jueves, 21 de octubre de 2021 Actualizado a las 14:02

El parlamentario electo asegura que su “ideal es que el FA se trabaje de abajo hacia arriba"

Gonzalo Winter, diputado del MA: “Creo que somos poco profundos a la hora de analizar a la derecha y mostramos cierta desidia”

por 17 enero, 2018

Gonzalo Winter, diputado del MA: “Creo que somos poco profundos a la hora de analizar a la derecha y mostramos cierta desidia”
El miembro de la nueva bancada frenteamplista se refirió al poder que tendrán los diputados al interior del conglomerado. Señaló que “el día en que los parlamentarios suplantemos o reemplacemos al Frente Amplio, el FA muere”. Respecto a la creación de un nuevo partido al interior de este, aseguró “estar abierto”, pero tomó distancia: “Cuando las cosas se hacen apurados y guiados por la ansiedad, y no por la reflexión política, en general salen mal”, y agregó que “esto no se trata de sumar siglas porque sí”. Finalmente, también hizo mención al proyecto de la derecha, al señalar que el FA no sabe leer bien a este “enemigo político” y que para ellos “Piñera representa la corrupción, la indecencia y el especulador financiero tramposo”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Gonzalo Winter (31) es uno de los nuevos diputados de la bancada del Frente Amplio (FA). Estudiante de la Universidad de Chile en proceso de titulación, fue electo por D10 y forma parte de la denominada “tripleta del Frente Amplio”, ya que el conglomerado logró tres escaños en dicho distrito, junto a Giorgio Jackson y Natalia Castillo, ambos RD, y que dejó fuera a Alberto Mayol. Fue reconocido durante su campaña como el “candidato Youtuber” del FA, ya que “grababa absolutamente todo lo que hacía en campaña”, asegura un colaborador. Conoce el trabajo parlamentario, ya que fue asesor durante el primer periodo del diputado Gabriel Boric, y es parte de su grupo político más cercano, el que hoy lidera la Dirección Nacional del Movimiento Autonomista.

Llega hasta el parlamento con el fin de enfocar el trabajo parlamentario en función de las necesidades del territorio, uno de los principales desafíos que tendrá la bancada frenteamplista, según señala. Sus prioridades legislativas estarán marcadas por temáticas como “el narcotráfico, que está bastante arraigado en los denominados barrios críticos de nuestro país. Un tema en el que la respuesta que ha dado la derecha y la Nueva Mayoría está completamente fracasada, y desde la izquierda, estamos peor aún, porque no hemos sido una contribución al debate”, asegura.

En su opinión, las dirigencias del FA, y en particular los diputados, deben centrarse en el territorio y hacer política en todo nivel. “Yo estoy dispuesto a conversar con los alcaldes. De hecho, ya he tenido reuniones, porque me interesa realmente cambiar las cosas y no ganarme el cielo”, consigna. Y agrega que el FA llega con el mandato de refundar la política.

“Eso requiere un desafío mucho mayor, al simple hecho de cambiar caras (...) tenemos que inventar esta nueva forma de hacer política, con mayor relevancia de los territorios, independientemente de la necesidad táctica que tienen los parlamentarios en el Congreso”, sostiene.

Winter reconoce que esta refundación parece fácil “porque no somos Gobierno” y porque en muchas ocasiones al FA le ha faltado humildad. “Hay que encontrar un equilibrio, porque hacer política significa subirse al ring donde está el enemigo y pelear con él, no puedes ganarle la pelea sin acercarte. Hay que asumir también que no somos la inmensa mayoría de los chilenos, no somos la mayoría en el parlamento y no estamos en una situación con una mayoría social organizada para implementar el programa del FA, por lo tanto, se requiere astucia”.

-Con la discusión sobre la presidencia de la Cámara parece que el parlamento ha sido la principal atención del FA en las últimas semanas…

-Los que estamos en el Congreso tenemos la responsabilidad de ejercer un liderazgo, pero el día en que suplantemos o reemplacemos al FA, el FA muere. Y esto, no son palabras de buena crianza, sino que tiene una expresión sumamente práctica: necesitamos tener una visión de futuro, no solo de cómo alcanzar el poder, porque el cómo alcanzar el poder requiere la pregunta de para qué alcanzar el poder, y cuáles son las transformaciones que queremos hacer. Si estas transformaciones requieren del poder político, también requieren del cambio en la sociedad (...) ojalá sea la lucha social la que vaya dotando y dando contenido a la lucha de los parlamentarios. El FA tiene que tener vida propia, hay cosas que los parlamentarios no podemos hacer. Mi ideal es que el FA se trabaje de abajo hacia arriba, donde justamente son las bases y su conexión con el territorio las que van dotando de contenido al trabajo parlamentario.

El FA también debe observar ese cambio en la derecha. Primero está José Antonio Kast, que yo no creo que sea un fenómeno tan disruptivo y novedoso. Él representa al militante de la UDI de siempre, de hecho, creo que hay muchos votantes de Piñera que se sienten más identificados con Kast, pero entienden que Piñera era el más capacitado para conquistar el poder. (...) En la derecha, más que los estilos, que uno sea más moderno, otro más patronal, violento –como Kast–, lo relevante son las tesis que manejan. Creo que hay un sector que quiere volver a un Chile con una estética autoritaria, de diferencia de clase. Y hay otro sector, Evópoli –el más peligroso–, que reconoce las limitaciones del neoliberalismo y advierte del peligro que hay en tener una sociedad que no le entrega derechos sociales de ningún tipo a los más pobres. Hay un sector que entiende que es muy peligroso ser rico en un país en donde la mayoría de la gente no tiene acceso a la salud pública, entiende que se puede quebrar la comunidad y que eso puede llevar a un clima de violencia.

Alianza con Izquierda Autónoma (IA)

-¿Cuál es tu posición frente a la “voluntad de convergencia” de Izquierda Libertaria y Movimiento Autonomista para conformar un nuevo bloque o partido político con otras organizaciones del FA?

-Es muy importante no poner la carreta delante de los bueyes y hacer las cosas de una manera ordenada. Si queremos hacer transformaciones, hacer las cosas de una manera política, la forma en la que nosotros generamos nuestras alianzas, no tiene que ser en función de una coyuntura de acceso a determinados cargos del poder institucional, sino que en función de acuerdos políticos, reflexiones sustantivas acerca del futuro, que nos permitan tener una visión de Chile de aquí a unos diez, veinte, treinta años o más. Mi impresión es que cualquier clase de alianza tiene que ser ligera o estrecha, de acuerdo al nivel de acuerdo o consenso al que hemos llegado dando un debate político. Esto no se trata de sumar siglas porque sí. Dicho lo anterior, por su puesto que es un anhelo histórico generar unidad en fuerzas que tienen lineamientos doctrinarios similares, por lo tanto, estoy abierto, pero cuando las cosas se hacen apurados y guiados por la ansiedad, y no por la reflexión política, en general salen mal.

-Entonces ¿crees que esta discusión se ha dado de forma apresurada?

-La discusión debe ir al ritmo del debate político y no al ritmo de plazos impuestos con anterioridad.

-En esa política de alianzas, ¿cómo ves a IA? Con ellos se separaron hace más de un año

-Con IA hoy día estamos dentro del FA. Hemos tenido diferencias en el pasado, y actualmente, como con casi todas las orgánicas del FA, tenemos muchas similitudes y muchas diferencias también. Es una de las alternativas que hay que explorar en el futuro, pero entre muchas otras. No es algo que hoy en día se esté impulsando, pero es evidente que descartar algo así para siempre suena demasiado drástico.

-Algunas fuerzas han planteado la necesidad de armar un bloque interno en el FA, que le haga “contrapeso a la hegemonía de Revolución Democrática”. ¿Estás de acuerdo con esta premisa?

-No, porque yo no creo que hacerle contrapeso a RD sea una posición política. Nosotros tenemos que tener una política en positivo y generar alianzas y fuerzas en función de esa política marcada en positivo, y no en contraposición a otro partido. Por lo tanto, claro que tengo diferencias con RD, pero mis alianzas, las fuerzas y construcción de un bloque se tienen que dar en función de una visión política común y no en la divergencia con otro actor.

“Muchas de nuestras consignas nos van a quedar cortas”

-Pasando a la política misma del FA, como alianza y más allá de la coyuntura, ¿le queda corta su tesis fundacional?

-El FA tuvo una tesis que le sirvió para instalar a un sector que no estaba representado en la política, que tiene el eje más corrido hacia la izquierda y que no está involucrado en el club privado que fue la política chilena durante los últimos 20 años. Logró meterse en la política con una tesis coyuntural y llegó el momento de dejar de tener una tesis de cómo alcanzar el poder y pasar a tener una tesis de cómo se construye una sociedad distinta. Y ahí veo desafíos inconclusos que me permiten creer que aún eso no está claro en el FA.

-¿Cuáles son esos desafíos?

-Por ejemplo, cómo abordamos el tema de la robótica, una de las amenazas más grandes no solo a cómo va a funcionar la economía, sino a la forma en que debatimos los conflictos ideológicos, porque altera principios inamovibles para la izquierda en los últimos tres siglos. Además, la robótica altera incluso la discusión en torno al imperialismo. Otro tema clave es el cambio climático. Yo creo que no se puede ser de izquierda sin tener una lectura importante acerca de cómo se construye una sociedad que no destruya el medio ambiente. Y en tercer lugar, el feminismo. En la historia de la izquierda en los últimos 300 años el feminismo tuvo un rol muy poco importante, y hoy en día nosotros lo entendemos como prioritario e indistinguible de la lucha que estamos dando, no es un anexo, no es secundario. Otro tema súper importante es el estatismo. Creo que una izquierda que no diga “los socialismos reales fracasaron” o al menos fueron “derrotados”, es una izquierda que tiene poco futuro; entonces, la discusión respecto a la economía solidaria, el comunitarismo es clave, muy clave; y así evitar el capitalismo de Estado. Estos son debates que no son nuevos, pero si es nuevo que una izquierda se plantee con el feminismo en el corazón de su propuesta, por ejemplo. Además, está la nueva forma de hacer política, abandonar lo representativo, recordar que hace unos años los lotes de la izquierda tenían el nombre de sus líderes y los dirigentes tenían un rol que el FA ahora no quiere.

-Pero igual están bastante loteados al interior del FA...

-Sí, pero el punto es construir una política profundamente democrática, lo que yo creo que no ha ocurrido.

-Cuánta concordancia hay entre los proyectos al interior del FA y esa búsqueda de refundación de un proyecto de izquierda, porque hay partidos marcados por la socialdemocracia, el liberalismo, el humanismo, que pueden ser un techo bastante distinto a un proyecto de izquierda revolucionario, por ejemplo.

-Yo no lo veo en términos tan drásticos. Efectivamente, con RD no apuntaría directamente a ellos, pero tenemos principios doctrinarios súper distintos. O sea, el liberalismo social y progresista del Partido Liberal, que es profundamente antineoliberal; una socialdemocracia, marcadamente de izquierda, como la de RD o el MA, SOL, IA, Nueva Democracia, e Izquierda Libertaria, que a mí me parece que son movimientos marxistas en su forma de plantearse; el Partido Humanista. Yo creo que todos nos vamos a construir al calor del debate sobre el futuro, porque de alguna forma, las doctrinas de los partidos tienen que ver con las tradiciones que han desembocado de las estructuras. Pero como estamos en la construcción de una nueva estrategia, nos vamos a ir encontrando en el camino. Además, tenemos claro que hubo una debacle total de la izquierda en el siglo XX y nos estamos parando otra vez, porque sencillamente nos dimos cuenta de que la explotación no se está acabando, y que el gobierno de la derecha está destruyendo el planeta, entonces, aquí estamos socialistas otra vez.

-¿Cómo dialogan con el mundo que se asombra ante esta nueva “retroexcavadora” y que dicen: “Ustedes no van a venir a reinventar lo que es la izquierda”?

-Ese mundo es parte de nuestros partidos también. Ahí hay un mito. El eje gravitante del FA tiene que ver con una generación nacida al final de la dictadura, pero hay muchos militantes, al menos en MA, que son exmiristas, exsocialistas, y yo creo que la gran mayoría se reconoce a sí mismo en la historia, y como movimiento nos hacemos herederos de esta lucha por la emancipación y la liberación de los pueblos. Pero, yo creo que ellos mismos son los que mejor entienden que el proyecto se acabó, que el proyecto original con sus libros sagrados ya no es viable.

-¿Le ha faltado humildad a los más jóvenes del frenteamplismo?

-Yo creo que nos falta humildad y que en el fondo mientras tu más sacas a mi generación de la coyuntura, y más los llevas a una visión de futuro, más nos obligas a ponernos humildes.

-En ese debate a futuro, de construir los cimientos para un nuevo ciclo político, ¿cómo ves la convergencia o construcción de puentes con partidos de la Nueva Mayoría?

-Primero que nada, la relación con la Nueva Mayoría está determinada por algo fundamental, que es dejar de tener una visión de coyuntura y empezar a tener una visión de futuro, sustantiva. Hay muchas reflexiones; creo que hemos armado un bonito mosaico de cuestiones que nos gustan y que no, pero que no tiene una sistematización que diga: sabes, que de aquí a 30 años este es el proyecto que tiene el FA, y muchas de nuestras consignas nos van a quedar cortas (...) Entonces, cualquier alianza con la Nueva Mayoría, yo me resisto a que pase estrictamente por la coyuntura y por la búsqueda de alcanzar el poder. Quiero que pase por un debate profundo, estratégico de la sociedad que queremos construir, y ahí la responsabilidad de la alianza no pasa por si nosotros la queremos o no, sino porque si el Partido Socialista, que hoy en día está desdibujado y en un momento de debate estratégico, también se decida.

-¿Y el Partido Comunista, también se tiene que definir?

-El PC, que dice que hay que hacer una alianza desde la DC hasta el FA, también tiene que tomar una decisión en torno a cuál es su visión de futuro, y yo quiero hacer alianzas en función de una reflexión profunda y no en función de cálculos pequeños sobre la coyuntura. Ahora, la historia del PC es distinta: no están metidos en casos de corrupción, no tienen militantes en los directorios de trasnacionales, el PC entra el año 2009 en una apuesta que yo creo equivocada, aunque eso no significa que ellos se convirtieron en adversarios, pero los saco del lote. Cuando uno dice que el PS tiene más militantes en directorios de transnacionales que en sindicatos, que puede ser una exageración, no meto al PC en ese saco.

Somos poco profundos a la hora de analizar a la derecha

-Siempre se habla de que la izquierda no sabe leer ni enfrentar a la derecha. ¿El FA ha avanzado en una estrategia, principalmente ante el triunfo de la derecha?

-Como FA hago una crítica a que somos bastante dejados a la hora de analizar a la derecha. Simplemente a veces decimos que son todos fachos, y ese es un pésimo análisis, porque es muy corto y no permite entender sus complejidades. Personalmente, creo que la derecha chilena tiene una estructura bastante de clase y que hay que entender la historia de Chile para entenderla (...) La derecha en un espacio sumamente conservador, y con esto no me refiero a su relación con el condón o el matrimonio igualitario, sino que entiende que cualquier cambio en la sociedad le debilita el pacto social que le permite el gobernar. Este es el fundamento de esta aversión de la derecha a cualquier cambio y que la convierte en poco innovadora, en donde la idea de cambiar y progresar la pone nerviosa, nunca ve oportunidad en el cambio, siempre ve el riesgo de que el país sea un avispero que si se mueve mucho, salen las avispas. Además, la derecha chilena tiene una conciencia histórica en torno a que la profundización de la democracia nunca avanza de acuerdo a sus intereses, sino que mientras más duradera y profunda la democracia, mayor conflicto hay con sus intereses. Por esto, la mejor forma de atacar a la derecha es la democratización profunda de las instituciones.

-En esa línea, ¿el próximo gobierno no significaría un cambio sustancial de los periodos anteriores?

-Sebastián Piñera en su discurso del triunfo no menciona el gobierno de Michelle Bachelet, no agita el avispero, no lo critica, ni a la Concertación. De hecho, tenemos una anomalía histórica, que es que la derecha reivindica la obra que realizó la Concertación, a pesar de que eran oposición, por lo que ellos entienden que cualquier cambio es peligroso. Yo creo que Piñera lo que quiere es mantener el statu quo; eso es lo que le piden a Sebastián Piñera, y lo reafirman cuando el pueblo piñerista –por decirlo de una manera provocadora– grita: “Chile se salvó”. Reconocen que el acabose de la izquierda no había llegado aún. Hoy en día, para la derecha, Sebastián Piñera no es el mismo de 2010, porque, para nosotros en el FA Piñera representa la corrupción, la indecencia, el especulador financiero tramposo, súper neoliberal, pero para la gente que es verdaderamente de derecha Sebastián Piñera no representa eso, representa un democratacristiano y especulador financiero –que es un trabajo no tan bien visto y antes lo toleraron en el poder. Hoy en día reconocen que fue el hombre que se metió a este avispero, (...) es el hombre que baja, recorre el país, esos lugares que ellos desprecian y temen porque están fuera de sus muros, y con sus prácticas vuelve al rebaño con el poder del Estado conquistado. Ellos reconocen su obra, lo que le permite a Piñera una flexibilidad táctica que no tenía en 2010.

-Cómo ve el FA los cambios que vive la derecha, porque tampoco es la misma de 2010. Hoy tiene un sector liberal que le hace contrapeso al conservadurismo, y que hasta coincide en algunas demandas con el FA.

-El FA también debe observar ese cambio en la derecha. Primero está José Antonio Kast, que yo no creo que sea un fenómeno tan disruptivo y novedoso. Él representa al militante de la UDI de siempre, de hecho, creo que hay muchos votantes de Piñera que se sienten más identificados con Kast, pero entienden que Piñera era el más capacitado para conquistar el poder. (...) En la derecha, más que los estilos, que uno sea más moderno, otro más patronal, violento –como Kast–, lo relevante son las tesis que manejan. Creo que hay un sector que quiere volver a un Chile con una estética autoritaria, de diferencia de clase. Y hay otro sector, Evópoli –el más peligroso–, que reconoce las limitaciones del neoliberalismo y advierte del peligro que hay en tener una sociedad que no le entrega derechos sociales de ningún tipo a los más pobres. Hay un sector que entiende que es muy peligroso ser rico en un país en donde la mayoría de la gente no tiene acceso a la salud pública, entiende que se puede quebrar la comunidad y que eso puede llevar a un clima de violencia.

-¿Y existe una preocupación desde el FA por afrontar a este tipo de “enemigos políticos”?

-No, yo creo que somos poco profundos a la hora de analizar a la derecha. Nos cuesta ver sus matices y mostramos cierta desidia hacia esa pega.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV