miércoles, 18 de septiembre de 2019 Actualizado a las 01:41

Además, explica que en el Registro Civil ignoran que el padrón electoral es “la piedra angular del sistema”

Axel Callis en víspera de las municipales: “En Chile no hay voto voluntario efectivo”

por 23 octubre, 2016

Axel Callis en víspera de las municipales: “En Chile no hay voto voluntario efectivo”
Según el analista, es necesario que el gobierno se haga cargo de “acercar el voto a la gente, y no la gente al voto”, a través de medidas concretas, como establecer locomoción gratuita y asegurar que las personas que trabajen tengan más tiempo. Además, acusa que la manipulación y administración del padrón fue “absolutamente equivocada, pues no entienden que es un ser vivo, que es sagrado, y que se tiene que estar constantemente actualizando”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“La salida de Blanco obedece a muchas cosas, cosas que se venían haciendo mal. Lo peor es tratar de arreglar en poco tiempo algo que lleva años en crisis”, comenta el sociólogo, aludiendo al fracaso del comité político de La Moneda, tras un desesperado intento por solucionar el grave problema –en el padrón electoral- que afecta a casi medio millón de personas.

Axel Callis, en un posible escenario de alta abstención electoral, identifica tres factores que explicarían el fenómeno: apatía política, “en el sentido de que la gente no cree que la decisión de votar les modifique en nada su vida”; las razones logísticas, como por ejemplo la insuficiencia de facilidades, como transporte y tiempo; y por último, la ausencia de clima electoral e información. 

-¿Cómo ve, a un día de las elecciones, el efecto que podría implicar el problema en el padrón electoral? ¿Se verá reflejado en la abstención?

-El efecto psicológico, en los electores que no tienen problemas, puede ser mayor. Es decir, el efecto de que haya personas que no puedan votar, puede influir para que otras personas, que sí puedan votar, no lo hagan. Sin embargo, si esas 467 mil personas que fueron afectadas quisieran votar, una parte importante sí lo podría hacer, porque quedaron dentro de las mismas ciudades, por lo tanto yo creo que el efecto puede estar más ligado a la legitimidad… El efecto de sentir que no es una elección justa, o una elección normal, que esto no está bien.

-¿Descarta alguna externalidad positiva a raíz de todo esto?

-A ver, el problema del padrón electoral también puede influir, en otras personas, positivamente. La gente puede decir: "Bueno, como mucha gente no irá a votar, yo sí iré a votar, este derecho es importante". En todo caso, de los 467 mil, si pensamos que son activos, el efecto en el padrón sería alrededor de un 4%, visto en términos de los grandes números. No es una cifra que vaya a ser la diferencia en el global, pero sí podría hacer la diferencia en algunas localidades.

-¿Se refiere al comentado caso de la comuna de Recoleta?

-En el caso del PC, es una opinión que obedece a una anticipación de una debilidad. En esa comuna, llegan 5 mil y se van 6 mil, así que no veo cómo el Partido Comunista sabe que los que llegaron votan distinto de los que se fueron. Si hubieran sido militantes disciplinados, podrían haber hecho las reclamaciones durante el período que establece la ley, o sea, 10 días después de publicado el padrón definido. Es decir, el Servel abrió una ventana para que estas cosas se pudieran corregir, y solo 10 mil lo hicieron.

-¿Qué tan alta tiene que ser la abstención para poner en duda la legitimidad de estas elecciones?

-En toda elección, siempre es legítima si hay un proceso transparente, aunque vote poca gente. La legitimidad está dada por otros factores, por ejemplo, si el 50%, no pudiera ejercer su derecho a voto. Sí, es preocupante si votan menos de 5 millones de electores, porque ahí entramos en una abstención aguda, más allá de lo aceptable como una "abstención alta". Sin embargo, hay que recordar que la alta abstención se concentra en 60 comunas de Chile. Por otro lado, hay 290 comunas donde la participación es bastante normal y aceptable. La pregunta es por qué los electores de 290 comunas tienen que sentir que sus elecciones son ilegítimas, si participaron razonablemente, en una democracia.

-Todavía no tenemos el dato de la abstención, pero sin duda, después de las elecciones municipales del 2012, cuando la abstención alcanzó un 60%, el fantasma sigue rondando. ¿Cómo explica este fenómeno?

-Yo lo veo con un proceso que tiene que ver con 3 grandes componentes. En primer lugar, la apatía política: una parte importante de la población que considera que la decisión de votar no les modifica en nada su vida, ese es un factor muy relevante. Otra parte es que no van a votar por razones logísticas, dado que el sistema de voto voluntario no les ofrece posibilidades para que puedan acceder a votar. Esencialmente, eso pasa en lugares como Puente Alto, Valparaíso, Arica, Maipú, San Bernardo, La Pintana, donde las personas no tienen los recursos para ir al local a votar. El diseño, además, está hecho para obstaculizar el voto a las personas, aunque no es a propósito, es decir, es simplemente una mala ley de voto voluntario: no acerca el voto a las personas, lo aleja. En Chile, no tenemos voto voluntario efectivo.

-¿Y la última razón?

-Esa tiene que ver con la información de los candidatos y eso es fruto de que la ley electoral genera una invisibilización de las campañas, que hace que los electores tengan menos información. Pero bueno, para mí el asunto es hacer del voto voluntario algo efectivo. Por ejemplo, que las personas que trabajan puedan tener más tiempo, locomoción gratuita, que las personas puedan elegir su local y que no quede a más de 5 cuadras, para que ninguno pueda decir que no tiene tiempo ni plata. Tenemos que tener muchos más locales y más pequeños. Consideremos que en las familias, de cinco integrantes, votan en lugares distintos. ¿Cómo lo hace una familia para organizarse para ir a votar? El sistema no ofrece logística, no acerca el voto, hay que tener voto voluntario efectivo, el voto busca al elector, no el elector al voto.

-¿Dónde sitúa las responsabilidades políticas o administrativas, con respecto a los obstáculos inherentes al voto voluntario?

-Yo radico la principal responsabilidad en que la ley de voto voluntario está, con respecto a la manipulación y la forma de administración del padrón, absolutamente equivocada, especialmente con respecto al rol que tiene que hacer el Registro Civil. Ellos no  entienden que el padrón electoral es la piedra angular del sistema democrático. El padrón es un ser vivo, todos los días está cambiando, es decir, si no entendemos que en un régimen de voto voluntario el padrón es sagrado, que es algo que se tiene que estar constantemente actualizando… El padrón no tiene nada que ver con la vida cotidiana de las personas, las personas deberían poder elegir el vocal de votación, flexibilizar el padrón. No es posible que existan militares en los locales, una estructura que se parece más bien a un tema judicial, más que un tema de participación política; no tiene nada que ver con los tiempos. Hay una muy mala ley. Hay personas que no saben lo que están haciendo.

 -¿Qué relación de causa/consecuencia se puede hacer entre el resultado de las municipales y lo que vendrá en las presidenciales?

-El que tenga más población gobernada y más franja y más concentración de votos, quien tenga pocos alcaldes con muchos electores, estará mejor parado. Si la derecha gana La Florida, Puente Alto, Maipú, San Bernardo, genera una franja de 2 millones de electores. Para Piñera, sería mucho más fácil entenderse con 4 personas que con 32. Armar una serie de eventos electorales es más eficiente y visual con alcaldes que representan grandes conglomerados, que con muchos alcaldes con comunas pequeñas.

 -Volviendo a lo que mencionó, sobre los “grandes locales de votación”. Lugares como el Estadio Nacional, ¿alejan todavía más a los votantes?

-Hay que terminar con los grandes locales, el Estadio Nacional es una aberración; los locales tienen que estar en lugares pequeños y cercanos, haciéndole fácil la vida a los electores. La supervigilancia militar es absurda: los vecinos son maduros para poder administrar el proceso electoral; qué distinto sería tener a una vecina a cargo, en vez de filas militares, donde te tratan casi que como delincuente. Otra cosa que es importante es el incentivo a los jóvenes: en algunos países se incentiva el hecho de que si has votado en varias elecciones, puedes tener derecho a hacer una práctica en un municipio, en algo del Estado.

-Con respecto a la ley corta, ¿estuvo mal concebida desde un principio?

-El problema es que los potenciales problemas que podrían ocurrir, a propósito de esa ley,  eran más grandes que el daño que ya existía, hacia los afectados.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV