lunes, 19 de noviembre de 2018 Actualizado a las 11:57

Luis Jochamowitz, biógrafo del

'Tendría que haber un golpe de Estado para que Fujimori pueda ser candidato'

por 15 noviembre, 2005

Autor del libro ''Ciudadano Fujimori'', uno de los hombres que mejor conoce su personalidad, cree que sólo un golpe de Estado podría reinstalar al ex jefe de Estado en la Presidencia de la República. ''Si el país estuviese en llamas, Fujimori tendría trabajo'', ironiza Jochamowitz, quien vaticina que el próximo año llegará una cantidad suficiente de fujimoristas al Congreso como para desestabilizar Perú.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El periodista peruano Luis Jochamowitz publicó en 1993 "Ciudadano Fujimori", la biografía más completa que se haya realizado hasta ahora del Mandatario peruano. Según recuerda, la comercialización del texto durante los primeros años del gobierno no le causó problemas, pese a que fue una de las primeras investigaciones que escarbó en sus antepasados nipones.



Comenta que esto se debe a que Alberto Fujimori le preocupa más lo que se difunde por televisión sobre su vida, que lo que se diga por escrito.



Para Jochamowitz, académico de dos universidades en Lima, columnista del diario Perú 21 y miembro del comité editorial de la revista Etiqueta Negra, la instalación de Fujimori en Chile no ha tenido el impacto que él esperaba en el Perú, si se tiene en cuenta un sondeo publicado el fin de semana.



Efectivamente, el diario limeño "El Comercio", publicó el domingo pasado una encuesta que indica que un 14% de los peruanos votaría por él si pudiese ser candidato, porcentaje que disminuyó en un punto respecto al mes de agosto. A diferencia del ultranacionalista y antichileno Ollanta Humala que comenzó el año con un 5% y hoy va en un 11%.



El biógrafo estima que pese a las reiteradas pretensiones de Fujimori de postular a las elecciones presidenciales en abril del próximo año, será imposible que ello se concrete, de no mediar un golpe de Estado en el vecino país.



Como ello lo ve improbable, pero no imposible, cree que será más factible que el Congreso se llene de fujimoristas que le allanen el camino, para cuando termine la restricción que le puso el Parlamento con el fin de impedir que se postule a la primera magistratura -luego de fugarse del país en 2000- y pueda nuevamente aspirar a instalarse en el palacio de gobierno. Restricción que rige hasta el año 2011.



Pasado gris



-¿Cuál era la situación de Fujimori al momento de la publicación del libro?

-Escribí ese libro cuando el auge de Fujimori estaba en pleno despliegue, su popularidad era absoluta. Yo trabajaba en un medio de oposición, la revista Caretas, y no me ocupé del tema político, sino que de su prehistoria. Fujimori es un personaje que apareció de súbito, nadie sabia nada de él. Entonces, lo que hice fue investigar su pasado familiar, profesional, pero no político. Algo vi de su carrera en la universidad (Nacional Agraria).



-¿Su pasado es bastante oscuro, gris?

-Es un pasado bastante gris. La inmigración de su familia es una parte bastante interesante, que es casi como una historia social del siglo XX. Él es un muchacho que estudia en un liceo público, luego va a la universidad pública agraria. Nunca la abandona, es decir, termina los estudios y consigue trabajo allí, lentamente va abriendo una carrera de profesor de matemáticas, pero un profesor de matemáticas en una universidad de agricultura, no es muy auspicioso que digamos.



Además, los sueldos de los profesores comienzan a degradarse a partir de los años de Velasco, más o menos, comienzan a pulverizarse porque llega un momento en que son casi simbólicos, pero ya el tipo estaba lanzado a una vida de prestigio y ya era muy tarde para cambiar.



Entonces, en ese momento comienza a hacer a algún giro en su carrera y comienza a tener cargos políticos universitarios, es decir, quiere ser autoridad ante la universidad y ahí ensaya toda una experiencia para llegar al poder, como finalmente lo logra; en cierta medida es un anticipo de su estilo de gobierno.



-¿Qué mandatario latinoamericano es modelo de Fujimori?

-Ninguno. Él no debe haber tenido ninguna información, ni intereses, en saber como era Perón, Allende, Lázaro Cárdenas... No, para nada, Fujimori es un personaje muy extraño, muy autocreado.



-¿Su pasado está vinculado a la mafia japonesa o yakuza?

-Bueno, ese es un tema que deberíamos conocer más tanto en Perú, como en Chile, ahora que ustedes lo tienen de inquilino. Porque creo que este viaje está muy vinculado, no necesariamente a la mafia japonesa, sino que a sectores de la derecha japonesa. Me da la impresión de que Fujimori está mucho más vinculado a poderes en el Japón, no necesariamente al gobierno, pero, por ejemplo, al gobernador de Tokio, mucho más de lo que creíamos. Por eso me parece que este viaje es inexplicable sin conocer adecuadamente a esos sectores.



Encuestas no lo favorecen



-¿Qué nos puede decir de las encuestas? ¿Hay alguna de las que nos podamos fiar para saber si Fujimori tiene un apoyo real en Perú?

-Yo sólo he visto una, la de Apoyo. Ésta es una compañía fiable, su encuesta es nacional y la verdad es que me sorprendí. Pensé que el efecto del viaje iba a traducirse más en resultados o en ánimo de votación, pero no es así.



-¿Piensa escribir nuevamente de él? ¿Tuvo problemas cuando lo hizo la primera vez?

-No tuve problemas. Le importaba nada lo que se dijera por escrito sobre él, lo único que le importaba era lo que se dijera por televisión. Es muy práctico, sabe que en Perú son muy pocos los que leen. Su metodología típica es ésa: dar el golpe, produce el hecho..."Primero hacer y después hablar", que incluso fue una frase con la que reprochó a uno de sus ministros porque éste primero habló antes de tomar un medida.



-¿No es culpa de la clase política que Fujimori esté tan presente, tan latente?

-Claro, tenemos 20 años de malos presidentes, 20 años de fracasos. Si ustedes tuvieran otro tanto, estarían de bastante mal humor, extrañando que sé yo... a Pinochet (ríe). Entonces, parte de la responsabilidad es de este gobierno (el de Alejandro Toledo) y de los candidatos, porque no aparece una alternativa sólida compartida.



-¿Por eso algunos lo añoran?

-No, tampoco hay que creer en la campaña fujimorista, que la gente aquí vive pensando en él. Fujimori tiene un sector de apoyo que son o los muy pobres, que viven de su clientelismo, o los muy ricos, que se beneficiaron con las privatizaciones, pero no pasan de ser el 20%, entre ambos sectores, lo que ya es bastante, es decir, son muchos pero el país no vive añorando a Fujimori. Por eso espero que los datos que contiene la encuesta del domingo, se confirmen más adelante. Nuestro país dio vuelta la página, pero todavía no encuentra la siguiente.



-¿Cuál es su lectura de la relación este el ex mandatario y Vladimiro Montesinos hoy?

-Es una señal el silencio que ambos guardan. Fujimori no habla de Montesinos si no es para descalificarlo con palabras vagas, Montesinos tampoco habla de Fujimori, lo que indica que en este momento mantienen un pacto de silencio, porque lo que ambos conocen, uno del otro, es suficientemente incriminador para los dos. El hecho de que Fujimori vivió cerca de Montesinos, recuerde usted que se mudó con su familia y sus hijos al servicio de inteligencia (el llamado "Pentagonito"), durante años convivieron en el mismo espacio. Las defensas públicas de Fujimori a Montesinos cuando la prensa de oposición señalaba que éste era peligroso, fueron muy reiteradas. Ahora no se menciona eso porque hay demasiados temas en el candelero, pero creo que más adelante ese tema se va a reactivar.



-El abogado César Nakasaki ha insistido acá en Chile que su cliente podrá postular a la presidencia del país ¿qué tan cierto, qué tan posible es que logre eso?

-Fujimori siempre plantea algo que ni él mismo cree y lo repite, y lo repite, y bueno...Si no logra hacer lo que quiere, logrará lo más parecido a eso. Tendría que haber un golpe de Estado para que él pueda ser candidato. Mientras la legalidad actual siga, y se mantenga Toledo y los poderes del Estado, no va a ser candidato. Ahora, si él puede presentar ahora una lista parlamentaria con resultados muy efectivos para su persona, se habla de que podría obtener de 15 a 20 congresistas -de 120- pero pienso que podría obtener más. No sé cuántos, pero ya con 20 es una fuerza muy importante a considerar, va a ser un parlamento muy fraccionado.



-¿Por ejemplo?

-Podría negociar el levantamiento de cargos judiciales, aunque la inhabilitación política que le impuso el Congreso vence antes de la siguiente elección presidencial.



-Finalmente, ¿están dadas las condiciones para el golpe de Estado o esas acciones son parte del pasado?

-Nunca hay que decir que es parte del pasado, pero ahora no están dadas las condiciones. Toledo puede tener todos los defectos que se quiera y los tiene, pero hemos tenido cinco años de crecimiento sostenido...No, no hay un clima, no hay violencia terrorista. En cambio, Fujimori es hijo de la hiperinflación y el terrorismo, es decir, si el país estuviese en llamas Fujimori tendría trabajo, pero no está en llamas.



_________________________________________________________



carlos.gonzalez@elmostrador.cl



Artículos relacionados:



Peruanos en Chile buscan presentar querella por torturas contra Fujimori (14 de Noviembre del 2005)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV