Martes, 27 de septiembre de 2016Actualizado a las 12:31

En La obra se sostiene que las grandes utopías no han caído sino "borroneadas"

Cultura - El Mostrador

Claudia di Girólamo dirige "La anarquista", un montaje sobre cómo el sistema se traga las ideologías

por 23 mayo 2014

Claudia di Girólamo dirige
A través de la obra del dramaturgo estadounidense David Mamet sobre una anarquista condenada por asesinato, y que en prisión se convierte al cristianismo, la actriz reflexiona sobre “la caída de las utopías y la desesperanza de los que convocaron o hicieron la revolución”, en un montaje protagonizado por Paulina García (“Gloria”) y Coca Guazzini.

laanarquistaLa veterana actriz Claudia di Girolamo ha vuelto a asumir el rol de directora con “La anarquista”, obra del renombrado dramaturgo estadounidense David Mamet protagonizada por Paulina García y Coca Guazzini, que se estrena por primera vez en Chile.

El montaje del Teatro de la Universidad Católica reflexiona sobre el equilibrio de poderes y el enfrentamiento ideológico. La obra retrata la historia de una anarquista condenada por asesinato, que en prisión se convierte al cristianismo. En la obra, que data de 2012, Cathy (García) se enfrenta a su carcelera (Guazzini) buscando lograr su libertad condicional.

La historia está basada en el caso real de Kathy Boudin, una activista estadounidense de ultraizquierda condenada por participar en 1981 en un asalto que terminó con la muerte de dos policías. Tras permanecer en prisión entre 1983 y 2003, actualmente es profesora de la Universidad de Columbia.

“Me interesa poner en escena el conflicto de las crisis ideológicas que, hoy día, estamos viviendo como sociedad”, explica Di Girolamo. “Me parece interesante analizar la caída de las utopías y la desesperanza de los que convocaron o hicieron la revolución. ‘La Anarquista’ es una invitación a hablar del sistema, de las ideas, pero también de la espiritualidad y de la condición humana”.

¿Por qué Mamet?

¿Pero por qué elegir a Mamet, un dramaturgo conocido por haber girado hacia el conservadurismo, pero también famoso por haber escrito los guiones de cintas famosas como “El cartero llama dos veces” (1981), “Los intocables” o “Hannibal”?

“Es un dramaturgo que yo sigo constantemente”, responde la directora. “Me gusta mucho, me gustan mucho los mundos que describe, su aproximación a la realidad, su forma de traducir el lenguaje cotidiano”.

“Este borroneo creo que hoy es absolutamente contingente con respecto a las grandes utopías, que ya no es que se hayan perdido, sino que se borronearon, se diluyeron. El sistema es tan fuerte, tan inteligente y tan manipulador, que todas esas expresiones de rebeldía las termina absorbiendo y nos hace creer que el mismo Estado es rebelde"

Para la también dramaturga, Mamet es un autor que trasciende a la sociedad norteamericana con sus retratos de la clase media de ese país.

“Creo que trata un universo mucho más amplio, a pesar de que sus temas están bien restringidos a su país, porque es muy contingente, muy político siempre. Esta obra me pareció un instrumento muy interesante ya que pone estos mundos tan masculinos, como es el Estado y el anarquismo, estas dos columnas que sostienen de alguna manera el sistema, en bocas femeninas. Me pareció muy atractivo ese cambio en él”.

Di Girolamo cree que con esta obra Mamet describe la condición del anarquismo frente al Estado  y la conducta del Estado por tratar de entender y de aniquilar estos brotes de anarquismo y de rebeldía.

“Mamet apunta a que el Estado y el anarquismo aparentemente se necesitan el uno al otro y se buscan. El Estado, sin un oponente, es una institución sin herramientas éticas para decir cuáles son las conductas a seguir. Esto es lo que representa en esta obra la anarquista, de alguna manera pone en jaque al sistema y al Estado”.

Dos personajes con el mismo poder

Di Girolamo revela que antes de montar la obra estudió el guión a partir de la obra clásica “María Stuardo” (1800) del alemán Frierich Schiller, que cuenta los últimos días de vida de María I de Escocia.

“Este encuentro entre la anarquista y la funcionaria estatal se parece mucho al encuentro del tercer acto de ‘María Estuardo’ en donde dos reinas, María Estuardo e Isabel La Católica, se reúnen a conversar y se evidencia un combate de poderes. Me parecía que había una lucha muy similar” a la existente en “La anarquista”, apunta.

Por eso Di Girolamo siempre concibió a sus dos personajes dotados del mismo poder. “Estaban a la misma altura y siempre las vi vestidas iguales, en distinto color, pero exactamente iguales. Evidentemente tiene un significado”, dice.

“Hay una escena en donde Kathy, que es la anarquista, se pone de rodillas y reza a Dios: ‘tu, Señor, que llamaste a las mujeres más depravadas de la tierras para que fueran tus reinas’. Esto me pareció que era una metáfora de lo que es la obra, que en esta imagen había un contenido muy potente, que son estos dos poderes que se enfrentan, la reina del Estado y la reina del anarquismo”, explica.

Sin certezas

Una de las gracias que para su directora tiene la obra para el espectador es que no le deja certezas, sólo dudas.

“El espectador o lector de la obra queda muchas veces desconcertado con ciertos argumentos y frente a estos temas y argumentos tan importantes, tiene que reconocer ‘no sé quien tiene la razón’, ‘no sé, políticamente, socialmente, éticamente con cual estoy’, porque la obra describe tan bien el borroneo que existe hoy en el mundo moderno de las ideologías y las utopías, de los roles del Estado y de sus oponentes”, afirma.

“La anarquista reniega muchas veces de la ideas que terminaron por llevarla a prisión y aquí es donde está el misterio de la obra. Nos preguntamos: ‘¿está diciendo la verdad o es una estrategia?’”, agrega.

Sin embargo, hay algo aún más importante. Porque “este borroneo creo que hoy es absolutamente contingente con respecto a las grandes utopías, que ya no es que se hayan perdido, sino que se borronearon, se diluyeron. El sistema es tan fuerte, tan inteligente y tan manipulador, que todas esas expresiones de rebeldía las termina absorbiendo y nos hace creer que el mismo Estado es rebelde. Los grandes hitos o íconos pueden ser utilizados se han separado de su discurso original para convertirse en fetiches”.

“Es un borroneo tal que uno no sabe donde está parado, y todo esto nos hace dudar. Por ejemplo, los grandes líderes estudiantiles que pelearon en las marchas por una educación digna hoy están sentados en el Congreso, y no podemos evitar preguntarnos: ‘¿van a mantener su representación de la diferencia o sistema finalmente se los va a tragar?’”, se pregunta.

Teatro, una pasión

Es justamente esta reflexión sobre los grandes temas lo que explica que Di Girolamo, más reconocida por un público masivo por sus personajes televisivos,  no pueda evitar volver una y otra vez al teatro.

“Para mí es la forma más potente y más fiel para aportar y para decir lo que pienso y que muchas personas piensan”, afirma. “Es como un aporte a la sociedad, de hecho yo hago teatro con la plata que gano en televisión. Nunca me he ganado un Fondart, no tengo auspiciadores, no tengo empresas, no tengo apoya de absolutamente de nadie. Yo ahorro mi platita y produzco y hago yo las obras con la plata que saco de mi bolsillo”.

- ¿Crees la gente en Chile necesita la reflexión que el teatro da?

- Pienso que sí, siempre es muy necesario, es un arte maravilloso, no importa cómo se haga y quien lo haga, no importa si es el llamado “teatro comercial”. Finalmente todos esperamos que nuestro teatro sea comercial para recuperar algo de lo invertido en esto.

Para la directora el teatro es necesario “para vernos, para revisarnos, para gozar de la belleza de las palabras, para gozar de la belleza de los actores. En Chile tenemos una calidad de actores y actrices excepcional del mejor nivel mundial y no lo digo sólo yo, sino gente que ha viajado y ha visto la calidad del teatro fuera de Chile. Esto lo demuestran tantos actores se han ganado premios en festivales internacionales de cine”, en una reflexión que también celebra a los intérpretes más jóvenes.

“También (hay) cada vez más jóvenes están estudiando teatro y esto es muy bueno porque el teatro los necesita mucho”, expresa, “porque los jóvenes son muy atrevidos y hacen mucha innovación y esto le hace muy bien al teatro, le hace muy bien a la cultura y al espectador de teatro, porque le exige a leer la obra”.

“La anarquista”

Funciones: Del 9 de mayo al 28 de junio

Horario: Miércoles a Sábado 20:00 hrs.

Entrada general $8.000 / Convenios y tercera edad $5.000 / Miércoles populares $4.000 / Estudiantes $3.500/  2x1 Club de Lectores El Mercurio /

ELENCO: Paulina García y Coca Guazzini

Dramaturgia: David Mamet • Dirección: Claudia di Girólamo • Asistencia de dirección: Katy Cabezas • Traducción: Milena Grass • Diseño de escenografía e iluminación: Karl Heinz Sateler • Diseño de vestuario: Pablo Nuñez • Realización de vestuario: José Vergara • Realización de escenografía: Teatro UC • Música original: Miguel Miranda •Ilustración piezas gráficas: Roberto Contador • Diseño piezas gráficas: Gerardo Rivera •  Producción: Katy Cabezas • Producción Teatro UC: Javier Ubilla.

TEATRO UC

Jorge Washington 26, Plaza Ñuñoa

 

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes