lunes, 19 de noviembre de 2018 Actualizado a las 12:00

Segundo foro televisivo sin gr

Bachelet muestra mayor cercanía con Gobierno y Piñera se distancia de Lavín

por 17 noviembre, 2005

Las propuestas más llamativas fueron el anuncio de Michelle Bachelet de no subir los impuestos, el compromiso de Sebastián Piñera de crear 100 mil puestos de trabajo en tres meses, la renegociación del acuerdo con el Mercosur, por parte de Joaquín Lavín, y la legalización del matrimonio entre parejas homosexuales, por Tomás Hirsch.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La mayor cercanía que mostró Michelle Bachelet con el Gobierno de Ricardo Lagos, el tono triunfalista de Sebastián Piñera, los insistentes llamados a la unidad de la Alianza de Joaquín Lavín y las críticas al modelo económico de Tomás Hirsch, fueron los ejes del segundo foro televisivo entre los cuatro candidatos presidenciales, celebrado la noche del miércoles en Casa Piedra.



Al igual que en el primer encuentro, del pasado 17 de octubre, los temas que concentraron la discusión de los aspirantes a La Moneda fueron el desempleo, la delincuencia y la equidad. Sin embargo, el formato de este nuevo encuentro permitió más soltura a los postulantes, lo que facilitó la confrontación.



Tras el golpe sufrido por la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), que le otorgó un 39% de respaldo, la candidata de la Concertación, Michelle Bachelet, apeló insistentemente a la figura del Presidente Lagos y defendió los avances que se han desarrollado durante los gobiernos del bloque oficialista.



Por su parte, el representante de Renovación Nacional (RN), Sebastián Piñera, impulsado por los resultados del mismo sondeo -que lo situó en segundo lugar con 22%- exhibió un tono triunfalista y, trató de marcar distancias con su par de la Alianza por Chile.



En tercer lugar, el candidato de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Joaquín Lavín, exhibió un tono menos confrontacional que en el foro anterior, pero sus reiterados llamados para trabajar en equipo con Piñera, fueron desechados por el empresario.



Si bien el efecto sorpresa que lo había favorecido en el primer encuentro ya no existía, el aspirante del pacto Juntos Podemos Más, Tomás Hirsch, volvió a mostrar seguridad en sus respuestas, e insistió en la necesidad de corregir el actual modelo económico, que a su juicio es la causa de los problemas por los que atraviesa el país.



Entre las propuestas más novedosas estuvieron el anuncio de Bachelet de que en su eventual gobierno no impulsaría un alza de impuestos; el compromiso de Piñera de crear 100 mil puestos de trabajo -vía subsidio- en los primeros tres meses de su gestión; la renegociación del acuerdo con el Mercado Común del Sur (Mercosur) propuesta por Lavín; y la legalización del matrimonio entre parejas homosexuales propuesta por Hirsch.



Tema 1: Perú y caso Fujimori



La primera consulta se refirió a como hubiesen abordado la aprobación del proyecto que buscaría fijar un nuevo límite marítimo entre Chile y Perú, y la intempestiva llegada del ex presidente peruano Alberto Fujimori al país, si ambos temas se hubieran producido en su eventual gobierno.



Por sorteo, el primero en intervenir fue el candidato el postulante de la izquierda extraparlamentaria, que aprovechó los segundos iniciales para celebrar la realización del segundo foro televisivo y para proponer en tercer encuentro, idea que -al menos en público- no tuvo mayor acogida.



Sobre la interrogante, Hirsch señaló que los límites con Perú "están perfectamente definidos" a partir de los acuerdos suscritos en 1952 y 1954, pero reconoció que hubo "chascarros iniciales" para tratarlo, como la idea de llevar el tema ante la Organización de Estados Americanos (OEA), pues -recalcando que el Gobierno se sumó a esa idea- era de carácter bilateral.



Respecto a la situación de Fujimori, aseguró que nunca se le debió haber permitido el ingreso al país, que el Gobierno debió haber estado al tanto de su venida, que debió haber sido expulsado, y que ahora los tribunales tendrán que dar curso a su extradición. Consultado sobre por qué no se hizo lo mismo el alemán Erich Hoenecker a comienzos de los noventa, aseguró que "se trataba de una situación distinta", pues el peruano estaba siendo requerido por la justicia de su país.



Por su parte, Lavín también aprovechó sus primeros segundos de intervención para referirse a una carta que un grupo de habitantes de campamentos le entregó al momento de llegar a Casa Piedra, garantizando una solución al tema. Sobre el tema peruano, aseguró que la ley aprobada por ese país "no vale nada", y dijo que el Presidente de la República debe "defender la soberanía marítima de Chile en todas las instancias internacionales". En el caso de Fujimori, aseguró que hubo descoordinaciones iniciales, pues debió haber sido expulsado, pero que ahora lo que cabe es que "los tribunales hagan su tarea, y que lo hagan rápido".



Consultado sobre las críticas por su viaje a Arica para señalar que "este mar no se toca" y si el tema podría afectar las inversiones chilenas en Perú, el aspirante gremialista señaló que el norte de Chile depende mucho de las relaciones con ese país y con Bolivia, por lo que hay que ser "muy cuidadoso de los límites".



A su turno, Sebastián Piñera señaló que en el caso de Fujimori Chile tenía tres objetivos políticos: colaborar para que el ex gobernante enfrente a la justicia de su país "por los graves delitos" que se le imputan, respetar el Estado de Derecho, y mejorar las relaciones diplomáticas. En esa línea, estimó que haberlo expulsado "habría sido un error, porque habría vuelto a Japón", así como detenerlo sin una orden judicial, por lo que planteó que se debe seguir el curso judicial. Sobre el tema marítimo, dijo que no hay ningún aspecto pendiente y que Chile debe defender su postura "con firmeza y prudencia".



Al ser requerido si estaría dispuesto a conversar el tema limítrofe, aseguró que "no hay nada que negociar con Perú", porque los límites están "definidos por tratados internacionales", y señaló que Chile debe fortalecer la agenda al futuro, como una mayor integración turística, cultural, el uso de recursos hídricos y el anillo energético con Perú.



Finalmente, Bachelet señaló que los límites con Perú están fijados desde 1952 y 1954 a partir de los paralelos, por lo que es una materia que no está en discusión. Aunque reconoció el derecho de Perú de definir sus temas, que el problema pasa cuando medidas de esas naturalezas afectan a otros países. "Lo que hizo el Gobierno es lo que había que hacer: aclararle al mundo lo que pasaba, y que íbamos a respetar nuestros tratados y acuerdos", sostuvo. Sobre Fujimori, si bien reconoció errores policiales, señaló que el manejo gubernamental "funcionó bien".



Interrogada si las responsabilidades podían caber sólo en dos detectives y no en el Ministerio del Interior, Bachelet aseguró los funcionarios policiales no cumplieron con "reglas que estaban establecidas por Interpol", por lo que Investigaciones era la responsable



Tema 2: Encuesta CEP



La segunda pregunta de la jornada fueron los resultados que arrojó la encuesta del CEP que, entre otras materias, reveló una baja de cinco puntos en el respaldo a la candidata de la Concertación, un alza de seis unidades a favor del aspirante de RN, que está en empate técnico con el de la UDI, y un escaso apoyo (3%) para el del pacto Juntos Podemos.



Lavín señaló que los resultados del sondeo demuestran que la elección "está totalmente abierta", y que ya nadie garantiza que la abanderada oficialista será la próxima Presidenta. Destacó que el hecho novedoso es que los dos candidatos de la Alianza suman más que la Concertación, por lo que -en su primer llamado a la unidad- propuso a Piñera "ser socios". También anunció que reforzará su campaña en sectores populares y aludió a su eventual voto oculto. "Voy a pasar a segunda vuelta y ganaré", afirmó.



Cuestionado por el hecho de que, según el sondeo, se encuentra en tercer lugar, Lavín replicó que lo que hay es un "empate técnico" y que otras encuestas lo dan un punto más arriba que Piñera. "Estoy convencido que pasaré a segunda vuelta", insistió. También recalcó que si como Alianza "lo hacemos bien, uno de los dos (con Piñera) puede ser el próximo Presidente".



En segundo término, Piñera -que no contestó la propuesta de Lavín- aseguró que el sondeo sólo vino a confirmar una serie de realidades. A su juicio, "no es novedad que habrá segunda vuelta", y que en ella estarán Bachelet y "yo, liderando una nueva Alianza", sino que lo llamativo es que la definición en enero es "un libro abierto". Sin mencionar a su par de la UDI, aseguró la consulta también reflejó que su opción ha superado "al otro candidato" en casi todas las características.



Contrapreguntado sobre el hecho de que independiente de si hay segunda vuelta, Bachelet se impondría, según la encuesta, Piñera replicó que "hay que ver la película y no sólo la foto", recordando que en agosto la diferencia entre ambos era de 22 puntos y hoy es sólo de ocho. "Tengo confianza en que pasaremos a la segunda vuelta y que ganaremos la elección presidencial".



Bachelet, en tanto, reconoció que los resultados no la habían dejado satisfecha y que, pese a que otros sondeos reflejan otra realidad, señaló que lo importante era tener claro lo que había que hacer para mejorar. En esa línea, dijo que trabajará con más fuerza en los días de campaña que restan para dar a conocer sus propuestas, pero recalcó que no tiene dudas en que será la próxima Presidenta.



Respecto a si eventualmente había sido "encapsulada" como una candidata ciudadana, alejada de las elites políticas, aseguró que quería ser la Presidenta de todo el país, y que los ciudadanos tuvieran mayor participación, tanto en su comando como en su gobierno.



Hirsch, en tanto, desmereció la calidad de la encuesta, recordando que el CEP en las elecciones municipales del año pasado sólo les dio un 2% de respaldo, en circunstancias que obtuvieron más del 9%. En ese sentido, recordó que el organismo es integrado por empresarios, por lo que acusó una operación política para "pretender instalar la idea de que la derecha está creciendo", y pidió "no dejarse engañar". Consultado por qué había celebrado el 7% que les dio la última CERC, aseguró que nunca le han gustado estas empresas, pues todas tienen intereses.



Tema 3: Los marginados del crecimiento



La tercera pregunta apuntó al hecho de que el crecimiento económico no estaba llegando a toda la ciudadanía y como pretendían evitar que en Chile se replicaran descontentos como las que vive Francia.



Piñera destacó que si bien las cifras macroeconómicas han llegado a niveles que antes "parecían inalcanzables", señaló que el problema es que la distribución "no es justa, no es sostenible y no es aceptable". Recalcó el esfuerzo debe seguir centrado en el crecimiento económico, y pero que también es necesario para mejorar la situación de los grupos excluidos, como los desempleados, tercera edad, mundo rural y mujeres.



Consultado si no consideraba dentro de los últimos a los indígenas, a raíz de la reciente toma de un fundo de su propiedad, aseguró que cuando hablaba de mundo rural los estaba incluyendo, y que no tenía temas pendientes con los mapuches. Volviendo a la pregunta original, señaló que "si Chile no logra a sus hijos al desarrollo, el modelo político y económico pierde sustentabilidad moral".



La candidata de la Concertación, en tanto, reconoció que resolver el problema de la equidad es una materia pendiente, pero señaló que ello no sólo se refería a los ingresos, sino que también a las oportunidades de género, a las bajas pensiones, reconocimiento constitucional de los pueblos originarios, más autonomía para las regiones, mayores oportunidades para los jóvenes. En esa línea, recordó que dentro de su propuesta de gobierno hay un Plan de Igualdad.



Al ser inquirida si esto no reflejaba que las políticas de la Concertación habían fracasado en 16 años de gestión, Bachelet replicó que "no he dicho eso", sino que "pese a los avances y logros, hay desafíos". En ese sentido, destacó la reducción de la pobreza e indigencia alcanzada en los últimos años, pero que eso "nos obliga a avanzar mucho más".



Hirsch, por su parte, consideró que la situación "es grave" y que "los excluidos no son pocos", sino que "la mayoría de los que nos están mirando se siente excluido". Aseguró que "hay mucho mal trato" en el país, y también criticó la relación entre la política y el poder económico. A su juicio, "no es posible los empresarios aplaudan de pie a Ricardo Lagos", pero que no ocurra lo mismo de los trabajadores.



Respecto a la situación laboral de los jóvenes, planteó que se trata uno de los grupos mayormente discriminados, pero se opuso terminantemente a impulsar una flexibilización del empleo. "¿Por qué no se mejoran los sueldos, pagando salarios dignos, si los grandes grupos están ganando como nunca antes en la historia?", se preguntó.



Lavín, en tanto, acusó a Lagos de no haber cumplido su principal promesa de la campaña de 1999 -"Crecer con igualdad"-, y advirtió que cuando existe una gran desigualdad, se corre el riesgo de llevar al país de la odiosidad. En esa línea, anunció que con los mayores ingresos que recibirá el país con el actual precio del cobre, buscará solucionar los problemas sociales. Junto con asegurar que tenía "autoridad moral" para hablar del tema -pues enfrentó a Lagos en 1999-, dijo que las promesas no cumplidas son la que han provocado la caída de Bachelet.



Requerido por una supuesta contradicción por el hecho de que el sistema binominal, al que su partido -la UDI- respalda, mantenía excluidos a grupos minoritarios, Lavín señaló que el tema de la marginación pasaba por una cuestión económica y social, mientras que el mecanismo electoral era de carácter político, aunque recalcó que "le ha dado estabilidad a Chile".



Tema 4: Inmigración



La cuarta consulta, unas de las más polémicas de la jornada, apuntó a los extranjeros que se encuentran en el país y a la eventualidad que éstos ocupen empleos que podrían favorecer al medio millón de chilenos desempleados.



Bachelet aprovechó su intervención para responder las críticas de Lavín al Gobierno de Lagos, asegurando que "no es todo malo". Destacó el crecimiento de los puestos de trabajo en el último período, y señaló que el hecho de que estadísticamente no baje el número de desempleados, se debe a que hay más gente está buscando trabajo. Sobre el tema de la inmigración, señaló que precisamente los extranjeros llegan al país porque ven oportunidades y recordó que antes -en referencia a la dictadura- muchos chilenos fueron acogidos en el exterior.



Sobre la situación del médico ecuatoriano Galo Andrade, imputado por una negligencia, señaló que no era bueno generalizar. "No podemos decir que todos los ecuatorianos son malos", dijo y destacó que gran parte de los especialistas que trabajan en la atención primaria son extranjeros.



Por su parte, Hirsch consideró que era una "aseveración muy irresponsable" ligar ambos temas, y que la cesantía en Chile no responde a la llegada de extranjeros, sino que se debe al modelo, que requería del desempleo para subsistir. "Eso es lo que les conviene a los empresarios", dijo, junto con anunciar un fuerte apoyo a las PYME en su eventual gobierno.



Consultado por el hecho de que las asesoras del hogar y los trabajadores de la construcción fueran principalmente extranjeros, Hirsch llamó a "no fomentar la xenofobia", sino que a una mayor integración con América Latina, estableciendo un libre tránsito y rescatando lo mejor que cada país puede ofrecer. "Preocupémonos del modelo, que ha causado la peor destrucción del planeta", dijo.



"Jamás he dicho que todo esté mal", fueron las primeras palabras de Lavín, en respuesta a los cuestionamientos de Bachelet. Precisó que es capaz de reconocer lo que está bien, pero que eso no ha llegado a todo el país. Respecto a la inmigración, aseguró que no tiene relación con el desempleo, pero que éste tampoco tiene que ver con el modelo económico. Señaló que el problema porque no se han aplicado las medidas correctas, como el fortalecimiento de las PYME, incentivos tributarios para invertir en regiones, y "contratos especiales" para mujeres y jóvenes.



Piñera, sin contestar la pregunta original, señaló que la cifra de desocupación que arrojan las encuestas es inferior a la real, por lo que anunció que durante su eventual gobierno creará un millón de nuevos empleos, y, en tal sentido, dio cuenta de su experiencia como empresario. Asimismo, planteó que la necesidad de fortalecer el aporte para las PYME. Al ser consultado nuevamente, exculpó a los inmigrantes, y dijo que la economía debía ser capaz de crear 200 mil empleos anuales, pero que durante los seis años de Lagos la cifra fue sólo de 80 mil en promedio.



Tema 5: Matrimonio entre homosexuales



Hirsch aprovechó este tema para desestimar la postura de Lavín, en el sentido de que el sistema binominal no era responsable de la exclusión de las minorías. "Ese sí que es un tema valórico", planteó, agregando que "era poco ética" la marginación de su sector en el Congreso.



El candidato de la izquierda respaldó la legalización del matrimonio entre homosexuales, asegurando que "dos personas que tienen una relación afectiva y quieren continuarla durante su vida, tienen todo el derecho". Además, estimó que "la gente está preparada" para aceptar el tema, no así la clase política. Consultado si esto sería con los mismos derechos, como la posibilidad de adoptar hijos, fue un poco más esquivo, pero aseguró que "eso se va a hacer tarde o temprano", y recordó el debate de décadas pasadas sobre el voto femenino.



Lavín, en tanto, señaló que el tema no pasa por una madurez de la sociedad, sino que por las creencias personales y que, en ese sentido, él tenía "valores cristianos, creo en Dios, tengo fe". "Para mí, el matrimonio es hombre-mujer", dijo, aunque señaló que es distinto que una pareja homosexual pueda acceder a derechos de herencia, a través de mecanismos que hoy existen.



Requerido si ello no significaría discriminar a otro grupo de la sociedad, Lavín intentó eludir la contrapregunta refiriéndose a las críticas de Hirsch, y sólo en los segundos finales reiteró que "podrá ser muy impopular lo que diré, pero el matrimonio es hombre y mujer".



Piñera, a su vez, sostuvo que el matrimonio "por esencia" es entre hombre y mujer, que tiene el carácter de sacramento en la iglesia Católica , por lo que "no creo en un matrimonio entre personas del mismo sexo". Sin embargo, aclaró que "soy muy respetuoso y tolerante" con otras opciones, por lo que estaría dispuesto a legislar para regular las parejas de hecho, tanto hetero como homosexuales.



Inquirido si ello significa dejar el tema en un simple contrato, señaló que su propuesta apunta que las parejas de hecho puedan resolver aspectos que hoy no contempla la legislación, como la administración de bienes, herencias y tema previsional, pero que no está dispuesto a darle la categoría de matrimonio, pues atenta contra su esencia.



Bachelet, en tanto, de partida aseguró que en su programa no contempla un proyecto de esa naturaleza. Sin embargo, señaló luchará contra todo tipo de discriminación. Indicó que la fórmula más adecuada era el "pacto solidario" francés, que permite resolver tema patrimonial y de bienes, entre otros. En esa línea, planteó que se debían dar "seguridades jurídicas" a las uniones de hecho.



Consultada si la no inclusión de esta materia en su programa respondía que estaba contra el matrimonio entre personas del mismo sexo o porque el país no estaba preparado, señaló que el Código Civil establece que "el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer", pero que además "la sociedad tampoco está preparada, y son muchos los problemas de discriminación que tiene Chile, y que hay que avanzar en ellos".



Tema 6: TLC y alza de impuestos



Lavín consideró que proponer alza de impuestos a partir de los acuerdos comerciales suscritos por Chile le parecía "impropio", pues el mayor intercambio comercial con esos países significará mayores ingresos para las arcas fiscales. Si bien dijo que estaba a favor de los TLC, consideraba indispensable proteger a ciertos sectores, como los agricultores, a su juicio afectados por el Mercosur, y las PYME, que no estaban lo suficientemente respaldadas.



Requerido si ello implicaba que en su gobierno se desahuciaría el acuerdo con el Mercosur, aseguró que en su gobierno dicho convenio comercial "se renegocia sí o sí", pues la agricultura se ha visto afectada porque Argentina está vulnerando las bandas de precio.



En tanto, Piñera señaló que todos los TLC han sido favorables para Chile, salvo suscrito con el bloque sudamericano, que según dijo ha sido "mal negociado y mal administrado", por lo que se requería mayor control aduanero. Respecto a los impuestos, indicó que no estaba dispuesto a aumentarlos, pues a modo de ejemplo señaló que los acuerdos con China, India y Japón significarían US$ 160 millones menos de recaudación impositiva, sólo el 5% del superávit fiscal.



Consultado si sólo bastaba el crecimiento económico para financiar el gasto social, señaló que si bien no le gustaba "poner la carreta delante de los bueyes", precisó que estos temas podrían ser financiados, además de la expansión de la economía, con el superávit fiscal y la lucha contra la evasión tributaria, por lo que no sería necesario subir la carga impositiva.



Bachelet, en tanto, destacó que todos los acuerdos que celebraron los dos postulantes fueron suscritos durante los gobiernos de la Concertación, la mayoría durante la gestión de Lagos. Reconoció que hay sectores que "no han logrado subirse a la misma velocidad al éxito", pero precisó que en el caso del acuerdo con China, los principales favorecidos serán los agricultores. Y, además, anunció que "no voy a subir los impuestos, porque con los excedentes que tenemos no será necesario".



Requerida sobre sus dichos en el primer debate que tuvo con Soledad Alvear, respecto a que estaría dispuesta a subyugar el acuerdo con China al respeto a los derechos humanos en la nación asiática, precisó que había pensado el tema y ahora estima que el TLC beneficiará a ambos países y el tema de DDHH podía ser revisado en otras instancias internacionales.



Hirsch se desmarcó de sus contrincantes, asegurando que "los candidatos de los grandes grupos económicos están contentos con los TLC", especialmente "un empresario que controla miles de millones", en referencia Piñera. Se preguntó "qué pasa con la gente", y aseguró que estos acuerdos "nos están reventando", pues mientras las transnacionales tienen más ingresos, "a nosotros nos subieron los impuestos". Señaló que era necesario proteger la industrial nacional, y que bajaría los impuestos a las PYME y los subiría para las empresas internacionales extractivas.



Consultado sobre qué tributos aumentaría, aseguró que como mínimo espera que las transnacionales extractivas paguen "los mismos impuestos que todos nosotros", pues a su juicio "nos están robando, con los recursos que son nuestros, forestales, pesqueros, minerales".



Tema 7: Fortalezas y debilidades de sus rivales



Piñera aseguró que había escuchado "muchas ideas buenas", y que era "notable" que en el tema de la desigualdad hubiera unanimidad. "Significa que hay conciencia nacional, que construimos un país para todos los chilenos y para todos los que se están quedando atrás", dijo. Sobre los mayores gazapos, señaló el que Hirsch dijera que los TLC perjudican a la gente, resaltando en ese sentido el crecimiento de las industrias salmonera y frutícola.



En la contrapregunta, aprovechó de señalar que el tiempo "el tiempo de Lavín fue 1999, pero ya pasó", y que eso quedó meridianamente demostrado con la encuesta CEP. "El país requiere una cosa distinta, más de centro más de unidad", planteó.



Bachelet, si bien inicialmente evitó calificar las propuestas de sus oponentes, señaló que le parecía valorable que hubiera consenso en la "desigualdad vergonzosa" del país. Sin embargo, señaló que no basta con más crédito para las PYME, sino que es necesario generar condiciones para que compitan en igualdad de condiciones. Sobre la idea más demagógica, señaló la pensión para las dueñas de casa. "Quién más quisiera que yo, si soy dueña de casa, pero trabajemos en serio", dijo, precisando que con esa propuesta "va a ser trabajador el que va a pagar con su salario otra cotización".



Consultada si no había sido populista el hecho de que como ministra de Salud prometiera que en dos meses terminaría con las colas en los consultorios, aclaró que se trató de una ideal del Presidente Lagos que "yo asumí como tarea". No obstante, reconoció que había hacer un esfuerzo permanente para que resolver ese tema, y que en su gobierno la atención primaria será prioridad.



Hirsch, en tanto, dijo que lo mejor fue escuchar a Bachelet hablar que las pensiones tienen que ser iguales entre hombres y mujeres. Sin embargo, señaló que es el sistema de pensiones requiere de un cambio profundo, pues está "totalmente colapsado" y porque los dueños de la AFP están cometiendo "un gigantesco robo". Lo más demagógico, a su juicio, ha sido escuchar a los dos candidatos de derecha "hablando como si fueran hermanos de la caridad", y que Piñera en una oportunidad se presentara como un "microempresario". De ser así, dijo, "estaríamos en otra", y estimó que ese discurso "es una falta de respeto para la gente".



Requerido si no fue populista el haber marchado contra el ALCA durante la Cumbre de las Américas celebrada en Mar del Plata, aseguró que más bien se trató de una muestra de coherencia. Al respecto, señaló que hay un sentimiento en América Latina para terminar con la hegemonía de Estados Unidos, y desechar el ALCA, por una "iniciativa boliviariana para las Américas".



Lavín aprovechó la pregunta para insistir sobre la necesidad unir a la Alianza. Y, usando un viejo eslogan de la izquierda, señaló que "Piñera y Lavín unidos, si lo hacemos bien, jamás serán vencidos" -Hirsch acotó "juntos podemos"-. Sobre las propuestas, defendió la idea de jubilación para las dueñas de casa, pues se financiará con aportes de las AFP, de las empresas y del trabajador. También rescató la creación de un banco de los pobres, que entregue créditos de hasta 200 mil pesos para emprendimientos.



Requerido si el viaje a Arica o el firmar piernas de meseras de los café con piernas no era populismo, Lavín recordó que lo último fue una humorada para un programa televisivo, mientras que el viaje a la Primera Región buscó dar una señal de que el Presidente Lagos estaba siendo respaldado por todo el país en el diferendo marítimo con Perú.



Tema 8: Capacidad para resolver los problemas



Consultados sobre la capacidad que tienen para resolver los problemas, la candidata de la Concertación aseguró que la gente puede confiar en ella porque "no he hecho ofertones", sino que todas sus propuestas han sido estudiadas previamente. En esa línea, señaló que sabía que por ser mujer "la gente va a estar con lupa mirando si lo hacemos bien o no", por lo que siente que tiene una gran responsabilidad.



Requerida por qué la ciudadanía debe creer que en su gobierno se resolverán los problemas si en 16 años de Concertación no se habría logrado, señaló que los avances de un país no se miden sólo estadísticamente. "Hemos avanzado lo que hemos avanzado en 15 años de democracia. Hay mucho por hacer y yo creo que se puede conseguir con trabajo", añadió.



A su turno, Hirsch destacó que Bachelet había admitido que había temor a la delincuencia, al desempleo, a jubilar, y que esta es una sociedad que "está tratando muy mal a su gente y no está respondiendo a las necesidades que tienen nuestras familias", por lo que "queremos levantar una oportunidad de un cambio profundo para Chile, para que haya más respeto y más justicia social".



Consultado si tendría respaldo parlamentario para impulsar sus propuestas, señaló que "en el supuesto que llegue a la Presidencia, es porque también vamos a tener un fuerte respaldo a nivel parlamentario"; y destacó que en su programa se encuentra el aumento a los impuestos a las transnacionales, apoyo a las PYME, mayor regionalización y una nueva Constitución.



Lavín señaló que en su eventual gobierno tendrá "una mano dura contra los delincuentes" y otra "mucho más dura todavía", y destacó "no soy de bla bla, sino de acción", pues provenía del mundo de los alcaldes. "Conozco los problemas como la palma de mi mano. Soy de acción, tengo claro los temores de los chilenos", afirmó. Respecto a una propuesta en materia energética, señaló que Chile no podía tener sólo una fuente, sino que era necesario diversificarla, y que "cometimos un error al "cazarnos" con el gas argentino".



En tanto, Piñera aprovechó la pregunta para responder a quienes lo habían emplazado durante el debate. Así, señaló que era posible dar jubilación a las dueñas de casa. "A lo mejor Michelle no puede. Nosotros sí podemos, y lo vamos a hacer". Le recordó a Hirsch que "soy un hijo de un funcionario público", y que su fortuna la ha logrado "con trabajo y esfuerzo". Y a Lavín, finalmente, le dijo que la unidad en la Alianza sólo se generará en torno a su opción. "La mejor unidad es la que tiene como destino lograr ganar estas elecciones presidenciales", afirmó.



Consultado sobre los salarios, señaló que era necesario subir el sueldo mínimo, porque "el actual no es suficiente para que viva una familia con dignidad", pero señaló que ello se debía hacer sin generar mayor desempleo, por lo que anunció que en los primeros tres meses de su gobierno "vamos a crear 100 mil nuevos empleos, dando subsidios de 63.500", con un costo de 160 millones de dólares.



Mensaje final



En el cierre de su presentación, Bachelet formuló un llamado a "forjar un país que sea próspero, pero que no tenga "que podamos afirmar", y agregó que "soy mujer, soy madre y soy médico, sé que un país mejor, lo construimos con convicción, pero también con independencia y yo las tengo". También recalcó el haber participado en el gobierno de "este gran Presidente que es el Presidente Lagos", y aseguró que "estoy preparada, estoy lista, les solicito su voto".



Por su parte, Lavín aprovechó su mensaje final para decirle a Piñera que será la gente la que decidirá quién avanzará en segunda vuelta, pero le garantizó que habrá "un pacto de apoyo mutuo". Además, señaló que estaba "estoy orgulloso del Chile que tenemos", pero que sería mejor si "si no gobernaran siempre los del mismo lado". Aseguró que "transformaré a Chile en un país de oportunidades para todos. Dios nos va a ayudar, confíen en mí



En tanto, Hirsch lamentó que en el foro no se hubiera abordado el tema de los derechos humanos. Además, señaló que tanto al Concertación y la Alianza han gobernado durante 32 años, y "han prometido todo y no han cumplido", por lo que pidió a la ciudadanía no darles "un cheque en blanco en diciembre". Aseguró que su candidatura representa "el único voto útil, es el único voto que permite construir una alternativa".



Finalmente, Piñera llamó a "construir puentes que unan y no muros que dividan", por lo que señaló que "que es necesario un gran salto adelante y por eso le pido hoy día su apoyo, su ayuda para que juntos, y con la ayuda de Dios, podamos construir, de una vez por todas, el país que siempre hemos soñado".



ADEMÁS:



Análisis post-foro: La curiosa unanimidad de los 'debates'



Concertación hace positiva evaluación de desempeño de Bachelet en debate



Lavín se muestra unitario y Piñera remarca su liderazgo



Después del foro, todos los candidatos sacaron cuentas alegres



Lo que no se vio del debate presidencial en Casa Piedra

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV