viernes, 22 de noviembre de 2019 Actualizado a las 16:39

Opinión

Autor Imagen

Mujeres e Isapres

por 28 mayo, 2018

Mujeres e Isapres
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Celebramos -qué duda cabe- la incorporación en la agenda de género del Gobierno de una solución para la discriminación que se hace a las mujeres, al momento de adscribirlas a un plan de salud en una Institución de Salud Previsional, Isapre. Buena Noticia.

Las Isapre, como bien se sabe, forman parte del sistema de seguridad social de la salud en Chile, pues las personas pueden y deben usar el 7% de sus remuneraciones, cuyo destino obligatorio es la salud, al financiamiento del plan que les es provisto. Afirmaciones como ésta nos han llevado de lleno a la discusión eterna acerca de si acaso estas cotizaciones son de apropiación individual o colectiva.

Por lo pronto, ya hay quienes ven con espanto que sean los hombres y las mujeres en edad no fértil quienes deban concurrir a financiar la solución del problema. Es decir, el debate ciudadano promete extenderse quizás más allá de lo razonable.

¿Qué preocupa, entonces? Preocupa –y esto sin pretender ofender a nadie- que la reforma a las Isapre pudiera reducirse a la sola compensación de las mujeres en edad fértil y no se hiciera lo mismo con los niños menores de un año, que son mucho más caros, y con los adultos mayores, cautivos de sus propios costos de enfermar. Es evidente que la compensación de riesgo que es necesario construir para corregir las discriminaciones de un sistema cuyo “giro” es la tarificación en función de los riesgos, es más amplia. Que no se nos vaya a olvidar.

Para no ser menos, he aquí mi propia preocupación. Formé parte de la Comisión de Financiamiento de la Salud que el Presidente Piñera conformó en su primer gobierno, en respuesta a un mentado fallo del Tribunal Constitucional, expresión máxima de la judicialización de nuestra miserable existencia ciudadana. Hecha la propuesta de la Comisión, aquella dio paso a un Grupo de Trabajo ministerial que diseñó un plan de salud para las Isapre con “tarifa plana” –PGS-, el que se transformó en un proyecto de ley que vive a la fecha en la Comisión Salud del Senado. En su propio estilo, en el segundo gobierno de Michelle Bachelet se convocó a una nueva comisión de expertos, que en la práctica arribó a una solución semejante a la que hoy habita en el Senado, pero que no llegó a materializarse en un proyecto de ley. Es decir, del tema de tarifa plana y compensación de riesgos en las Isapre ya hemos venido hablando. Y bastante.

¿Qué preocupa, entonces? Preocupa –y esto sin pretender ofender a nadie- que la reforma a las Isapre pudiera reducirse a la sola compensación de las mujeres en edad fértil y no se hiciera lo mismo con los niños menores de un año, que son mucho más caros, y con los adultos mayores, cautivos de sus propios costos de enfermar. Es evidente que la compensación de riesgo que es necesario construir para corregir las discriminaciones de un sistema cuyo “giro” es la tarificación en función de los riesgos, es más amplia. Que no se nos vaya a olvidar.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV