei se limitó a abrazar al expresidente Jair Bolsonaro y a hablar de los “males” del socialismo. En su pronunciamiento, también se refirió a la política interna argentina, denunciando el boicot de la oposición a sus reformas. Milei afirmó que su ideario libertario puede aplicarse en otros países latinoamericanos y que el socialismo debe ser erradicado.
Desarrollado por El Mostrador

El presidente argentino, Javier Milei, cerró este domingo un encuentro de movimientos ultraderechistas latinoamericanos en Brasil con un discurso teórico sobre los “males” del socialismo en que no hizo ninguna mención al jefe de Estado de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

Las supuestas provocaciones del libertario al líder progresista brasileño, con el que nunca se ha reunido ni tiene una buena relación, se limitaron a los abrazos que tuvo con el expresidente Jair Bolsonaro, el líder de la ultraderecha en Brasil y principal adversario político de Lula.

El pronunciamiento del presidente argentino en su primera visita a Brasil había generado gran expectativa ante la posibilidad de que reiterara sus críticas a Lula, al que ha tildado de comunista y corrupto, y provocara una crisis diplomática entre ambos países.

Ello a que el presidente argentino alegó problemas de agenda que le impiden asistir a la cumbre que tendrá el Mercosur el lunes en Asunción, en la que se encontraría con Lula, pero confirmó su participación en la quinta versión latinoamericana de la Conferencia de Política de Acción Conservadora (CPAC), el mayor y más influyente foro de derechista del mundo, que concluyó este domingo en Brasil.

Las relaciones entre los presidentes de los dos mayores socios del Mercosur son nulas desde que Lula manifestó su apoyo en la campaña electoral al candidato peronista Sergio Massa, a lo que Milei respondió tildando al jefe de Estado brasileño de “corrupto” y “comunista”.

La semana pasada, Lula dijo que aún no había tenido contactos con Milei pues espera que este le pida “disculpas”, tanto a él como “a Brasil” por sus declaraciones, pero el argentino respondió inmediatamente que no pediría perdón por decir la verdad.

Los temores de una crisis se desvanecieron tras la rápida visita privada que el presidente argentino hizo este domingo a Balneario Camboriú, en donde se mostró a gusto con los principales adversarios de Lula pero se abstuvo de cualquier comentario o acto que pudiese amenazar las relaciones entre los dos países.

Pese a que en algún momento de su pronunciamiento se refirió a Bolsonaro como un líder de la libertad que sufre persecuciones en Brasil, Milei se limitó a leer en la cita de los ultraderechistas un discurso contra el socialismo sin ninguna mención al Gobierno brasileño ni a las relaciones entre los dos países.

En el pronunciamiento sí hizo alusiones a la política interna argentina y al férreo rechazo de la oposición a sus proyectos de ley para modificar el Estado y la economía.

Afirmó que los opositores a su gobierno se mostraron dispuestos a recurrir a la violencia y al sabotaje para “impedir los cambios que reclama la sociedad”, y se quejó del “boicot” a sus iniciativas, de las huelgas convocadas para paralizar el país y hasta de los grupos enviados para protagonizar manifestaciones violentas frente al Congreso.

Agregó que las reformas que logró aprobar en el Congreso para transformar el Estado, la economía y la legislación laboral son las mayores en la historia de Argentina y cinco veces superiores a las impulsadas en su momento por el entonces presidente Carlos Menem.

Dijo que por ahora va venciendo la lucha contra la inflación y contra un sistema económico totalmente regulado y que con eso conseguirá sacar de la miseria a los argentinos, algo en lo que, en su opinión, la oposición socialista no está interesada.

“Vamos a salir de la miseria les guste o no a los socialistas. Avanzaremos con su apoyo o sin su apoyo y pese a que han movido cielo y tierra para boicotearnos. No pasarán. No lo lograrán. Vamos a sacar al país adelante”, dijo.

Milei dijo que su ideario libertario puede ser aplicable en otros países latinoamericanos que han sido arruinados por el socialismo.

“Quiero decirles que soplan vientos de cambio en el mundo y que la gente ya sabe que el socialismo es un sistema que empobrece y por eso comienzan a rechazarlo. Los vamos a sacar a patadas de donde estén”, afirmó.

Agregó que es hora de que el mundo despierte y destierre el socialismo, un sistema que, dijo, ha asesinado a más de 150 millones de personas en todo el mundo.

“Para los menos optimistas, que creen que la batalla está perdida y que no podemos enfrentar las estructuras ya montadas, sepan que quien les habla llegó al poder sin esas estructuras gracias a la convicción de que la vida sin libertad no merece ser vivida. Así que confíen en ustedes y tenga fe de que si lo hacen con convicción lo lograrán”, concluyó.

La conferencia de derechistas contó con la participación de cerca de 3.500 personas, entre ellos líderes de la ultraderecha en países como Chile (José Antonio Kast) y en México (Eduardo Verástegui).

 

 

Publicidad

Tendencias