lunes, 28 de noviembre de 2022 Actualizado a las 14:25

Opinión

Autor Imagen

Para un país diverso, un Congreso diverso

por 19 noviembre, 2021

Para un país diverso, un Congreso diverso
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hoy nos encontramos frente a una elección presidencial donde está en juego el defender los derechos y reconocimientos en materias de género para seguir ampliando derechos, o estancarnos y retroceder derogando derechos ya establecidos. Estas elecciones son la posibilidad de tener un gobierno y una mayoría parlamentaria que instale transformaciones para saldar las deudas de la democracia, no solo con las mujeres y las disidencias sexuales y de género, sino que con todos los grupos históricamente excluidos.

En este contexto es que debe preocuparnos que el candidato presidencial de extrema derecha intente vestirse de ropajes profundamente democráticos y como una persona no homofóbica, cuando asevera en el último debate presidencial de ANATEL que nunca ha discriminado a alguien. Difícil creerle, cuando el mismo candidato omite la existencia de las disidencias sexuales y de género en su plan de gobierno, cuando promete modificar la Ley de Identidad de Género, cuando se ha opuesto al matrimonio y a la adopción igualitaria, y que desde que fue diputado promueve los discursos de odio en contra de la comunidad LGBTIQA+. Este mismo candidato es quien distingue entre personas legalmente casadas para otorgar os beneficios de la política pública, discriminando así por ejemplo a las mujeres jefas de hogar que representan el 83% de los hogares monoparentales; que ha prometido derogar la ley de aborto en caso de riesgo de vida de la mujer, de inviabilidad fetal letal y en caso de violación; que quiere fundir el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género con el Ministerio de Desarrollo Social, entre otras cosas.

Junto con lo anterior, tras el aumento de la homofobia, la transfobia y los crímenes de odio en contra de las comunidades sexodisidentes, es que necesitamos un mayor reconocimiento de los derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales de la comunidad LGBTIQA+. Esto implica crear una institucionalidad propia, como un Servicio Nacional Antidiscriminación que permitiría la elaboración de políticas públicas para la prevención y reparación integral en áreas estratégicas, como salud, trabajo, educación, vivienda y seguridad; promover e implementar leyes específicas y dirigidas, como una Ley Integral Trans que incluya cupos laborales y educacionales; y reformar la actual Ley Antidiscriminación, por mencionar algunas.

Por lo tanto, en estas elecciones tenemos la oportunidad de expresar también por la vía institucional las transformaciones sociales y culturales que han sido demandadas por las personas, comunidades y organizaciones. El programa de nuestro candidato presidencial Gabriel Boric y nuestra lista parlamentaria Apruebo Dignidad apuesta a construir un Chile más justo, más inclusivo y más democrático, un país y un parlamento más diverso, que integre a las distintas identidades que componen nuestra sociedad y, en particular, a los grupos históricamente excluidos, invisibilizados y apartados de los espacios de poder. 

Síguenos en El Mostrador Google News

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV