martes, 23 de octubre de 2018 Actualizado a las 00:45

Autor Imagen

Dado que las leyes no rigen...

por 29 junio, 2011

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Se ha publicado que los jueces de izquierda tramitarán 276 nuevos procesos contra uniformados, por hechos de hace treinta años o más. Juicios que se añaden a los que ya están en marcha, lo cual lleva el total a cerca de dos mil. Lo anterior se hace de manera flagrantemente ilegal, porque todo juez está obligado a declarar la prescripción y terminar el proceso, antes de dar ningún otro paso en él. Sobre todo si la prescripción en Chile tiene un plazo máximo de quince años, de modo que es pública y notoria respecto de hechos acaecidos hace casi cuarenta. Legalmente ninguno de esos juicios podría durar más de lo que demorara en escribirse el auto de sobreseimiento. Sin embargo, pese a ello se tramitan. Ilegalmente, por supuesto.

Esos jueces nos están diciendo que en Chile lo que diga la ley importa poco o nada.

Cuando eso sucede, cada vez más gente se va dando cuenta. Entonces los estudiantes, viendo cosas como ésas, se "toman" los colegios. También eso es ilegal, obviamente, pero si ni siquiera los jueces respetan las leyes ¿por qué las habrían de respetar ellos? Y, como tampoco les sucede nada, creen que están por sobre las leyes y exigen por la fuerza cosas que les interesan.

No sólo eso. Empiezan a creer que tienen el poder, sobre todo si ven un vacío del mismo. Porque a ratos parece que aquí nadie mandara.

Y estos pergenios, cuyo único mérito exhibido hasta ahora es su capacidad de hablar marxismo-leninismo de corrido, empiezan a comportarse como si fueran gobierno. Ya no sólo pontifican acerca de cómo deben ser las políticas educacionales, conducentes a una nueva "Escuela Nacional Unificada" (ENU) del estilo de la intentada en 1972, sino que exigen la "renacionalización" (sic) de las riquezas básicas y una reforma tributaria para aumentar los impuestos y financiar al nuevo Estado todopoderoso. ¡Son la UP rediviva!

Yo he sostenido que estas movilizaciones callejeras y "tomas" serán, a la larga, intrascendentes, tanto como lo fue la "Revolución de los Pingüinos" de un lustro atrás, la cual no consiguió ni siquiera su petición mínima, que era derogar la Ley Orgánica Constitucional de Educación (LOCE), que todavía goza de buena salud. Esa vez se formó una comisión transversal de expertos que nunca pudo ponerse de acuerdo y sólo confirmó la intrascendencia del movimiento que la había originado.

Por eso, aunque ahora el Gobierno no haga nada, no le va a suceder nada, salvo que perderá prestigio por su ostensible falta de autoridad e incapacidad de hacer prevalecer la legalidad.

Pero seguirá gobernando, y en pocas semanas ya nadie recordará esta segunda "Revolución de los Pingüinos". Pues una vez a Stalin le dijeron que algunas de sus políticas le iban a acarrear la animadversión del Papa, y preguntó cuántas divisiones tenía el Papa. ¿Cuántas divisiones tienen los pingüinos?

Yo estaba en Francia cuando tuvo lugar la "Revolución de Mayo de 1968", que se gestó de manera parecida a los movimientos que vivimos acá en estos días. Gobernaba De Gaulle, quien, al ver que el caos se extendía, viajó a la vecina Alemania, donde estaban acantonadas considerables fuerzas francesas provenientes de la posguerra, y se puso al frente de ellas. Todos los franceses entendieron el mensaje y el país se pacificó rápidamente. Y las elecciones siguientes las ganó ampliamente De Gaulle.

Lamentablemente, el general tenía un orgullo desproporcionado, de modo que acto seguido decidió convocar a un referéndum con reformas de su gusto, para afianzar su autoridad, amenazando al país con que, si lo perdía, se iría para siempre. Estaba seguro de que los franceses no podrían soportar semejante idea. Sin embargo, la soportaron, perdió el referéndum y se marchó del gobierno para siempre. Pero el Presidente que lo sucedió fue Georges Pompidou, su hombre de confianza.

En resolución, dado que en el país las leyes no rigen, pues no las respetan ni siquiera los jueces, de modo que mal podríamos esperar que lo hicieran los estudiantes, el clima de caos y ausencia de autoridad puede durar un poco, pero nada más... hasta que, cuando la gente vaya de nuevo a votar, tenga la oportunidad de manifestar la importancia de que alguien mande efectivamente y reponga un estado de legalidad.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV